No habrá fusión entre el Banco Sabadell y el BBVA. Ambas entidades han decidido romper las negociaciones al "no alcanzar un acuerdo sobre la eventual ecuación de canje de las acciones" de ambas entidades. 

Noticias relacionadas

Así lo han comunicado ambos bancos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en una Información Privilegiada, en la que no se dan muchos más detalles sobre lo sucedido durante las conversaciones anunciadas el pasado 16 de noviembre. 

Aquel día se anunciaban unas negociaciones autorizadas por los Consejos de Administración de ambos bancos que debían dar lugar a la creación del mayor banco en términos de negocio en España. 

Se daba por hecho

No hay nada oficial, pero el mercado daba por hecho que tanto el consejero delegado de BBVA, Onur Genç como el de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, habían logrado avanzar en la mayor parte de los términos del acuerdo. Incluso, en el reparto de poder que podría incluir una presidencia para Carlos Torres (actual presidente del BBVA) y una vicepresidencia para Josep Oliu (presidente del Sabadell). 

Sin embargo, se daba por hecho que el principal obstáculo iba a estar en la ecuación de canje que el BBVA ofrecería a los accionistas del Banco Sabadell. Distintos informes de analistas hablaban de una prima del 30% sobre el precio de las acciones en bolsa de la entidad catalana. Sin embargo, el rally del sector financiero en las últimas semanas gracias a la cercanía de la vacuna parece haber hecho descabalgar todos los planes. 

Tanto es así que dos días después de hacerse públicas las conversaciones, el consejero delegado del BBVA enfriaba la euforia del mercado y recordaba que la operación sólo se llevaría a cabo si "genera valor para los accionistas".

Durante los últimos días, en concreto desde el día 9 de noviembre, los títulos del Sabadell se han revalorizado en un 25%. Algo que podría haber encarecido la operación para un BBVA que contaba para llevar a cabo esta operación con los beneficios obtenidos de la venta de su negocio en Estados Unidos y por el que va a ingresar 10.000 millones de euros. 

Caminos diferentes

Sabadell y BBVA vuelven ahora a sus caminos, aunque podrían volver a juntarse en el futuro. En este tipo de operaciones nunca se sabe cómo puede evolucionar la cuestión. De hecho, la entidad presidida por Josep Oliú siempre ha mantenido su intención de mantenerse en solitario. No obstante, hace meses que contrató a Goldman Sachs para analizar la búsqueda de potenciales socios que pudieran reforzar su negocio en nuestro país. 

El BBVA, por su parte, seguirá focalizado en sus tres principales mercados: España, México y Turquía, tratando de buscar posibles alianzas en todos ellos. Así que no sería de extrañar que la entidad tratara de buscar alguna otra compra de otras entidades menores.  

Ahora bien, sobre el tablero de la mesa de las fusiones del sector financiero queda en estos momentos conocer qué ocurrirá con las conversaciones que mantienen Unicaja y Liberbank para fusionar sus negocios. Anunciadas hace semanas todavía no han concluido, aunque las informaciones que llegan al mercado indican que avanzan a buen ritmo. La clave será, una vez más, la ecuación de canje para los accionistas.