Archivo.

Mercados

JPMorgan AM comienza a comprar deuda pública mientras mantiene la cautela respecto a las bolsas

La gestora cree que Europa entrará en recesión, mientras que Estados Unidos esquivará la contracción económica.

19 octubre, 2022 12:56

Mientras que la inflación sigue siendo el foco de atención y las perspectivas económicas son cada vez más negativas, en JPMorgan Asset Management mantienen la infraponderación sobre las bolsas, pero han comenzado a comprar deuda pública. Bonos gubernamentales de Estados Unidos, concretamente.

Así lo ha explicado este miércoles en un encuentro con periodistas Lucía Gutiérrez-Mellado, directora de estrategia de la gestora para España y Portugal.Gutiérrez-Mellado ha recordado que el tercer trimestre del ejercicio “ha sido bastante complicado para los mercados”, tanto los de renta variable como los de renta fija, a pesar de que durante algunas semanas de dicho periodo los mercados subieron con fuerza.

Lo hicieron, ha explicado, porque “comenzaron a descontar que en 2023 se iban a frenar las subidas de tipos”. Sin embargo, “los bancos centrales han dejado claro que seguirán subiendo tipos hasta que la inflación esté controlada”.

[JPMorgan AM se refugia en Wall Street ante la incertidumbre europea]

En este contexto, la gestora tiene peso en renta variable, pero están "más cautos que en otros momentos. No nos parece que sea el momento de añadir más peso”, ha indicado. A pesar de que “en general todas las valoraciones han corregido” no les parecen que estén en niveles atractivos.

La firma llevaba mucho tiempo infraponderando deuda pública, pero “a medida que han ido subiendo las rentabilidades” han ido entrando poco a poco, sobre todo en Estados Unidos”. “Las tires ya están en unos niveles que si vienen mal dadas se pueda ver descorrelación entre la renta variable y la renta fija”, ha destacado.

Previsiones

JPMorgan AM ha revisado a la baja las expectativas económicas respecto a principios de año. En su escenario base, el crecimiento global sigue siendo positivo, “pero muy discreto”. Prevén que Europa y, posiblemente, también Reino Unido entren en recesión, pero que Estados Unidos logre evitar la contracción económica.

En Europa la probabilidad de recesión es muy alta. Es sorprendente lo bien que aguantó la primera parte del año, pero en un entorno en el que la guerra se está alargando más de lo esperado será muy difícil evitar la recesión”, ha considerado.

[Los grandes inversores se refugian en Alemania tras huir del Reino Unido asustados por la crisis política]

Aunque esperan que Estados Unidos evite la recesión, si esta finalmente termina sucediendo creen que será más suave que en 2008, ya que “el mercado inmobiliario está en mejor situación” que entonces, como sucede con la situación financiera de las familias y los bancos.

En JPMorgan AM consideran que la inflación en Estados Unidos ha tocado techo. Como factores positivos señalan la estabilidad de las materias primas y los precios de la energía, así como los precios de los bienes de consumo y la vuelta a la normalidad de las cadenas de producción.

En contra, mencionan la situación de los alquileres. “Las subidas de tipos se está notando en el mercado de la vivienda, pero los alquileres siguen estando fuertes”, ha indicado Gutiérrez-Mellado, quien también ha destacado la componente de los servicios y la presión salarial.

Con todo, esperan, que la inflación subyacente -que no tiene en cuenta ni la energía ni los alimentos, los elementos más volátiles- bajará de aquí a un año hasta situarse en el entorno del 3% en tasa interanual. En la actualidad se encuentra próxima al 6%.

En cuanto a la inflación en el bloque del euro, Gutiérrez-Mellado ha indicado que el hecho de que “la guerra se está alargando más de lo esperado, tendrá un impacto negativo en el consumidor de la zona del euro”.

En este contexto, los bancos centrales seguirán subiendo unos tipos de interés que todavía “no están en terreno muy restrictivo”.

Bancos centrales

Respecto a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), esperan que los próximos incrementos sean de 125 o 150 puntos básicos. Después de ellas, el banco central estadounidense mantendrá el precio del dinero en niveles elevado durante un periodo de tiempo, antes de que comenzar a bajarlos.

“Con la inflación de la eurozona, al Banco Central Europeo (BCE) no le queda más remedio que subir los tipos de interés”, ha destacado Gutiérrez-Mellado, pero ha advertido de que tendrá dificultades si finalmente se cumple el escenario de recesión que la gestora prevé para la región. La firma prefiere no hacer pronósticos sobre lo que hará la institución el próximo año.