Lucas Jackson Thomson Reuters

Mercados

Wall Street retrocede a la espera de la Fed entre resultados corporativos

Las cuentas anuales de gigantes corporativos como General Electric se quedan cortas con respecto a las previsiones de los analistas.

25 enero, 2022 16:13

Noticias relacionadas

Wall Street se desvincula del rebote de las bolsas europeas para volver a caer con fuerza. Unos descensos que en la recta final de la sesión del lunes logró esquivar contra todo pronóstico y que tienen su fundamento en la tensa espera a las conclusiones de la Reserva Federal (Fed) y la decepción generada por algunos balances corporativos.

Este martes ha comenzado la reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Fed. Hasta mañana, ya con los mercados europeos cerrados a negociación, no llegarán las conclusiones, pero la institución se enfrenta a mantener el difícil equilibrio entre inflación y recuperación económica. Un binomio al que ahora se suma la escalada de tensión entre Ucrania y sus aliados con Rusia.

Con este escenario, Wall Street cede con fuerza este martes. El Dow Jones se deja cerca de un 2% en el entorno de los 33.700 puntos después de haber remontado al cierre de ayer más de 1.100 puntos desde sus mínimos intradía. El S&P 500 se deja un 2,3% y apura por conservar los 4.300 puntos. Un 2,7% retrocede el Nasdaq, ya por debajo de los 13.500 puntos.

Así abre Wall Street Eduardo Bolinches

A pesar de que los datos macroeconómicos que ven la luz este martes apuntan al alza, se convierten en argumentos para que la Fed endurezca su retirada. Un escenario que, de confirmarse, sería muy poco amable para los mercados de renta variable.

La rentabilidad del bono estadounidense a diez años sube ligeramente hasta el 1,74%, aunque aún marca distancia con la cota clave de los dos puntos. Mientras, el índice de precios a la vivienda S&P Case-Shiller sumó un 1,2% en noviembre, por encima de las expectativas de los analistas. Y el índice de confianza de la Conference Board aguanta en los 113,8 puntos, por encima de las estimaciones.

Cuentas débiles

Por el terreno corporativo, las cuentas de varios gigantes suman pesimismo a los mercados. Es el caso de General Electric, cuyas acciones pierden más de un 8% después de haber dado a conocer pérdidas de 6.757 millones de dólares frente al beneficio de 5.230 millones de hace un año. La previsión de vuelta a ganancias de la compañía para el año que viene no termina de convencer.

Más de un 1% se deja Verizon Communications. El beneficio neto atribuido de 22.065 millones de dólares con el que mejora un 24% sus números de hace un año se quedan por debajo de las expectativas de consenso. Las dudas en torno a la ejecución de la estrategia 5G de la compañía pesan en su valoración de mercado.

En torno a un punto porcentual cede también Johnson & Johnson. La compañía aprueba por los pelos en cuanto a su balance anual, pero ha gustado muy poco el hecho de que su filial farmacéutica Janssen solo haya aportado ingresos por 2.385 millones de dólares con su vacuna antiCovid, sensiblemente por debajo de los 2.500 millones que aguardaban los analistas.

Cerca de un 5% caen los títulos de Nvidia tras conocerse que está estudiando cómo dar marcha atrás en la anunciada compra de la fabricante de chips ARM Limited. La posibilidad de que la operación, valorada en unos 40.000 millones de dólares, se quede en papel mojado la adelanta este martes Bloomberg.

A contracorriente de la tendencia general, American Express logra avances superiores al 8% después de haber dado cuenta de un beneficio neto de 8.060 millones de dólares, lo que supone más del doble que hace un año. Una explosión de cifras que ha sido posible gracias a la recuperación del gasto con tarjeta de crédito y débito con respecto al 2020 de los confinamientos.