Por sorpresa. Así ha pillado a los principales socios españoles de Prisa (incluidos Telefónica, el Santander o la familia Polanco) el anuncio de Vivendi de que está dispuesta a comprar títulos por hasta el 29,9% de la compañía. Es decir, que intenta hacerse con el control del grupo.

Noticias relacionadas

Así lo explican a EL ESPAÑOL-Invertia diversas fuentes que coinciden en que una persona sí está al tanto de la operación: Joseph Oughourlian, actual presidente de la compañía, líder de Amber Capital y máximo accionista de Prisa.  

Es cierto que, como ha contado este diario, el grupo francés de medios de comunicación ha dejado entrever en varias ocasiones su intención de crecer en el accionariado de Prisa. Sin embargo, nadie esperaba que aspirase a una operación de control y, desde luego, que lo hiciera en este momento. 

Las fuentes consultadas explican que aún es muy pronto para que los distintos accionistas tomen posiciones, pero algunas señalan que existe un cierto malestar por el proceder de la compañía que lidera Arnaud de Puyfontaine como CEO. Sobre todo porque se consideraba a Vivendi como uno de los actores clave que buscaba dar estabilidad a Prisa junto a Amber Capital (29,8%) y Telefónica (9,4%). 

Opciones abiertas

Ahora, sin embargo, las cosas cambian. Vivendi aspira a tener la misma representación que Amber Capital. Se abren, por tanto, dos opciones. La primera, que trate de repetir la operación que hizo a principios de año comprando los títulos a HSBC. Por tanto, se decantaría por intentar comprar las participaciones a otros minoritarios como Telefónica, Rucandio (7,6%), Al Thani (5,14%), el mexicano Alcántara (5%), Carlos Slim (4,3%) o el Santander (4,14%). La diferencia está en que en enero era el banco de inversión quieel que quería vender, y ahora tendría que lanzar una oferta para los posibles interesados. 

Esta opción le llevaría, además, a tener que compartir el poder con Amber Capital, algo que no les resultaría desconocido ya que Vivendi y el fondo de inversión ya son socios en Lagardère. Allí ambos grupos suman el 40% del capital del conglomerado de medios. 

La compañía es editora de grandes cabeceras como Paris Match, Le Journal du Dimanche o Elle, pero también de radios como Europe 1, RFM o Virgin Radio. 

La otra posibilidad (y parece que más realista, según fuentes consultadas) es que Amber Capital esté preparando su salida del Grupo Prisa y se plantee la venta de todos o parte de sus títulos al grupo de medios francés.

Se produciría una operación muy similar a la que se está llevando a cabo en Francia, en donde Vivendi va a comprar al fondo de inversión su 18% en Lagardère por 610 millones de euros, una operación que le obligará a lanzar una OPA por la compañía. Un proceso que culminará allá por diciembre de 2022, dado que requerirá de las autorizaciones de los reguladores franceses y europeos. 

Ante esta situación desde Vivendi ya se han apresurado a asegurar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que "en la actualidad no está en negociaciones o conversaciones con ningún accionista de PRISA para la adquisición de dichas acciones". 

La TDT 

El partido acaba de comenzar y los movimientos se van a suceder. Ahora se abren seis meses hasta que el Ejecutivo decida si autoriza o no a Vivendi a hacerse con hasta el 29,9% de las acciones de la compañía de medios. Un paso previo que es necesario en virtud de la norma aprobada en plena pandemia para blindar a las compañías estratégicas de la llegada de inversores extranjeros. 

Será el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio que lidera Reyes Maroto el que lidere el análisis de la operación. Ya hay voces que alertan de la deriva que los medios controlados por Vivendi en Francia están adoptando en los últimos tiempos, con apoyo al ultraderechista Éric Zemmour que podría anunciar su candidatura a las presidenciales de 2022. 

Sin embargo, tampoco se puede olvidar que Vivendi lleva meses trabajando el terreno en España. Este diario ya ha contado que el CEO de la compañía francesa, Arnaud de Puyfontaine, ha visitado Madrid en distintas ocasiones para ganar apoyos que le permitan hacerse fuerte en Prisa. 

El pasado mes de enero se reunió con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un encuentro propiciado por el propio Gobierno francés. Una cita en la que Puyfontaine ya expresó al Ejecutivo su intención de invertir en el mercado audiovisual español, sector donde el Gobierno prepara una serie de ventajas fiscales para la llegada de inversores extranjeros. 

No sólo eso; Vivendi también se ha mostrado interesada en lograr una licencia de TDT en abierto. Una frecuencia que se sumaría a las sinergias audiovisuales con Prisa. 

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información