De acuerdo con los últimos datos económicos, se espera que los mercados emergentes lideren el crecimiento mundial en 2021, con China a la cabeza. Una expectativa que se apoya en la actual política monetaria acomodaticia de los principales bancos centrales que, de forma general, hace que el apetito por el riesgo aumente.

Noticias relacionadas

Considerando las actuales valoraciones, la sensibilidad respecto a las divisas emergentes y el amplio diferencial en los rendimientos respecto a los ofrecidos por los bonos soberanos, las estimaciones a futuro de las divisas locales se encuentran en un momento especialmente atractivo.

Por otra parte, aunque la mejora de los niveles de actividad económica constituye un factor favorable para las emisiones soberanas denominadas en ‘moneda dura’, puede estar indicando expectativas difíciles de cumplir. Las emisiones corporativas, sin embargo, muestran valoraciones atractivas y mejora en sus fundamentales, con potencial para beneficiar especialmente al segmento de alto rendimiento o high yield.

Menor riesgo por volatilidad

La categoría VDOS de renta fija internacional emergentes terminó 2020 en terreno negativo por rentabilidad, pero muestra un avance medio por este concepto del 0,2% en lo que va de año. De esta categoría, se ha hecho una selección de los fondos que, contando con la calificación de cinco estrellas de VDOS y requiriendo una aportación mínima de 6.000 euros o menos, muestran en el último año el menor nivel de riesgo, medido por volatilidad.

El ejemplo más notable, de los fondos denominados en euros, es la clase BC de Nordea 1 - Emerging Markets Debt Total Return Fund con un 1,8% desde el pasado 1 de enero. A un año, retrocede un 6,2%, con un coste por volatilidad bastante controlado del 9,4%, que lo posiciona entre los mejores de su categoría por este concepto, en el quintil cinco. Gestionado por la nórdica Nordea Investment Funds, se propone como objetivo proporcionar a los accionistas un crecimiento de la inversión a medio y largo plazo.

Al gestionar activamente la cartera del fondo, el equipo de gestión trata de identificar oportunidades de inversión existentes en todos los subsectores de los mercados emergentes de renta fija, gestionando las divisas también de manera activa. Invierte al menos dos tercios de su patrimonio total en títulos de deuda denominados en monedas locales o divisas fuertes.

Con un patrimonio bajo gestión de 72 millones de dólares (aproximadamente 59 millones de dólares), las mayores exposiciones por país en su cartera corresponde a Filipinas (12,68%), China (6,71%), Colombia (5,62%), Rusia (5,19%) y Catar (5,13%). Por calificación crediticia, los bonos 'BBB' suponen un 34,12% de la cartera, los 'BB' un 13,78%, un 10,38% los bonos con calificación 'B' y un 7,59% los 'AA'. Aplica una comisión fija del 1,3%.

Evolución comparativa de fondos de renta fija emergente. VDOS

Denominado en dólares, la clase D de acumulación de JPM Emerging Markets Investment Grade Bond gana un 0,3% por rentabilidad en el año, si bien terminó 2020 con un retroceso del 5,6%. En este último periodo, registra un controlado dato de volatilidad del 9,8% que lo sitúa en el quintil cinco, entre los mejores de su categoría.

Su objetivo es conseguir una rentabilidad superior a la del mercado de renta fija de mercados emergentes con calificación grado de inversión, invirtiendo principalmente en títulos de deuda de estos mercados denominados en dólares. Las mayores posiciones en su cartera corresponden a emisiones del Gobierno de Colombia 7,375% 18.09.2037 (1,1%), Gobierno de Panamá 9,375% 01.04.2029 (1%), Gobierno de Uruguay 7,875% 15.01.2033 (0,9%), Gobierno de Indonesia 6,625% 17.02.2037 (0,9%) y Saudi Aramco 3,500% 16.04.2029 (0,90%).

La suscripción de la clase D de acumulación en dólares de este fondo supone una inversión mínima de 5.000 dólares (aproximadamente 4.125 euros), aplicando a sus participes una comisión fija del 0,8%.

La clase A de acumulación en dólares de UBAM - EM Investment Grade Corporate Bond se anota una revalorización de 2,5% durante 2021 y cede un 5,7% a un año, registrando en este último periodo una volatilidad de 11,3% (quintil cinco). El fondo busca aumentar su capital y generar ingresos invirtiendo principalmente en bonos corporativos de mercados emergentes para construir una cartera bien diversificada y gestionada activamente, compuesta por bonos de calidad relativamente alta con una calificación crediticia mínima de 'BBB-' (Fitch Ratings, S&P) o 'Baa3' (Moody's).

Al menos un 80% de la inversión está denominada en las divisas de los países de la OCDE, cubriéndose en gran medida el riesgo cambiario frente al dólar. Con un patrimonio bajo gestión de 355 millones de dólares (aproximadamente 292 millones de euros), las mayores posiciones en cartera incluyen emisiones de Saudi Aramco Com 4.25 16.04.2039 (1,4%), Saudi Aramco Com 4.375 16.04.2049 (1,3%), Hikma Finance USA 3.25 09.07.2025 (1,2%), Lukoil Securities 3.875 06.05.2030 (1,2%) y Global Logistic Prop 3.875 04.06.2025 (1,2%).

Grava a sus partícipes con una comisión fija de 1,3% y de depósito de 0,36%.

Recuperación económica

La mayor parte de los mercados emergentes parecen bien preparados para lograr capear los grandes shocks presentados en 2020, aunque algunos de los países que ofrecen mayor rendimiento podrían verse enfrentados a algunos desafíos si la recesión persiste más de lo esperado. Por esta razón, parece prudente comprometerse selectivamente con el riesgo y posicionarse en emisiones con valor, donde se perciba una oportunidad apoyada por fundamentales y las primas de riesgo se mantengan altas.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS