Presidente y director general de UNESID, Bernardo Velázquez y Andrés Barceló.

Presidente y director general de UNESID, Bernardo Velázquez y Andrés Barceló. UNESID

Energía

La industria siderúrgica sitúa en 42 euros/MWh el precio energético "competitivo" para mantener la producción

UNESID, la patronal del sector, reconoce que el mercado de PPAs está totalmente paralizado porque no hay ofertas con los altos precios energéticos.

23 junio, 2022 17:39

La patronal de la industria siderúrgica en España, UNESID, ha reclamado unos precios "competitivos" de la energía para que el sector del acero pueda mantener los niveles de producción. Y de hecho pone una cifra, 42 euros/MWh. "Es el precio al que la industria francesa compra a la generación nuclear del país", señala en un encuentro con los medios Bernardo Velázquez, presidente de la asociación y consejero delegado de Acerinox.

"El precio más competitivo que podríamos tener es el mismo que el de Francia, con eso nos conformábamos", confirma Andrés Barceló, director general de UNESID. Mientras tanto, espera que el megavatio hora en España se estabilice entre los 130 y 160 euros.

También recuerda que "se hizo un estudio de qué porcentaje de grandes industrias, no solo siderúrgicas, compraban en el mercado diario, en el spot, y el 90% lo hace, solo un 10% tiene un acuerdo bilateral a largo plazo".

[La siderúrgica española Unesid pide un precio de la energía "estable y predecible"]

Medidas frente a la crisis

En relación a las medidas que se han propuesto desde el Gobierno para hacer frente al incremento de los precios, el presidente de la asociación, Bernando Velázquez, ha reconocido los esfuerzos realizados, pero ha expresado que las rebajas fiscales no reducen los costes energéticos a los que se enfrentan las empresas, "aunque son positivas para las familias".

Además, Velázquez ha solicitado "un marco estable" en el que poder producir, en un momento en el que "no existe la estabilidad". Pese al contexto actual, el presidente de la patronal siderúrgica ha destacado la recuperación de la actividad en 2021, que alcanzó en dicho ejercicio 14,2 millones de toneladas producidas, un 27% más que en el año precedente.

No obstante, la actividad siderúrgica se redujó ligeramente en el primer trimestre de este año, principalmente por los costes energéticos y el paro de los transportes, quedando en una cifra algo inferior al millón de toneladas producidas.

Alta demanda

Respecto a las previsiones para el año 2022, el director general de Unised, Andrés Barceló, ha manifestado que no esperan que el sector afloje su actividad, ya que "la cartera de pedidos se mantiene fuerte", aunque la producción estará marcada por la evolución de la economía.

"Somos un sector muy cíclico, dependiente de la buena marcha de la economía", ha apuntado por su parte el presidente de Unesid.

Entre los motivos que llevan a pensar en que no se reducirá la actividad se encuentra la importancia y el peso que tienen las acerías en todas las actividades industriales, incluso para mantener a las renovables. "Frente a los problemas, que los hay, no nos podemos permitir caer en el pesimismo", ha expresado Barceló.

Asimismo, los responsables de la asociación esperan que no se repitan paros en el sector del transporte, ya que no solo suponen un problema en el sector sino que crean un "agujero en toda la economía".

"Confío en que no vuelva a pasar", ha concluido el director general.

Situación del sector

El presidente de UNESID llamó la atención sobre el hecho de que la energía, la transición ecológica y el medioambiente están detrás de una profusión de regulaciones generadas en el último año.

Unas de ellas provienen del ámbito comunitario (paquete “Fit for 55” con 14 propuestas; Directiva sobre Diligencia Debida en Sostenibilidad Corporativa, Directiva de Emisiones industriales, …), y otras son nacionales, como los diferentes RDL para paliar los efectos de la guerra o controlar el precio de la energía.

A todo ello hay que sumar, en otra área, la reforma laboral de 2021, que podría completarse ahora en una segunda vuelta. Bernardo Velázquez, tras señalar todos estos vaivenes, reclamó que “es necesario contar con estabilidad regulatoria para facilitar la inversión, imprescindible en los próximos años, permitiendo a las empresas hacer previsiones y tomar decisiones informadas”.

La industria siderúrgica española recicló en sus hornos, en 2021, casi un 22% más que en el ejercicio precedente, alcanzando los 11,1 millones de toneladas de chatarra convertidas en nuevos aceros, la cifra más alta del último lustro.

El sector, comprometido firmemente con la sostenibilidad, es campeón nacional del reciclaje. Además, realiza un uso eficiente de los recursos hasta aprovechar casi el 80% de los residuos y subproductos que genera en sus procesos, con una ratio de recirculación de agua superior al 90%. Cada tonelada de acero producida en España conlleva unos 7 euros en inversiones medioambientales.