Rider de Glovo entregando un pedido en Barcelona, en una imagen de archivo.

Rider de Glovo entregando un pedido en Barcelona, en una imagen de archivo.

Observatorio digital CORONAVIRUS

Glovo y Deliveroo no paran pese al cierre de restaurantes y al miedo de muchos 'riders'

El riesgo de contagio de coronavirus aumenta, pero las plataformas digitales de reparto confirman que no suspenden su servicio.

19 marzo, 2020 02:51

Noticias relacionadas

Glovo, Deliveroo, UberEats y Stuart enviaron este martes un comunicado conjunto en el que se comprometían a mantener sus servicios con normalidad ofreciendo las "máximas" garantías de seguridad y salud pese a la situación generada por el coronavirus.

Una situación que se mantiene pese a la situación de emergencia, al cierre de casi todos los restaurantes y cadenas de comida que son su principal fuente de reparto y a la creciente inquietud de algunos riders que tienen dudas respecto de las medidas tomadas para protegerles.

Entre las medidas adoptadas por las plataformas figuran ofrecer la posibilidad de pago online para evitar la manipulación de dinero en efectivo y habilitar la entrega sin contacto, tanto de personal de restaurante a repartidor como de repartidor a cliente.

Asimismo, las plataformas facilitarán a los repartidores "recomendaciones claras y diariamente actualizadas de higiene y seguridad, de acuerdo con las indicaciones de las autoridades sanitarias". Un paquete de medidas que muchos riders (repartidores) consideran que no atacan el verdadero problema.

De hecho, muchos han pedido mascarillas y mayores medidas concretas de seguridad para un colectivo que tiene que estar todo el día en la calle, en permanente contacto con proveedores y clientes.

Escasez de mascarillas

Desde Glovo y Deliveroo se indica a este diario que están haciendo todos los esfuerzos para conseguir mascarillas cuanto antes pero que, hasta el momento, les ha sido imposibles conseguirlas.

Por ello, han focalizado sus esfuerzos en conseguir gel desinfectante y en establecer protocolos de limitación del contacto de sus riders con los restaurantes. En este sentido, se les indicará que deben permanecer alejados al menos un metro de la entrada del restaurante y que deben mantener la separación mínima de seguridad con otras personas (un metro) en todo momento.

En relación al cierre de grandes cadenas como McDonald's, Burger King o Vips  -los principales proveedores de sus repartos- indican que el impacto todavía es imperceptible. "Los pedidos se están realizando con relativa normalidad en los últimos días", dicen a este diario.

Y es que los cierres masivos de restaurantes comenzaron a producirse ayer, por lo que, consideran, el efecto comenzará a sentirse en los próximos días. Es por ello que Glovo ya ha movido ficha y ha anunciado que reforzará el reparto en parafarmacias "con envíos gratis".

Dejar de repartir

Otro de los sectores que se abrirá en los próximos días será el reparto del supermercado ante el creciente miedo de la gente de salir a la calle a comprar, aunque sean insumos básicos. Una situación que creen en estas plataformas, podría compensar la caída de la actividad de los restaurantes.  

¿Y si un rider no quiere trabajar? En Deliveroo indican que han flexibilizado el sistema de registro, por lo que cualquier repartidor que no quiera trabajar durante el coronavirus podrá hacerlo y después volver con total normalidad a su horario y días de funcionamiento habituales.

El problema es que si un rider no trabaja no cobra. Solo si trabaja durante un mes de manera regular y unas ocho horas al día podría cobrar un salario cercano a los 1.000 o 1.500 euros. Desde estas plataformas defienden que la remuneración obtenida en sus envíos es un complemento a otros salarios, pero en momentos de cierres de empresas muchos de ellos podrían haber perdido sus trabajos principales.

Información sobre el coronavirus: