La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Energía

La ola de calor desbarata los cálculos de Ribera en el precio de la luz y desata el caos en el primer día del tope al gas

¿Ha subido o bajado la luz con la medida estrella del Gobierno para frenar los precios eléctricos? Nadie se pone de acuerdo, solo en que ha sido un fiasco.

15 junio, 2022 02:48

La 'excepción ibérica', la medida estrella del Gobierno para frenar la escalada de los precios de la luz poniendo un tope al gas, se ha estrellado en su primer día de puesta en marcha. Pero nadie se pone de acuerdo en cuánto ha fallado. Unos dicen que la luz ha bajado un 6%, otros que un 10%, pero también hay quien dice que se ha encarecido más de un 5%.

Hay que hacer auténtico encaje de bolillos para entender el sistema que el Gobierno ha defendido a capa y espada en Europa y así conseguir una bajada temporal en la factura de la luz de los hogares acogidos al PVPC (tarifa regulada).

Sin embargo, el primer día ha coincidido con la primera ola de calor de 2022 que es más larga de lo normal, al menos durará hasta el domingo, prácticamente afecta a toda la península y con termómetros por encima de los 40ºC. 

Esto ha provocado que se desboque el consumo eléctrico del aire acondicionado en todo el territorio. De los 23.583 MW de hace justo una semana (7 de junio, datos de eSios de REE), el martes 14 de junio se ha disparado hasta los 34.131 MW. Es decir, se necesita un 44% más de generación para cubrir la demanda. 

¿Más cara o más barata?

Difícil saberlo. Según fuentes del sector eléctrico, "se ha fijado un precio en el mercado mayorista de 165 euros, a lo que hay que sumarle el cargo que pagará la demanda por subvencionar al gas. Según OMIE, será de 59 euros de media. Este coste, que se calcula de manera horaria, puede llegar a rebasar incluso los 78 euros. De esta forma, el precio que pagarán los clientes de la tarifa regulada será de 224 euros de media".

"El precio sin aplicar el tope al gas hubiese sido de 237 euros, lo que supone entonces una rebaja solo del 6% para los clientes vinculados al PVPC. No obstante, los grandes perjudicados serán las empresas que tengan un contrato a precio fijo y lo hayan renovado desde finales de abril, que sufrirá un recargo de media de casi 60 euros".

[Argelia cesa al ministro que ordenó congelar el comercio exterior con España]

Otras fuentes del sector eléctrico apuntan que "aunque en la subasta el precio de la luz ha caído un 22,6% con la aplicación del tope al gas, a esa cifra hay que sumarle el coste de financiación del diferencial de precios a los ciclos combinados, entre 30 y 35 euros".

"Por tanto, no hay una bajada del 22,6%, sino que al final el precio quedaría entre los 190 y los 200 euros y el descenso de precios respecto al día anterior sería de menos del 10%".

El Gobierno defiende la medida

Por su parte, fuentes del Gobierno señalan que "en un contexto de precios eléctricos al alza en la UE (en Francia se han registrado 233 euros/MWh, en Alemania 212 euros/MWh y en Italia 250 euros/MWh), España lo rebaja un 23%".

"En ausencia del mecanismo, cuya correcta aplicación está supervisando la CNMC, los precios en España habrían subido hasta el entorno de los 240 euros/MWh, lo que pone de manifiesto su eficacia". 

"Voy a romper una lanza en relación al RDL 10/2022 del mecanismo de ajuste de tope al gas", explica por su parte Javier Colón, socio fundador y gerente de la consultora especializada en energía Neuro Energía

"El precio final ha salido en 225 euros/MWh. No es excesivamente alto. Conviene destacar que se ha alcanzado, de lejos, la mayor producción en el mercado diario con ciclos combinados en los últimos años. Han entrado ciclos al mercado que habitualmente están totalmente parados, con el consiguiente coste y menores eficiencias".

"En gran parte por la ola de calor que estamos viviendo, de las mayores para esta época del año, con un nivel de producción eólica muy escaso (incluso para esta época del año)".

"Lo que debe tranquilizarnos es que, aparentemente, el porcentaje de demanda que paga el mecanismo se encuentra en niveles del entorno del 55%, que habrá que concretar. Esta es una muy buena noticia y el mecanismo también nos protegerá si el precio del gas continúa aumentando, como lo está haciendo en el día de hoy".

La ola de calor ha elevado la demanda casi 80 GWh, hay poca producción eólica (ha caído a 78 GWh) y las plantas de gas alcanzarán su máxima producción en el último año, 373 GWh. Como resultado de estas circunstancias excepcionales, el coste del ajuste ha ascendido a 59 euros/MWh, lo que eleva el precio total a 225 euros/MWh.