Los regantes temen que las nuevas tarifas eléctricas disparen su factura

Los regantes temen que las nuevas tarifas eléctricas disparen su factura

Energía

Los regantes temen que las nuevas tarifas eléctricas disparen su factura

Fenacore considera esta subida "como un mazazo" para los regantes, después de que su factura eléctrica haya subido más del 120% desde 2008. 

28 mayo, 2021 12:58

Noticias relacionadas

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) teme que las nuevas tarifas eléctricas, que entrarán en vigor el próximo 1 de junio, acaben por disparar la factura energética por los excesos de potencia. Por eso, ha recomendado evitarlos en la medida de lo posible y realizar ajustes en las potencias contratadas y las horas del día óptimas para el consumo de energía.

Fenacore considera esta subida "como un mazazo" para los regantes, después de que su factura eléctrica haya subido más del 120% desde 2008. Es un encarecimiento que, además de suponer un freno para el proceso de modernización, no se entiende que responda a los esfuerzos que han realizado para ahorrar un 16% en el consumo de agua durante la última década.

Por ello, Fenacore pidió recientemente complementar los cerca de 560 millones de euros que recogen los fondos europeos para modernización de regadíos con el desarrollo de una disposición reglamentaria para que los regantes puedan firmar dos contratos eléctricos al año -tal y como se aprobó en la disposición final de la Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021-.

Según sus cálculos les permitiría ahorrar al menos un 20% de sus costes eléctricos, contribuyendo asimismo a modernizar el casi millón de hectáreas aún pendiente.

Fenacore ha señalado que los cambios tarifarios conllevan una modificación y un desdoblamiento en los precios del término de potencia y de energía, así como la desaparición de los tres periodos y la instauración de seis.

Según el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, los cambios que entran en vigor el martes "incrementarán aún más el recibo", lo que constituye uno de los principales lastres para la competitividad de un sector que ocupa el segundo puesto en el ranking de los consumidores de energía.

"El abaratamiento de la factura eléctrica es imprescindible para avanzar en la modernización de regadíos de casi el millón de hectáreas aún pendiente y, así, poder producir más alimentos usando menos agua", ha añadido.