Mercados

El oro se reivindica como activo refugio en pleno desplome del bitcóin

El oro recupera parte de su viejo brillo con el desplome de las bolsas. El metal hace gala de su carácter refugio con alzas que el bitcóin ha sido incapaz de imitar.

22 noviembre, 2018 05:00

La revalorización del oro en la última semana alcanza un 2,6%. De los 1.999 dólares a más de 1.230 por onza. En el mismo tiempo, el Ibex 35 ha perdido un 3% y la capitalización del tecnológico Nasdaq ha menguado un 4,4%. Este repunte supone la mayor subida del metal en las últimas cinco semanas y la consolidación de los 1.200 dólares que a mitad de mes llegaban a verse comprometidos en el mercado de materias primas.

Este empujón sirve al oro para reivindicarse como valor refugio por excelencia después de haber permanecido impasible, e incluso haberse depreciado, en los últimos episodios recientes de volatilidad en los mercados. Pero los analistas destacan que, sobre todo, lo que ha contribuido a restaurar su percepción de solvencia en tiempos de turbulencia ha sido la abrupta caída del 30% que en esta misma semana se ha apuntado el bitcóin: desde 6.464 dólares hasta llegar a perder los 4.500 `billetes verdes¿, su precio más bajo desde octubre de 2017.

Además, desde los casi 20.000 dólares a los que escaló en diciembre de 2017, la divisa digital acumula un descenso próximo al 80%.

El comportamiento ha sido tan dispar entre el activo refugio de toda la vida y el que muchos proclaman como el `nuevo oro¿ que en este periodo un bitcóin ha pasado de valer lo que 5,39 onzas de oro a no bastar para comprar 3,7 onzas. Por si fuera poco, la virulencia de movimientos de la criptodivisa frente a la relativa estabilidad del oro viene a confirmarle como depósito de riqueza en tiempos de volatilidad mientras que la moneda virtual sigue abonada a los bandazos de cotización.

Los defensores del oro como refugio explican que, además, el reciente desplome del bitcóin no ha sido un hecho aislado de esta moneda. Sus `hermanas menores¿ han replicado en mayor o menor medida estas caídas.

Tanto es así que el ethereum ha perdido su puesto como segunda criptodivisa más valiosa del mundo, pues su valor ha caído un todavía más sonoro 35% hasta mínimos de 13 meses. Un retroceso suficiente para que el ripple le haya tomado la delantera, pues apenas ha cedido un 15,8% en la última semana. Es, de hecho, el mejor comportamiento de entre las principales monedas digitales para las últimas sesiones.

La suma de factores de riesgo que han desencadenado esta última y pronunciada corrección de los mercados es el factor diferencial al que apunta Jesse Cohen, analista senior de Investing.com. Frente a otros episodios en los que el foco de tensión ha estado localizado, ahora han confluido la incertidumbre del Brexit, el temor a que la Reserva Federal de EEUU (Fed) pueda cometer algún error en su senda de endurecimiento de los tipos de interés y una mayor volatilidad en renta variable, petróleo y otros activos.

En su opinión, no es descartable ¿un rally de aquí a fin de año que lleve al oro a alcanzar los 1.300 dólares por onza¿. Antes de llegar a esa cota, Miguel Momobela, analista de XTB, considera que, a pesar del acompañamiento de ¿un escenario macroeconómico convulso y un tanto desalentador para la renta variable¿, debe enfrentarse a la resistencia de los 1.234 dólares por onza. En esta senda, el experto considera que el principal riesgo para que se frenen las subidas está en ¿las expectativas de revalorización del dólar¿, que acostumbra a moverse en sentido inverso al preciado metal.

Los datos del mercado de fondos cotizados (ETF, por sus siglas en inglés) también dan cuenta de que esta vez los inversores sí que han buscado el oro para cubrir sus carteras. Ante la escasa oferta de alternativas propiciada por la caída de las criptomonedas y el temor a que la caída de las bolsas no haya hecho más que comenzar una corrección más profunda de medio plazo, 47 millones de euros han entrado en ETF sobre el oro solo en Europa y solo en el último mes. Así, es la materia prima en la que más capitales han entrado en las últimas semanas, según datos de Bloomberg y Amundi, a una más que holgada distancia de la plata, donde se han producido suscripciones por cuatro millones de euros.

Desde la gestora especializada Wisdom Tree señalan que ¿el pesimismo actual sobre el oro parece excesivo¿ una vez que ha perdido un 4% de su valor en los últimos tres meses. Una caída que consideran ¿injustificada¿ incluso considerando los muchos factores que atenazan la confianza de los inversores. Es así que la previsión de esta firma es que cada onza alcance los 1.270 dólares a fin de año y dentro de doce meses se hayan revalorizado un 7% hasta los 1.320 dólares.

En opinión de Nitesh Shah, director y estratega en materias primas de la casa, ¿ha habido muchos comentarios sobre la pérdida de fe de algunos inversores en el preciado metal como activo refugio porque no había logrado apreciarse durante la reciente caída de los mercados emergentes¿. Sin embargo, para el experto no se trata tanto de una mudanza hacia `nuevos oros¿, sino de que ¿los mercados de renta variable desarrollados permanecieron fuertes durante este periodo¿, lo que habría llevado a los inversores a ¿no buscar ningún activo refugio¿.