La gestora de BBVA podría ser protagonista de una operación corporativa. En concreto, de venta. Según un informe de Credit Suisse sobre fusiones y adquisiciones (M&A, en inglés) en el sector de la gestión de activos y patrimonios, el banco azul tiene incentivos para colgarle el cartel de se vende a BBVA Asset Management.

Noticias relacionadas

“BBVA ha estado vendiendo activamente sus filiales non-core fuera de España (Chile, Paraguay y Estados Unidos) y buscando la recolocación de capital desde negocios donde no es líder”. Según el análisis que hace el banco de inversión suizo, “su negocio de gestión de activos no es una marca líder en Europa y podría ser una oportunidad para que una gestora extranjera se expandiera en Europa y España”.

A pesar de la pandemia de Covid-19, el año 2020 marcó récord para las operaciones de M&A entre gestoras globales de activos y patrimonios, “y esperamos que esta tendencia continúe”, afirma Credit Suisse.

El banco helvético tiene claro quién está a cada lado de las posibles operaciones corporativas que se den en el sector en un futuro próximo. En su opinión, los vendedores “más probables” son Banco do Brasil, Cohen & Steers, Janus Henderson, WisdomTree, Victory Capital y, como ya se ha mencionado, el español BBVA. Todos ellos podrían deshacerse de su brazo de inversión.

En el lado opuesto, los compradores con más apetito y músculo financiero para llevar a cabo una posible operación son DWS, Franklin Templeton, Invesco, JPMorgan, Patria, State Street y UBS.

Factores para una oleada de M&A

Son siete los factores clave que explican la llegada de una nueva oleada de fusiones y adquisiciones entre gestoras. El deseo de ampliar las capacidades de inversión en "verticales de crecimiento", así como la aspiración de mejorar la "escala y amplitud de distribución" son los dos primeros.

Oficinas centrales de Amundi.

Por otra parte, añade Credit Suisse, “la combinación de acumulación de ganancias y valoraciones históricamente bajas en EEUU, que hay compradores visibles entre los bancos y las aseguradoras y que también hay vendedores cuyas intenciones son públicas” en lo que a las tres causas siguientes se refiere.

A esto se le suman dos razones más: “Ha habido un repunte en el activismo de los inversores y los impuestos a las ganancias de capital potencialmente más altos en EEUU podrían impulsar transacciones más pequeñas, especialmente en gestión patrimonial y con gestoras de activos privados o boutique”.

El caso de Europa

A nivel regional en Europa, el informe destaca tres temáticas que impulsan las fusiones y adquisiciones de gestoras de activos, entre ellas operaciones de adquisición de empresas más pequeñas para incorporar capacidades de inversión o ganar alcance de distribución. Por ejemplo, las que ha realizado (o anunciado) Amundi con Pioneer, Sabadell AM y Lyxor.

De otro lado, operaciones de gran relevancia para posibilitar economías de escala. “Cuanto más similar sea el negocio, más favorable será para minimizar el riesgo de integración y potenciar las sinergias de costes”, valoran desde Credit Suisse. Este fue el caso de Jupiter y Merian.

En tercer lugar, la preparación de cara al futuro con operaciones para aumentar la exposición a tecnologías vanguardistas que pueden resultar de utilidad para la gestión de fondos (la inversión de DWS en ArabesqueAI), la distribución (la adquisición de Benchmark Capital por parte de Schroders) o la eficiencia operativa (la inversión de Credit Suisse AM y Natixis en FundsDLT) en el futuro.