Andbank deja el camino libre a Singular Bank para que cierre la compra de Quintet, el antiguo KBL. El andorrano se ha retirado del proceso de venta del banco privado luxemburgués, en el que también puja la firma de Javier Marín. Si ningún otro obstáculo se pone de por medio, Singular formalizará el acuerdo de compra la semana que viene.

Noticias relacionadas

Desde Luxemburgo, donde está la matriz de Quintet Private Bank, se había preseleccionado a Singular hace unos días como ganador del proceso por su mayor oferta. No obstante, se había dado de plazo hasta este viernes para que Andbank hiciera una contraoferta en caso de seguir interesado. Sin embargo, fuentes conocedoras del proceso de venta confirman a Invertia que el banco que dirige Carlos Aso en España no contraofertará y dejará pasar esta oportunidad después de estudiarlo en profundidad.

Quintet había dejado la puerta abierta hasta última hora para intentar maximizar el precio del acuerdo. Pero no va a ser así.

Tanto Andbank como Singular han ofertado más de tres millones de euros por el negocio español de Quintet, que asciende a unos 700 millones en total, si bien el banco propiedad de Marín y el capital riesgo Warburg Pincus se ha comprometido a abonar uno o dos millones adicionales ligados a varios condicionantes de negocio. En total, podría llegar a pagar hasta cinco millones por el luxemburgués, lo que ha hecho que la balanza se decante a su favor.

Según fuentes del entorno del banco luxemburgués, Marín y su número dos, José Salgado, ya se han entrevistado bilateralmente con la mayoría de banqueros de Quintet. Incluso, el grupo ha tenido que negociar bonus de retención para los banqueros con mayores carteras, requisito indispensable para cerrar la operación.

Oficina de Quintet.

Tercera compra de Singular

El mandato de venta lo tenía Arcano, si bien el financiero Manuel San Salvador se incorporó al consejo de Quintet en España hace un mes para ayudar como consultor externo en el proceso, además de para apoyar al nuevo consejero delegado (Carlos Hernández) en su labor de dirección del negocio, ya que este accedió al cargo hace dos meses tras la salida de Rafael Grau, quien había sido el CEO por más de 12 años.

En estos meses de negociaciones, seis profesionales han abandonado la entidad: dos banqueros (Enrique Matos, que se fue a Alantra WM, propiedad de Mutua Madrileña, y Gustavo Rivero, que ha fichado precisamente por Andbank), una gestora de activos (Paula Caruana, a la gestora también de Alantra WM) y dos ejecutivos de la segunda línea directiva (Gonzalo López, que se incorporó a Grantia Capital como director de Operaciones, y Ramón Berasategui, que ha fichado por Mubadala, el fondo soberano de Abu Dabi, como chief compliance officer de una de sus startups financieras). Más el propio Rafael Grau, con quien se desencadenó la venta.

Quintet España, que lleva varios años en pérdidas, gestiona más de 550 millones de euros en activos y cerca de 150 millones en créditos.

Esta es la tercera operación corporativa que va a cerrar Singular Bank en menos de cinco meses. En junio, adquirió el histórico bróker MG Valores, con un volumen de negocio por valor de 520 millones, y en octubre acordó la compra de Belgravia Capital, con otros 170 millones. Con la incorporación de Quintet, el patrimonio bajo gestión del banco privado que dirige Marín, construido sobre el antiguo Self Bank, se situaría en el entorno de los 3.500 millones de euros.