Santander, Allianz, Standard Life Aberdeen, Macquarie… Los grandes fondos de inversión del mundo siguen buscando la forma de certificar ante sus clientes que cumplen con los nuevos tiempos de la sostenibilidad. Y esto se traduce en que cada vez hay más firmantes de la famosa iniciativa Net Zero Asset Managers. Pero ¿en qué consiste este proyecto?

Noticias relacionadas

La iniciativa Net Zero Asset Managers cuenta ya con 73 entidades globales firmantes, que representan 32 billones de dólares en activos bajo gestión. Se lanzó el pasado 12 de diciembre, coincidiendo con el quinto aniversario del Acuerdo de París, en un encuentro denominado Climate Ambition Summit 2020, coorganizado por la presidencia británica de la COP26, la ONU y Francia.

Entre las gestoras que se han adherido, hay verdaderos gigantes como BlackRock, Fidelity, Vanguard, UBS, Invesco, Wellington Management o AXA IM; gestoras intermedias y bancos privados como DWS, Robeco, Schroders, Lombard Odier, J. Safra Sarasin, M&G Investments, Aviva Investors, BMO Global AM, Lazard AM, NN IP o Nordea AM, y también boutiques como Jupiter AM, La Financière de L’Echiquier, Mirova (Natixis IM), Newton (BNY Mellon IM) o Tikehau Capital, entre otras muchas.

Sostenibilidad en las inversiones.

Todo este grupo internacional de gestoras de activos está comprometido a apoyar el objetivo de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050 o antes, en línea con los esfuerzos globales para limitar el calentamiento a 1,5 grados centígrados, y apoyar inversiones alineadas con emisiones netas cero para 2050 o antes.

En este sentido, cada semana que pasa son más y más los fondos que se unen por voluntad propia al proyecto. Sin ir más lejos, en los dos últimos días han firmado Santander Asset Management, Allianz Global Investors, Standard Life Aberdeen y Macquarie AM, lo que pone de manifiesto la fiebre por la sostenibilidad que reina en la industria de la inversión, sobre todo en el lado de la oferta, esto es, entre los inversores institucionales.

Primera española

Santander AM ha marcado el hito de ser la primera gestora española en sumarse a la iniciativa Net Zero Asset Managers. Con este compromiso, la firma da continuidad a la decisión de Banco Santander de anunciar el pasado febrero los primeros objetivos de descarbonización para alcanzar la neutralidad de las emisiones derivadas de cualquiera de los servicios de financiación, asesoramiento o inversión en 2050.

La gestora del banco cántabro cuenta con un equipo propio de análisis ambiental, social y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés), ha desarrollado una metodología propia de rating ISR (inversión socialmente responsable), y ha sido la primera gestora española con alcance global en adherirse al Institutional Investors Group on Climate Change (IIGCC). También es firmante de los Principios de Inversión Responsable (PRI, en inglés) de la ONU.

Sede del Banco Santander.

En España, Santander AM es líder en inversión sostenible con alrededor del 45% del patrimonio gestionado en fondos de inversión ISR.

“Estamos firmemente comprometidos con la necesidad de reducir las emisiones de carbono, apoyar a la transición ecológica y contribuir a un mundo más sostenible”, señala Mariano Belinky, consejero delegado global de Santander AM, contento de que la entidad haya dado “otro paso más en nuestro objetivo de convertirnos en líderes y referentes, tanto en Europa como en América Latina, en ESG”.

Invertir mejor, no desinvertir

Adherirse a la Net Zero Asset Managers o firmar los PRI es solo el comienzo, después hay deberes por hacer. Así lo ha avanzado la germana Allianz GI que, entre sus compromisos, está el “revisar este objetivo inicial al menos cada cinco años, con miras a incrementar la proporción de activos bajo gestión que se cubren hasta llegar al 100% de los mismos”. En esta carrera de las gestoras por ser más sostenibles, hace poco 74 de sus fondos de renta variable, renta fija y multiactivos se unieron a su oferta sostenible.

Pero no hay que confundir lograr el cero neto en el mundo real y en una cartera. “Se podría descarbonizar una cartera fácilmente reduciendo o eliminando la exposición a empresas de sectores intensivos en carbono como el acero, el cemento y la generación de energía. La puntuación de alineación de temperatura de una cartera sería muy buena en esa situación. Pero todavía necesitaremos estos sectores en 2050, y necesitan el capital de los inversores para poder innovar, descarbonizar y hacer la transición, y desempeñar un papel importante en la descarbonización de las economías”, recuerda Eva Cairns, analista sénior ESG en cambio climático de Aberdeen Standard Investments.

Por lo tanto, añade la experta de la gestora escocesa, “pensamos que invertir en empresas con objetivos de descarbonización ambiciosos y creíbles, en lugar de desinvertir, tiene un mayor impacto en la consecución del objetivo cero en el mundo real”.

Los 73 firmantes actuales equivalen a un 36% del total de los activos gestionados por los fondos a nivel mundial. De ellos, incluso, algunos han metido el turbo dentro de su propia maquinaria de inversión, como es el caso de la australiana Macquarie. Su reto es gestionar su cartera en consonancia con la meta de lograr la neutralidad de carbono a escala mundial para 2040, una década antes.

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de Invertia, después 5,99€ (en lugar de 7,99€) Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información