Las primeras reacciones del mercado a la noticia que ayer se supo acerca de que la mayor gestora del mundo, BlackRock, ha incluido los futuros del bitcoin en dos de sus fondos de inversión no se han hecho esperar. La francesa AXA Investment Managers está totalmente en contra de iniciativas similares en sus vehículos: “Es un instrumento especulativo que, en última instancia, carece de toda seguridad jurídica, que no puede ser realmente valorado y, por cierto, cuya producción es seriamente intensiva en carbono”.

Noticias relacionadas

Estas palabras sobre la principal criptomoneda fueron pronunciadas por Chris Iggo, director de Inversiones Core de la gestora de fondos gala, el pasado 15 de enero, aunque ha sido ahora cuando han trascendido públicamente. “No creo que sea una moneda, porque no tiene ningún respaldo fundamental legal o soberano. Para que los activos se consideren en una cartera de inversión a largo plazo, uno debería ser capaz de atribuirles algún valor intrínseco fundamental: el crecimiento de las ganancias a largo plazo en la renta variable, la prima de riesgo crediticio en relación con las tasas libres de riesgo en los bonos”.

Según este razonamiento, “no hay flujo de caja de bitcoin más que el que es impulsado por el cambio de precio (que puede ser ampliamente negativo o positivo)”, asevera Iggo, para quien, “ciertamente, esto no se deriva de ningún flujo de efectivo económico fundamental como los beneficios o los ingresos fiscales”.

Hacia un mercado global

El gestor es rotundo al señalar socarronamente que “yo consideraría ‘invertir en’ o comprar bitcoin de la misma manera que consideraría apostar en el Grand National, pero no como un activo serio a largo plazo”.

El debate surge tras el espaldarazo que la gestora americana ha dado al bitcoin al abrir la política de inversión de sus fondos BlackRock Strategic Income Opportunities Fund y BlackRock Global Allocation Fund a los futuros sobre la criptodivisa más importante que hay. El segundo de los fondos se comercializa en España, aunque en su versión europea, y no en la estadounidense.

En diciembre, el consejero delegado de BlackRock, Larry Fink, avanzó que el bitcoin está registrando grandes movimientos diarios y, posiblemente, "podría evolucionar hacia un mercado global".