Francisco Reynés, premio a la mejor gestión empresarial

Francisco Reynés, premio a la mejor gestión empresarial

Energía

Naturgy registra pérdidas de 347 millones en 2020 al caer el valor de sus activos

El fuerte impacto de la Covid ha provocado que 2020 sea uno de los ejercicios más complicados con caída de la demanda generalizada..

4 febrero, 2021 09:20

Noticias relacionadas

Naturgy registró unas pérdidas de 347 millones de euros en el año 2020, frente a las ganancias de 1.401 millones de euros el ejercicio anterior, tras apuntarse un deterioro de 1.363 millones de euros por una nueva revisión en la valoración de activos, principalmente de generación convencional en España, informó la compañía.

La compañía asegura que ha sido un ejercicio marcado por el impacto económico y social de la pandemia y un escenario energético adverso con una caída generalizada de la demanda energética.

Además, ha llevado a cabo durante el último trimestre una revisión de valoración de determinados activos que se ha traducido en un impacto de 1.363 millones de euros. Afecta principalmente a la generación convencional en España (1.145 millones de euros) y a las actividades de gas en Argentina (198 millones de euros).

Desconsolidando el EBITDA de CGE, el EBITDA ordinario en el periodo se situó en 3.714 millones, un 14,6% inferior que el año anterior. A perímetro constante el EBITDA ordinario se habría situado en 3.964 millones de euros, cumpliendo con el guidance de EBITDA ordinario para 2020 de 4.000 millones a pesar del complicado escenario. El beneficio neto ordinario alcanzó los 872 millones.

En el ejercicio, la deuda neta de la compañía se situó en 13.612 millones, casi un 11% menos, sin reflejar aún los ingresos antes de impuestos de 2.570 millones esperados al cierre de la venta de CGE Chile. En 2020, el coste medio de la deuda bruta mejoró hasta el 2,5% frente al 3,2% del ejercicio 2019. A cierre del año, la liquidez total del grupo ascendió a 9.475 millones.

El presidente de la compañía, Francisco Reynés, ha señalado que “la capacidad de adaptación que ha demostrado Naturgy en este difícil contexto y cómo la compañía ha destacado en el escenario energético a nivel internacional frente al resto de competidores, gracias a su crecimiento en tecnologías limpias y su apuesta por nuevos negocios, como es el gas renovable, impulsando la digitalización e innovación en todas las áreas del grupo”.

Caída de la demanda

La Covid impactó en la actividad operativa del ejercicio, principalmente debido a la menor demanda energética a nivel global. Así, la demanda de electricidad y gas en España disminuyó en promedio un 5,5% y un 6,2% respectivamente, durante 2020 en comparación con 2019.

Asimismo, la demanda de electricidad y gas en las regiones latinoamericanas en las que opera Naturgy experimentó un descenso medio del 2,8% y del 8,3%, respectivamente.

Así, el consumo de gas y electricidad en España cayó un promedio de 6,6% y un 8%, respectivamente, durante el pasado ejercicio. De manera similar, la demanda energética también experimentó una disminución en las regiones latinoamericanas donde opera la compañía.

Además, y desde la aparición de la pandemia, las monedas latinoamericanas se han depreciado significativamente frente al euro y su evolución sigue siendo incierta. En concreto, las divisas tuvieron un efecto negativo de 175 millones de euros y 53 millones de euros sobre el Ebitda ordinario y el beneficio neto consolidado, respectivamente.

El menor consumo de energía y los recortes de producción a nivel mundial se ha traducido en una volatilidad significativa y una disminución sin precedentes de los precios de las materias primas en los principales mercados. Incluye una disminución de los precios del gas en los principales índices de gas (HH -22% y NBP -29%) y una disminución en los precios de la electricidad en el mercado mayorista (el pool español disminuyó en un 29% de media durante el periodo).

Negocio renovable

La compañía ha avanzado en la consecución de sus compromisos y está enfocada en una nueva etapa de transformación. Así ha quedado de nuevo demostrado tras la reciente adquisición de proyectos renovables en Estados Unidos con la compra de Hamel Renewables, que cuenta con una cartera de proyectos de 8 GW en energía solar y 5 GW en almacenamiento.

Destaca también el resultado positivo conseguido en la subasta celebrada en España, donde resultó adjudicatario de un total de 235 MW (38 MW eólicos y 197 MW fotovoltaicos) repartidos entre las tecnologías eólica y solar fotovoltaica. Esto pone en valor la cartera de proyectos renovables en la que lleva trabajando durante estos últimos años, y que le ha permitido configurar un porfolio realmente competitivo y optimizado.

La adjudicación en esta subasta se encuentra alineada con los objetivos de crecimiento de la compañía y se une a los más de 300 MW que la compañía aprobó a finales del año anterior y que se encuentran actualmente en fase de inicio de construcción.

Durante el pasado ejercicio, Naturgy consiguió importantes avances en Australia, país que se ha convertido en una pieza clave para la compañía ya que, gracias a los últimos acuerdos alcanzados, aumentará su capacidad renovable en este país hasta los 700 MW.

En concreto, el grupo cuenta en Australia con los parques eólicos de 'Ryan Corner' y 'Berrybank', que suman unos 328 MW, además del proyecto también eólico de 'Crookwell 2' (96 MW), actualmente en operación. Además, ultima la autorización de varios proyectos renovables en Australia, que podrían suponer el desarrollo de más de 400 MW de capacidad adicional, que le convertirían en uno de los productores independientes de energía eólica más importantes del país.

La compañía realizó un importante avance en renovables en Chile, donde cuenta con más de 300 MW de capacidad eólica y solar. En Brasil, la compañía tiene en operación 80 megavatios de energía fotovoltaica e instaló sus primeras plantas fotovoltaicas fuera de España. Se tratan de los proyectos de Sobral (30 MW) y Sertao (30 MW) en Piauí, y Guimarania I y II (80 MW), en Minas Gerais.

Proyectos tractores

Naturgy demuestra así ser un agente activo en la transición energética. Prueba de ello, ha sido su papel en la presentación de las llamadas ‘call of interest’ para identificar proyectos tractores de la recuperación económica en el marco de los fondos europeos destinados a la transición energética. La compañía ha identificado oportunidades de inversión por valor de 13.000 millones de euros en los próximos años relacionadas con distintos proyectos en España ligados a los fondos europeos Next Generation.

En el 2020, las inversiones totales fueron de 1.279 millones de euros, de las que un 60% se destinaron a crecimiento.

Además del crecimiento y creación de valor, las líneas de gestión prioritarias del grupo pasan, principalmente, por mantener la reducción de perfil de riesgo a través de la rotación de activos, donde destaca la desinversión del 96,04% de su participación en la chilena CGE por más de 4.300 millones (EV), confirmando la capacidad de la compañía para generar valor para sus accionistas. La transacción está sujeta a las aprobaciones regulatorias y la aprobación de competencia y se espera concluya en la primera mitad de 2021.

Cabe destacar también el acuerdo alcanzado con ENI y el Gobierno de Egipto en relación a la planta de licuefacción de Damietta, propiedad de la joint venture Unión Fenosa Gas (UFG). Las partes implicadas continúan trabajando para completar la transacción durante la primera parte de este año, una vez que se cumplan las condiciones estipuladas. Gracias a este acuerdo, se resuelve una situación compleja que se prolonga desde 2012 y que ha supuesto un consumo destacado de recursos para la compañía.

Todo ello, sin abandonar los objetivos fundamentales como es una estrategia industrial de creación de valor y crecimiento para cada uno de los negocios, así como los objetivos en materia de ESG. En este último, destaca que en 2020 continuó el descenso de las emisiones de gases de efecto invernadero (-7%) y siguió aumentado la paridad de género en la plantilla como consecuencia del compromiso de la compañía con la diversidad y las políticas de igualdad de género.

Dividendos

El Consejo de Administración de Naturgy propondrá a la Junta General de Accionistas el pago de un dividendo final contra 2020 de 0,63 €/acción a abonar durante el primer trimestre de este año. De esta manera, y si los accionistas lo aprueban, este pago se sumará a los dos primeros dividendos a cuenta de 2020, de 0,31 €/acción y 0,50 €/acción, respectivamente; que elevarán a 1,44 €/acción el dividendo total.

Además, y más allá de sus compromisos con sus accionistas, Naturgy completó la amortización de 14.508.345 acciones, con valor nominal de 1 euro cada una. A día de hoy, el capital social de la compañía se sitúa en 969.613.801 acciones, con valor nominal de 1 euro cada una.