Los bancos españoles han pisado el acelerador en la nueva ronda de fusiones y los inversores se han apresurado a una oportunista toma de posiciones que, en muchos casos, se ha traducido en fuertes y recientes subidas en bolsa. Sin embargo, a pesar de las incertidumbres reinantes y los vaivenes del mercado, los analistas aún conceden margen a tres entidades para engordar la remontada.

Noticias relacionadas

De entre los ocho bancos comerciales que cotizan en la bolsa española, el que más recorrido tiene para seguir en la brecha alcista iniciada en los últimos meses es Unicaja. El andaluz cuenta con potencial alcista de consenso del 14,6%, hasta los 0,81 euros por acción en los que los expertos fijan su precio objetivo.

Y eso después de haber acumulado una revalorización cercana al 18% en los últimos tres meses. Así, los preparativos de una posible fusión con Liberbank parecen sentarle bien a Unicaja.

A pesar de que el sureño aún sufre la pérdida de un 27% de su capitalización en lo que va de año. Un porcentaje que le deja como el cuarto a la cola en este doloroso ranking en el que, precisamente, su posible compañero de viaje resulta el menos castigado, con un retroceso acumulado que se limita al 17%.

El potencial alcista no es el único indicador que invita a pensar que todavía no es demasiado tarde para tomar posiciones en Unicaja. Un 78,6% de los analistas que más de cerca siguen su evolución recomiendan la compra, el porcentaje más elevado de todo el sector. Además, ni uno solo de los expertos consultados por Refinitiv considera que sea momento de vender sus acciones.

Los decanos

La segunda posición, tanto por margen para la remontada como por consejos de compra, es para CaixaBank. La entidad disfruta en la actualidad de un precio objetivo de 2,31 euros por acción, una cota que dista un 6,5% de su actual cotización. Eso es lo que su gráfica podría sumar al 11% de remontada que acumula en los últimos tres meses y ha amortiguado su retroceso anual al 22,5%.

De los 23 analistas que vigilan su evolución bursátil, solo uno se decanta por la venta de acciones, mientras que una aplastante mayoría de 17 -que representan un 73,9% del total- invitan a sus clientes a engordar carteras. Los que se decantan por la prudencia de mantener posiciones son cinco, un 21,7% del nutrido grupo de expertos que emiten opinión sobre la entidad.

El panorama que se dibuja para Bankia, su compañera de viaje según el proyecto de fusión más avanzado de todo el sector, es muy diferente. En el caso de la heredera de Caja Madrid, el precio objetivo de 1,28 euros por acción que marcan los expertos indica un potencial bajista del 13% desde su actual cotización, a la que ha llegado tras remontar un 31% en el último trimestre.

A pesar de este reciente avance, el presidido por José Ignacio Goirigolzarri acumula pérdidas por el 22,7% de su capitalización desde que empezó el año, de manera que ahora ronda los 4.500 millones de euros. Aquí, son mayoría los que aconsejan mantener (11 de 21 expertos), mientras que solo dos más recomiendan comprar que vender: cuatro frente a seis.

Blanco de bajistas

El tercero del grupo para aquellos inversores rezagados con intención de sacar tajada del impulso de los movimientos del sector a su cotización en bolsa es Bankinter. El dirigido por María Dolores Dancausa es el único para el que los analistas no ven una pareja de baile clara. Es más, la entidad ha reafirmado sus planes de escindir como cotizada independiente a su aseguradora Línea Directa.

Su potencial alcista de consenso alcanza un mucho más moderado 3,7% que corre el riesgo de esfumarse con cualquier bandazo en los próximos días. Eso sí, también de engordar si en las próximas sesiones tocara corregir la euforia desatada en las últimas jornadas.

El precio objetivo de consenso alcanza los 4,44 euros para Bankinter y un 33% de los analistas aconseja comprar sus acciones frente al 24% que se decanta por vender. Los que apuntan a mantener posiciones son mayoría simple, con un 43%. No obstante, el banco se ha convertido recientemente en blanco de varios hedge funds que apuestan contra su evolución en bolsa.

Los protagonistas de la última posible operación corporativa que ha saltado a la palestra son los dos del sector que los analistas consideran más agotados. A pesar de que el anuncio de la apertura de “un proceso de revisión recíproco” asegura una acelerada revisión de previsiones en los próximos días, lo cierto es que hoy por hoy parecen ser los menos indicados para beneficiarse de las escapadas alcistas del sector que estén por venir.

Campanas de boda

Banco Sabadell cuenta con un potencial bajista del 16,5% hasta los 0,35 euros por acción que le marca el consenso de los analistas consultados por Refinitiv. Siempre según datos extraídos de esta plataforma, su remontada del 25% en los últimos tres meses tan solo ha servido para suavizar al 59,8% su caída anual acumulada, la más gravosa de todo el sector. Solo dos firmas de inversión de un total de 23 aconsejan la compra de sus acciones frente a ocho que aconsejan vender.

En el caso de BBVA, la remontada del 45% que acumula en el último trimestre es, además de la más abultada del grupo, responsable en buena parte de que se le haya agotado el potencial alcista. Hasta los 3,11 euros por acción que señalan los expertos, el recorrido es de un 15% hacia abajo desde el cierre de este lunes en el que anunció la venta de su negocio en EEUU.

De hecho, parte de los fondos conseguidos en esta transacción -que se liquidará íntegramente en efectivo- irán previsiblemente destinados a la compra del Sabadell. Un anuncio que se confirmaba ya con el mercado cerrado a negociación pero que, entre especulaciones, resultaba en la mayor brecha alcista al favor del que preside Carlos Torres en la historia: avances del 15,2% frente a un 3,3% de media para el sector.

La pareja de baile de la entidad con más potencial del mercado español no corre una suerte ni parecida a la de esta. Aunque Liberbank cuenta con mayoría absoluta de consejos de compra, con un 57% frente al 7% que recomienda vender, su precio objetivo de consenso se queda corto frente a lo que actualmente marca su gráfica. Más concretamente, los 0,27 euros que señalan los analistas están un 2,7% por debajo de su precio en bolsa.

Dividendo en ciernes

El repaso del sector para oportunistas rezagados se completa con Santander, que además tiene abierto un scrip dividend que permite la entrada de nuevos inversores a razón de una acción nueva de asignación gratuita por cada 22 derechos de suscripción que se aglutinen en cartera. En este caso, los pronósticos también son negativos, pero más livianos.

Los 2,3 euros por acción que marcan su precio objetivo de consenso suponen un potencial bajista del 2,2% para el banco que preside Ana Botín. La entidad es compra para 13 de los 28 analistas que siguen de cerca la evolución de su negocio y cotizaciones, venta para solo cuatro y mantener es la opción para 11 de estos expertos.