Las vicepresidentas Teresa Ribera y Nadia Calviño.

Las vicepresidentas Teresa Ribera y Nadia Calviño. EP

Energía

Ribera y Calviño defienden que España será "solidaria" con la UE, pero sin restringir el gas a los consumidores

Calviño cree que las medidas de ahorro de energía propuestas por Bruselas no han de ser iguales para todos los países.

20 julio, 2022 15:04

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera y la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, han afirmado que España será solidaria con el resto de Europa. Eso sí, "no a costa de los consumidores domésticos e industriales".

Ribera ha viajado este miércoles a Bilbao para visitar el proyecto de investigación, desarrollo e innovación "H2Sarea" flotante y asistir a la inauguración de la plataforma de ensayo para prototipos de energía eólica marina "DemoSATH".

En declaraciones posteriores a los periodistas, la ministra ha destacado que el Ejecutivo "está comprometido" con los consumidores, tanto domésticos como industriales. "España va a ser solidaria con el resto de Europa, pero nuestra solidaridad es mucho más útil si podemos hacer uso de nuestras infraestructuras para poder aportar gas al resto de los europeos, pero no a costa de unos consumidores domésticos e industriales que vienen pagando desde hace mucho una factura muy elevada, por ser precisamente una isla energética", ha puntualizado.

Puerto de entrada de gas a Europa

También ha señalado que España es "el principal puerto de entrada de gas natural licuado a Europa", lo que "se ha reflejado en facturas de consumidores domésticos e industriales de gas que, por tanto, no se merecen el dar restricciones".

"Sí creo que hay que apostar por el ahorro y la eficiencia, sí creo que hay que buscar de qué modo se pueden sustituir unos consumos por otros, hasta donde se puedan sustituir, pero no consideramos la hipótesis de introducir racionamientos ni restricciones a ningún tipo de consumidor", ha manifestado.

En esta línea, Nadia Calviño considera que las medidas de ahorro de energía ante el posible corte de suministro de gas ruso no pueden ser lineales para todos los países. Y ha añadido que "cada uno tiene una situación diferente". También ha puesto como ejemplo que España está exportando electricidad a Francia.

[La UE pide poderes especiales para obligar a recortar el consumo de gas a los Estados]

En una entrevista en TV3, Calviño ha dicho que, ante la posibilidad de que haya decisiones aún más negativas en el ámbito de la energía para la UE en otoño, la situación es muy distinta según los países, ya que Alemania, Italia o Polonia, por ejemplo, son muy dependientes del gas ruso.

Caber recordar que la Comisión Europea presenta este miércoles en Bruselas sus propuestas para que la población de la UE ahorre energía ante la llegada del invierno y la posibilidad de que Rusia decida cortar el suministro de gas en respuesta a las sanciones por la invasión de Ucrania.

"La necesidad de adaptación es más intensa que en el caso de España", ha apuntado, porque nuestro país tiene una gran capacidad de almacenamiento, diversificación de fuentes y una gran penetración de las energías renovables que nos ponen en una situación "relativamente más favorable a la de otros países", ha señalado.

"España tiene que ser solidaria en este contexto como otros lo han sido con nosotros cuando nos golpeó la pandemia", ha dicho.

Alza de los precios

En este sentido, ha asegurado que España está en muy buena posición para convertirse en un nodo, en una puerta de entrada de la energía en Europa.

"Nos podemos convertir en uno de los principales elementos de garantía y de seguridad energética en Europa", ha dicho. A la vez que ha reiterado que el corte total del suministro de gas y de petróleo ruso supondría un alza de los precios y un impacto sobre las economías que más dependen de él.

Calviño también ha asegurado que la subida de tipos de interés no afectará a los presupuestos generales del Estado porque el Gobierno ha sido "muy prudente a la hora de prepararlo", y ello les ha permitido revisar a la baja el coste de la deuda.