Banco Sabadell refuerza su filial en Andorra con el fichaje de un nuevo director general de Negocio e Inversiones. Gerard Alba, uno de los gestores más famosos en el Principado, se ha incorporado a las filas del banco catalán para potenciar su oferta de gestión patrimonial (o wealth management).

Noticias relacionadas

Desde 2016 y hasta el pasado verano, Alba trabajó para Vall Banc, el banco sano surgido de la intervención de Banca Privada d'Andorra (BPA) y propiedad del fondo estadounidense JC Flowers & Co. Primero fue el consejero delegado de su gestora y, después, asumió la dirección de Negocio del banco.

Precisamente, este banco privado ha acometido una reorganización desde la salida de Alba, a quien calificó como "uno de los mejores gestores de activos del país" cuando fue incorporado. En pocos meses, se han sumado a su proyecto Ignacio Perea, desde Tressis, como director de Inversiones del banco, y David Rabella, desde Alkimia Capital, como director de Inversiones de la gestora. También llegó Sergi Martín como director del área de Negocio.

En BancSabadell d'Andorra (BSA), Alba va a "preparar el equipo directivo del banco para afrontar los retos de futuro", según ha podido saber Invertia. El grupo dirigido por Josep Oliu y Jaume Guardiola emprende así una ofensiva para crecer en el Principado, donde es el banco más pequeño y gestiona un volumen de activos por valor de 1.200 millones de euros.

Antes de Vall Banc, fue el consejero delegado de Andbank Asset Management entre 2012 y 2016, otra de las grandes entidades financieras de Andorra. Al Principado llegó desde Suiza, donde había sido analista sénior de renta variable en la firma Strategic Investment Advisors (SIA), del 2008 al 2012.

También en Cataluña

Igualmente, su nombre es de los más reconocidos en la plaza de Barcelona, ya que pasó por la antigua Caixa Catalunya como jefe de Productos Estructurados y Gestión de Carteras (2000-2005) y por Caixa Penedès como jefe de Tesorería (2005-2008).

Alba tiene experiencia directiva y un buen conocimiento del país vecino, algo que BSA ha valorado positivamente para intentar convertirse en la referencia del mercado andorrano. BSA fue fundado en el año 2000 como resultado de una alianza entre el grupo Banco Sabadell y un consorcio de empresarios andorranos. El año pasado, obtuvo un beneficio de 10,3 millones de euros, un 1,2% más que en 2018, según sus estados financieros.