La vacuna ha llegado antes a los mercados que a los dispensarios médicos. Los decisivos avances para la distribución de un antígeno eficaz contra la Covid-19 han regalado al Ibex 35 el mejor mes de su historia. El índice español cierra noviembre con una subida acumulada del 25,18% que lleva su gráfica hasta los 8.076,9 puntos.

Noticias relacionadas

Con 15 sesiones en positivo de un total de 21, el Ibex 35 recupera precios de mediados de marzo, antes de que el coronavirus empezara a sacudir con fuerza en Europa y se conviertiera oficialmente en pandemia. No obstante, el índice se ha quedado sin broche de oro al sufrir un descenso del 1,39% este lunes que le ha arrebatado los 8.100 puntos.

El fiasco de la posible fusión entre BBVA y Banco Sabadell ha pasado a un segundo plano frente a la imparable carrera de las grandes farmacéuticas por conseguir el remedio más eficaz frente a la Covid-19. Con tasas de efectividad que superan el 90% y la posibilidad de que incluso "en los próximos días" puedan verse ya autorizaciones de urgencia para algunos casos, los índices han cogido carrerilla.

Impulso sectorial

Los analistas señalan que en el caso del índice español, los mismos argumentos que habían condenado al índice a ser el peor de entre sus vecinos europeos, se han convertido este mes en su gasolina. El mayor peso de los sectores cíclicos y más afectados por la crisis en el selectivo y la economía española han facilitado su ascenso. Aún así, el Ibex 35 sigue a la zaga de Europa con caídas del 15,4%.

En este sentido, hay que subrayar que Meliá Hotels ha cerrado el mes con subidas del 72,6%, de las que se ha quedado muy cerca IAG (+68,9%), que sin embargo se ha quedado sin probar los 2 euros por acción. Amadeus ha conseguido avanzar un 42,1% en el mes.

La banca también ha subido con fuerza. A BBVA le ha sentado bien la venta de su negocio en EEUU así como la ruptura con el Sabadell (+32,7%), pues se coloca tercero en el ranking del índice español con subidas del 60,8%. Una remontada sensiblemente superior a la de Banco Santander, un 50,4% arriba.

A Repsol, a pesar de la penalización por los titubeos de la OPEP y sus socios a la hora de ajustar su producción de petróleo a la débil demanda reinante, ha hecho valer su plan estratégico hasta el año 2025 para apuntarse avances del 58,9%.

Solo dos valores del selectivo se han quedado sin probar la euforia del mercado. Cellnex ha cedido un 6,7% después de haber conseguido nuevos máximos históricos con la compra de las torres de Hutchison en Europa. Más profundo, el 16,6%, el retroceso de PharmaMar, pues los inversores temen que su Aplidín llegue demasiado tarde en la lucha contra el virus de Wuhan.

Por si fuera poco, el ánimo comprador de los inversores se ha caldeado con otro factor más: los indicios que empiezan a apuntar a una transición ordenada en la Casa Blanca. El presidente en funciones, Donald Trump, ya ha mostrado en varias ocasiones su conformidad a reconocer la victoria del republicano de Joe Biden cuando se emita el voto del Colegio Electoral.

Bono en mínimos

Además, la promesa de más estímulos por parte de los bancos centrales ha seguido impulsando a los inversores que buscan rentabilidad hacia la renta variable. Y es que el rendimiento del bono español ha caído un vertical 44% en este mes de noviembre ante la perspectiva de la "recalibración" de herramientas anunciada por el BCE para diciembre.

A lo largo de estas cuatro semanas, el bono español a diez años ha pasado del 0,137% a marcar mínimos anuales incluso por debajo del 0,06%. Aunque este lunes tan solo conseguía marcar un 0,07%, casi tres centésimas por encima de sus mínimos. No obstante, la prima de riesgo se ha mantenido estable en torno a los 65 puntos por la continuidad a la baja del 'bund' alemán de referencia.

Con este escenario, el Ibex 35 ha adelantado y con mucho al que hasta ahora era su mejor mes de la historia. En junio de 2012, en plena crisis de deuda soberana periférica, la actuación contundente del BCE se tradujo en avances del 16,62% para la compañía.