Abengoa celebrará este martes, 16 de noviembre, su junta ordinaria de accionistas para ratificar la entrada de los minoritarios en el consejo de administración, aprobar las polémicas cuentas de 2019 y votar si la compañía se persona como perjudicada en la querella contra Urquijo.

Noticias relacionadas

Como era previsible, la Junta se celebrará en la segunda convocatoria. A pesar de ello, el ambiente en la mañana del lunes en el Campus de Palmas Altas, en Sevilla, fue de nerviosismo. 

Esta junta recuperará la presencialidad abandonada en 2019 con motivo de la pandemia de Covid-19 (aunque también se podrá seguir por medios telemáticos) y, además, será la primera en la que se permita la entrada a los periodistas. 

Lo usual habría sido que el lunes no hubiera habido excesiva preocupación por la junta en su primera convocatoria -la tradición manda que se celebre en la segunda-. Con la duda de si el viaje a Palmas Altas iba a ser en vano, los accionistas -y los periodistas por primera vez- pasaron al interior del Campus. 

Parecía que esta vez sí saldría la junta en primera convocatoria, el propio presidente, Clemente Fernández, miraba de reojo el reloj del recibidor. Trasladaban que faltaba por aquel entonces un 0,8% de accionistas para que la junta pudiera dar inicio

Algunos miraban a la puerta giratoria esperando a que alguien más la cruzara. De haber sido únicamente una junta telemática los asistentes no habrían tenido que esperar, pero en esta ocasión sí era mandatorio apurar los últimos minutos por si llegaba algún accionista rezagado.

Las manecillas del reloj superaron casi en diez minutos el mediodía cuando confirmaron que, finalmente, el quórum era del 22% y, por tanto, no se celebraría la junta hasta el martes. Para que esta cita pueda desarrollarse es necesario que se alcance el 25% del capital social de la compañía. 

¿Por qué un 22% si antes se hablaba de que faltaba un 0,8%? Algunos accionistas se retiraron poco antes del inicio. Así que a todos les toca volver este martes a la puerta de Palmas Altas. En el mismo sitio y a la misma hora.

La entrada al Campus de Palmas Altas el lunes Noelia Ruiz

Aprobar las cuentas de 2019

Para que se celebre la junta este martes no es requisito llegar al quórum mínimo del 25% del capital social. Esto solo es necesario en la primera. El primer punto del orden del día será ratificar el nombramiento de Clemente Fernández, Alfonso Murat y Cristina Vidal como consejeros después de que se nombraran por el sistema de cooptación el 1 de octubre.

Ese mismo día, Juan Pablo López-Bravo dimitió como miembro del consejo y, por ello, también de sus cargos como presidente del consejo de administración y de vocal en la Comisión de Nombramientos y Retribuciones.

Ese movimiento fue el que facilitó a Murat convertirse en consejero de la Sociedad. Tanto él como Fernández fueron propuestos por los accionistas minoritarios, agrupados en la sindicatura Abengoa Shares (representan al 21,4%) y, por tanto, será a quienes ellos apoyen.

El segundo punto de la junta consiste en la aprobación de las cuentas del ejercicio de 2019, primera condición para desbloquear el plan de viabilidad y los 249 millones solicitados a la SEPI.

Dichas cuentas fueron rechazadas en la junta del pasado 1 octubre y reflejan unas pérdidas de 487 millones de euros. También se someterá a votación, con carácter consultivo, el informe anual sobre remuneraciones de los consejeros de la Sociedad relativo al ejercicio de 2019. 

El cuarto punto hace referencia a la delegación en el Consejo de Administración para la interpretación, subsanación y ejecución de los acuerdos adoptados. Por su parte, el quinto punto recoge los ruegos y preguntas.

Según fuentes de Abengoa, el lunes fueron muchas las preguntas registradas, unas cuestiones que deben volver a presentarse este martes para que se les pueda dar respuesta. 

La entrada al Campus de Palmas Altas este lunes. Noelia Ruiz

El complemento de los Benjumea

El sexto y último punto del orden del día es el presentado por los Benjumea junto a 64 accionistas más. Inversión Corporativa (IC), que representa el 1,2% del capital de la compañía y que está presidida por Benjumea, presentó un complemento al orden del día para que Abengoa se persone como perjudicada en la querella contra su antiguo consejo.

IC fue el mayor accionista de Abengoa hasta 2015, pero ahora junto a los 64 accionistas solo representa algo más del 3,141% del capital social y el 3,258% de las acciones emitidas con derecho a voto. 

Este complemento pide la "propuesta y aprobación, en su caso, de una instrucción al Consejo de Administración de la Sociedad para que adopte las medidas precisas para que Abengoa se persone como perjudicada en las Diligencias Previas número 1937/2020, que se tramitan por el Juzgado de Instrucción número 8 de Sevilla" frente a los anteriores consejeros -Gonzalo Urquijo, quien lo presidió desde finales de 2016; Manuel CastroJosé Luis del Valle; José WahnonRamón SotomayorPilar Cavero y Josep Piqué- "como a la ampliación de la misma, que se produjo el 28 de julio de 2021 y que, entre otros extremos, solicita la imputación de Christian Anders Digemose".

Con este paso, dichos accionistas pretenden que Abengoa se persone como perjudicada en la querella que actualmente investiga la segunda restructuración de la Sociedad "para acceder a la documentación clave sobre la que se sustentó". Un acceso que el Consejo de Administración presidido por Urquijo "siempre denegó a IC, a pesar de haber solicitado mediante burofax la documentación en varias ocasiones hasta verse obligada a interponer la querella en junio de 2020".