La rotación de carteras ha comenzado. Las bolsas adelantan acontecimientos futuros y los grandes gestores se preparan para la inminente llegada de las vacunas para la Covid-19. Un escenario ante el que Bank of America focaliza sus apuestas por Europa en los sectores ‘value’. Especialmente, en la banca, a la que da un potencial de hasta el 20%.

Noticias relacionadas

La preferencia del segundo mayor banco de inversión de Wall Street por el ‘value’ europeo no es nueva, pero sí se vuelve clave en un momento en el que el mercado anda profundamente dividido. Mientras algunos consideran que ya es momento de ir tomando posiciones en estos valores, otros muchos creen que aún es pronto para dar el salto a los grandes perdedores de esta pandemia.

Aunque es cierto que los sectores ‘value’ han cogido carrerilla en las últimas semanas con el anuncio de los últimos avances médicos frente al coronavirus, los analistas de Bank of America consideran que esto ha sido solo el principio. Y eso que señalan que valores como las aerolíneas han subido un 23% más que el conjunto del mercado desde que Pfizer anunció los primeros datos confirmados de efectividad de su vacuna.

La pista a seguir

Con esta expectativa, los gestores de la entidad aconsejan vigilar muy de cerca los índices PMI europeos que en su lectura de noviembre, conocida este lunes, han estado sensiblemente por debajo de los números que veían la luz en EEUU. Así, Bank of America estima ahora que para enero se recuperarán cifras expansivas en los 50 puntos, mientras que en abril se habrá alcanzado ya una cota de 56 puntos al ritmo de “una disminución de los casos de contagios, el despliegue de vacunas y de estímulos fiscales”.

Para aquellos que opinan que es momento de dotar a las carteras de un perfil más cíclico pero sin entrar todavía en apuesta de valor, los analistas de esta casa tienen un recado. Frente a la rentabilidad de doble dígito sobre el conjunto del mercado que han conseguido también energéticas, bancos y seguros, las acciones cíclicas “han superado a las defensivas en solo un 3%” desde principios de este mes.

La estrategia ‘value’ de la entidad estadounidense refuerza con claridad el mensaje que ya mandaba al inicio de curso, cuando con la vista puesta en los desarrollos médicos contra la epidemia se decantaba por este segmento de mercado. Sin embargo, es más significativo si cabe por llegar solo una semana después de haber rebajado de positiva a neutral su recomendación sobre la renta variable europea.

Una decisión que, en contra de que ocurre para su visión hacia los valores más castigados, se fundamenta en la consideración de que la reciente remontada de las bolsas a esta orilla del Atlántico sí que ha tocado techo por ahora.

Potencial bajista

En opinión de la firma, la recuperación de un 40% para el índice Stoxx Europe 600 desde sus mínimos de marzo es más que suficiente según están ahora mismo las cosas en el viejo continente. En este sentido, el informe de estrategia al que ha tenido acceso Invertia apunta que “con un escenario base macroeconómico que implica un potencial bajista de corto plazo superior al 10%”.

Con el objetivo de quedarse a cubierto de este potencial riesgo bajista, Bank of America aconseja vigilar muy de cerca la evolución de los índices PMI. Con la previsión de que este termómetro de la actividad económica “retomará su crecimiento para alcanzar un nivel de 56 en el primer trimestre”, se apoyan en el convencimiento de que el recurso a “la imposición de medidas de ajuste leves” en lugar de confinamientos severos permitirá seguir los pasos de EEUU, donde la economía se ha visto menos dañada.

"Demasiado pesimista"

Estas son las premisas en las que la entidad estadounidense justifica que “los bancos europeos aún no han reaccionado al repunte del impulso del crecimiento y al fuerte endurecimiento de los diferenciales crediticios de los últimos meses”. Unas circunstancias por las que reiteran su consejo de sobreponderar posiciones en un sector determinante en el devenir del índice de referencia del mercado bursátil español, el Ibex 35.

La estrategia de la firma estima que el mercado se está comportando de manera “demasiado pesimista” con los bancos por temor a un repunte de la morosidad o la introducción de nuevas medidas que podrían resentir su generación de beneficios. Sin embargo, la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, se ha mostrado en las últimas semanas más partidaria de “recalibrar” en programas de compra de bonos y subastas de liquidez que en el ámbito de los tipos de interés.

“Los bancos suelen tener un rendimiento inferior a su trayectoria implícita en el PMI cuando caen los rendimientos de los bonos”, señala el informe. Y conviene recordar que los papeles españoles vienen rondando mínimos históricos en las últimas semanas, al punto de que se han quedado a solo dos centésimas de igualar estos registros, vigentes desde el verano del año pasado, cuando se vio al bono a diez años marcar tipos del 0,044%.