Fondos de inversión

Diaphanum: "Es difícil que se vuelvan a ver ventas masivas de valores como en marzo"

La agencia de valores está positiva en tesorería y renta fija privada, pero descarta los bonos públicos periféricos.

17 septiembre, 2020 17:17

Noticias relacionadas

España está amenazada por una segunda ola de coronavirus que hace temer lo peor a los gestores de inversiones, a quien les viene al recuerdo las huidas generalizadas de marzo y principios de abril por parte de los clientes. Sin embargo, esta vez parece diferente en el terreno estrictamente financiero. "Es difícil que se vuelvan a ver ventas masivas de valores como en marzo", descartan los responsables de Diaphanum.

La agencia de valores ha presentado sus perspectivas de mercado y estrategia de inversión para el cuarto trimestre. Se juegan recuperar lo perdido y terminar en verde o, al menos, planos como empezaron, ya que todavía se arrastran pérdidas. En este entorno de alta incertidumbre, se muestran muy positivos con la tesorería (o liquidez en cartera), positivos con la renta fija privada, pero muy negativos con la renta fija pública de los países periféricos, entre ellos España.

Tomando como referencia su cartera con perfil equilibrado, esto es, de riesgo medio, su exposición actual a los mercados se divide entre activos monetarios (11,3%), bonos de diversos tipos (28,5%), acciones (40,2%) y fondos alternativos o de retorno absoluto (20%). La gran mayoría de carteras, sea cual sea su perfil de riesgo, están invertidas mediante fondos internacionales, con la salvedad de los fondos españoles B&H Deuda y Dunas Valor Prudente para la parte de renta fija.

La firma no reduce por el momento su exposición a renta variable, por la influencia de los bancos centrales y el entorno de tipos de interés, que pueden hacer que el mercado permita "temporalmente una expansión de múltiplos", pero apuesta por reducir su exposición a la bolsa "si se producen subidas fuertes adicionales".

"Existe un cierto optimismo en el consenso de resultados a partir del año próximo, aunque se mantienen grandes dudas en aquellos sectores donde hay contacto humano, como el ocio, el comercio minorista o el turismo", señala Miguel Ángel García, director de Inversiones de Diaphanum.

Dos años más de tipos bajos, como mínimo

Javier Riaño, miembro del equipo de Inversiones, explica que han dado "un toque más conservador" a las carteras, sobreponderando sectores con mayor predictibilidad de resultados y zonas de alto crecimiento. En el entorno de bajos tipos en el que Europa está instalada y que, según Diaphanum, "puede durar año y medio o dos años más, como mínimo", aumenta el atractivo de la rentabilidad por dividendo en la bolsa, ya que "los bonos gubernamentales no van a experimentar una subida de TIR". Y esto último va a ser así, "independientemente de cómo vaya la actividad económica y la inflación", avanza García.

El mensaje más positivo en el aspecto macro llega precisamente desde China. El gigante asiático ya empezó a crecer en el segundo trimestre y sus indicadores adelantados, como la confianza de empresarios y consumidores, anticipan "una recuperación que podría marcar el rumbo de recuperación sólida a nivel mundial a partir de 2021". Estaba previsto que el PIB de China creciese un 6% en 2020, pero la crisis del Covid-19 ha menguado esta previsión hasta el 1%. Aunque es una diferencia a la baja importante, es la única región que podría terminar el ejercicio con crecimiento positivo. De cara a 2021, la estimación es que crezca un 8,2%, de nuevo la región más adelantada aunque todas estarían en verde.

Sin huida generalizada

Le ayudan unos estímulos monetarios y fiscales nunca antes vistos: bajos tipos de interés, programas de compra de bonos, ayudas a empresas y particulares o estímulos fiscales, entre otros.

Tras seis meses de pandemia global, ya se atisban pequeños hitos. Otro de ellos tiene que ver con el puro mercado financiero. "No prevemos una situación generalizada de iliquidez como ocurrió en marzo, fruto del pánico. En ese momento", recuerda García, "todo el mundo corrió a vender lo que fuera al precio que fuera. Ahora se sabe mucho más de la pandemia. Los mercados se han calmado, la ayuda de los bancos centrales ha sido crucial, y es difícil ver un segundo confinamiento tan drástico. No va a haber un apelotonamiento de gente vendiendo a la vez sus posiciones", asegura haciendo un llamamiento a la calma.