Mercados

El Ibex 35 sube un 2,7% en abril, corona los 8.800 puntos y marca máximos de 14 meses

La férrea defensa de los estímulos económicos desplegados por los bancos centrales y el buen tono de la temporada de resultados impulsan al índice.

30 abril, 2021 17:43

Noticias relacionadas

El Ibex 35 cerró abril con avances del 2,74%. El cuarto mes del año fue el tercero consecutivo en ascenso para el índice español, lo que le permitió acumular ganancias del 9,2% desde el comienzo de 2021. El selectivo marcó su último cruce en los 8.815 puntos. Además de conquistar una cota que llevaba tiempo resistiéndosele, consiguió alzarse hasta máximos de los últimos 14 meses.

Con este salto hacia arriba, el índice salió de cinco semanas consecutivas de indefinición en las que fue marcando avances y retrocesos siempre inferiores al 1%. Tanto es así que en la última semana de abril logró sumar ganancias del 2,8% para una gráfica que partía poco más abajo de los 8.620 puntos.

Dos fueron los motores fundamentales de este cambio de rumbo. En primer lugar, la férrea defensa de los bancos centrales para sus medidas de estímulo desplegadas hasta la fecha. Especialmente, en EEUU, donde este miércoles la Reserva Federal (Fed) fue contundente a la hora de señalar que los repuntes de inflación pueden atribuirse mayoritariamente a "factores transitorios" que no ponen en tela de juicio su hoja de ruta.

Temporada de resultados

Por otra parte, los resultados corporativos. Y es que hubo buen sabor de boca entre los inversores en una de las semanas más ajetreadas de esta temporada de presentación de cuentas trimestrales. Una consecuencia directa del hecho de que cada vez más compañías dejan sus balances para última hora con el objetivo de acompañarlas de previsiones de futuro más ajustadas al cambiante escenario epidemiológico.

En este punto, por lo que se refiere al índice español, la semana fue especialmente intensa y mayoritariamente positiva para el sector financiero. La publicación de balances más sólidos de lo que aguardaban los analistas y los guiños hacia un futuro despejado de riesgos sin medir y con más retribución al accionista ayudaron a tirar hacia arriba del selectivo.

El mejor testimonio del impulso recibido por el sector gracias a sus cuentas trimestrales quedó reflejado en la tabla de revalorizaciones mensuales. En la parte alta de la misma, Banco Santander llegó a acumular avances del 10%. Más de un 6% se anotaron los títulos del Sabadell y Bankinter, que además despidió el mes con el esperado estreno bursátil de su filial aseguradora Línea Directa.

La compañía del icónico teléfono rojo debutó el 29 de abril con un vertical ascenso del 23% desde su precio de colocación. En sus dos primeras sesiones como cotizada, el ascenso sumó un 23,7% hasta los 1,63 euros por acción.

Golpe en las renovables

El optimismo en torno al plan de negocio de Fluidra se dejó notar en una capitalización un 20% más abultada que al empezar el mes, lo que situó a la novata del índice en la mejor de su cesta de valores. Un 16% subió Indra, animada por unas cuentas trimestrales mucho más amables que las previstas.

Al otro extremo, las renovables se llevaron la peor ante el temor a que las valoraciones del sector hubieran alcanzado ya cotas difícilmente sostenibles. El retraso en el debut de Ecoener y la drástica reducción de sus objetivos de capitalización fueron una clara prueba de estos miedos que golpearon al sector.

Siemens Gamesa (7,1%) y Solaria (-5,1%) fueron los valores más penalizados del selectivo en este cuarto mes del año. Otras energéticas como Repsol (-3,9%) y Endesa (-3%) también se tiñeron de rojo.

A la baja también acabó el mes PharmaMar, aunque por poco. Y eso que la farmacéutica consiguió finalmente la autorización para llevar a cabo el esperado estudio de Fase 3 sobre los efectos del Aplidín en pacientes con infección moderada por Covid-19. Una indicación médica que ya ha recibido el respaldo de reputados profesionales del sector.

Banca al frente

En la última sesión de la semana y del mes, el Ibex 35 se apuntó un tropiezo del 0,09% a la baja. Una consecuencia de los débiles datos macroeconómicos que vieron la luz durante la sesión, desde unos índices PMI en China por debajo de lo previsto hasta la segunda entrada en recesión técnica de la Eurozona en menos de un año.

Al frente de los retrocesos, PharmaMar se dejó un 3,8% después de haber sumado un 8% en la víspera. Sin embargo, la compañía consiguió indultar los 95 euros por acción.

ArcelorMittal perdió un 2,7% y Amadeus retrocedió un 2,4%. Una cota en la que casi empató a la baja con Meliá Hotels, que se dejó un 2,3%. Y por poco no igualó la cota Repsol, un 2,1% abajo.

En sentido opuesto, Banco Sabadell sumó un 8,7% a su gráfica, hasta echar el lazo a los 0,527 euros por acción después de haber conseguido poner en beneficios a su filial británica TSB. Un giro que obtuvo un más que generoso premio inversor.

El podio alcista se completó con BBVA (+2,6%) y Red Eléctrica (+1,8%). Otros pesados del selectivo también se decantaron por el lado amable de la tabla, como Banco Santander (+1,4%), Aena (+1,3%) y Cellnex (+0,7%).

Suben los tipos

Mientras tanto, el mercado de renta fija siguió viendo el tensionamiento de los tipos de interés. El bono español a diez años alcanzó un rendimiento del 0,49%, lo que supuso máximos no vistos desde el pasado mes de junio.

Sin embargo, debido a los movimientos casi al unísono de las referencias europeas, la prima de riesgo se mantuvo estable, en el entorno de los 67 puntos básicos. De hecho, a lo largo del mes esta cota apenas si ha mostrado variación unos pocos puntos arriba o abajo, con una brecha de solo cinco enteros.