"El 2020 acabará bien y, probablemente, el 2021 será bastante mejor". Así de positivo se ha mostrado respecto a la evolución de la industria española de fondos el consejero delegado de Santander Asset Management, Miguel Ángel Sánchez Lozano, en un encuentro financiero de Expansión y KPMG. Si bien la crisis del coronavirus ha golpeado duramente a otros sectores empresariales, los fondos de inversión la están capeando con solvencia.

Noticias relacionadas

En términos generales, "este año la industria está yendo bien", con un negocio "más o menos estable", según Javier Dorado, director general de JPMorgan Asset Management para España y Portugal. Su previsión es que, en 2021, "la tónica va a seguir siendo la misma", puesto que "el inversor retail está más preocupado por sus ahorros y va a invertir más".

Aunque en marzo y abril hubo importantes reembolsos netos en los fondos, con más de 2.350 millones de euros en salidas netas acumuladas en el primer cuatrimestre, con el paso de los meses se ha frenado la sangría. Hoy, tan solo hay 760 millones en reembolsos netos, según Inverco.

"El perfil de madurez del inversor español es mucho mayor que en periodos de crisis anteriores. Los clientes se han comportado de manera mucho más óptima de cara a los mercados, con más capacidad para sobrepasar este tipo de circunstancias", ha explicado Sánchez Lozano, de SAM.

Para el ejercicio que viene y posteriores, Aitor Jáuregui, consejero delegado de BlackRock España, ha avanzado que, "sin tipos forward en positivo como se espera hasta 2031, las firmas de inversión tenemos que ayudar a los ciudadanos a pasar de ahorrador a inversor".

A juicio de Miguel Artola, director general de Bankinter Gestión de Activos, "los bancos centrales van a seguir actuando de forma muy contundente". En este sentido, ha señalado que "el nivel de ahorro en España, Europa y todo el mundo va a crecer, y cuanto más ahorro, tanto el inversor privado como el institucional necesitan más asesorameinto en este contexto de mayor incertidumbre".

Nueva normalidad

En la "nueva normalidad" post-Covid, la industria de los fondos va a regirse por cuatro grandes tendencias: el creciente peso de las inversiones alternativas (activos privados o no cotizados), la combinación de la gestión pasiva y la activa, la digitalización y la sostenibilidad. "Quien sea capaz de aportar soluciones en estos ámbitos y liderarlos, liderará el sector", cree Jáuregui, de BlackRock.

En lo que respecta a la primera tendencia, las inversiones ilíquidas, desde SAM están estudiando cómo 'democratizarlas' para los clientes minoristas, dado que ahora se dirigen mayoritariamente a los inversores institucionales por las restricciones de las normativas europeas MiFID II y AIFMD. "Llevará cierto tiempo, pero llegará", confía Sánchez Lozano.

Este gestor ha defendido, en referencia a la cuarta de las tendencias, que "hay que dar soluciones de inversión en todos los nichos de activos o riesgo basadas en los criterios de sostenibilidad", que se ha vuelto transversal máxime tras el Pacto Verde de la Unión Europea.