Huisman (ING): A corto plazo es difícil que se den procesos de fusiones en el sector

Huisman (ING): "A corto plazo es difícil que se den procesos de fusiones en el sector"

Empresas

Huisman (ING): "La clave no es el teletrabajo, sino un cambio de mentalidad: compañías que confían en sus empleados"

19 junio, 2020 02:56

Roel Huisman (Países Bajos, 1973) es  es consejero delegado de ING España y Portugal desde noviembre de 2019. Licenciado en Derecho por la Universidad de Leiden (Países Bajos) y máster en general management por CEDEP (Fontainebleu, Francia), lleva más de 20 años vinculado al ‘banco naranja’.

Gran conocedor de la banca digital, todavía está aprendiendo español. Tras aterrizar en España cree que este país cuenta con talento y un "alto nivel de vida" que se deben poner en valor. Pero también recuerda que tiene pendiente mejorar la competitividad y reforzar la digitalización en ámbitos, como la Educación.

Usted representa a un banco de origen neerlandés con un importante negocio en España. ¿Qué opina de los estigmas de los 'países del Sur' que salen a relucir en la Unión Europea en todas crisis?

A pesar de las apariencias, estamos viendo cómo los diferentes países están llegando a un punto común. En la última crisis financiera aprendimos que, como europeos, estamos en el mismo barco y que siempre es mejor llegar a acuerdos que nos hagan posible remar en una dirección común. Creo que, aunque las diferencias son inevitables, prevalecerá un enfoque coordinado y de cooperación.

España recibirá importantes ayudas de la UE a partir de 2021, ¿en qué debería gastar  esos fondos para modernizar la economía?

España cuenta con muy buenas compañías en diferentes sectores que son líderes a nivel mundial. Además, el país tiene una base muy interesante para desarrollar un panorama empresarial competitivo. Un clima favorable para las energías renovables, agricultura, alto nivel de vida para atraer 'hubs', son solo algunos ejemplos. Es clave aprovechar esta gran materia prima para fortalecer la competitividad del país.

En mi opinión, esta crisis nos ha mostrado la importancia de dos tendencias que eran ya imparables y en las que deberíamos continuar trabajando para fortalecer la economía del país. Por un lado, tecnología y digitalización. Hemos visto cómo los consumidores han abrazado los servicios digitales durante el confinamiento. Y hemos visto cómo las compañías han tenido que correr tanto para permitir que los empleados pudieran trabajar de forma remota, como para ofrecer servicios digitales a sus clientes. Continuar con este desarrollo digital es crucial y debería extenderse más allá del sector empresarial a todas las esferas sociales, especialmente a la Educación.

El desarrollo digital es crucial y debería extenderse más allá del sector empresarial a todas las esferas sociales, especialmente a la Educación

Por otro lado, la sostenibilidad. Todas las inversiones deberían llevarse a cabo teniendo en cuenta el camino hacia una economía de cero emisiones. Deberíamos trabajar para lograr un crecimiento económico sostenible y aquí los bancos debemos tomar la delantera en términos de financiación.

En muchos países, esta pandemia ha sido gestionada por gobiernos populistas o por gobernantes que viven acechados por el auge del populismo, ¿Le preocupa esta situación? 

Ante situaciones complicadas como la actual y analizando los retos que vienen por delante, lo que se necesita ahora más que nunca es un liderazgo fuerte, decisivo e inclusivo.

El sector financiero ha pasado de ser causante de la crisis de 2008 a ser un actor protagonista en la respuesta a la crisis del Covid-19. ¿Qué papel deben jugar los bancos en la recuperación?

En efecto, el sector bancario está siendo uno de los pilares clave para afrontar esta crisis. Los bancos están en una posición mucho mejor para jugar este papel. Ahora más que nunca deberíamos estar cerca de nuestros clientes, especialmente de aquellos que están sufriendo más las consecuencias de esta situación.

Deberíamos ofrecer información útil y transparente y productos adaptados a sus necesidades. Las medidas tomadas por el sector, y a las que por supuesto ING se ha unido también, como las moratorias, son solo algunos de los muchos ejemplos que hay. Para ING, nuestro ADN es más importante que nunca: ser transparentes, fáciles y relevantes. A fin de cuentas, estar donde, cuando y como los consumidores lo necesiten.

Con un aumento del paro que puede impactar en la morosidad de los particulares y con numerosos créditos a empresas avalados parcialmente por el ICO que pueden resultar fallidos, ¿afronta la banca años difíciles en España?

El sector bancario está en una posición mejor que en 2008 para hacer frente a la situación actual y ser un pilar fundamental en la recuperación. En ING hemos mantenido una estrategia de riesgo cauta y tenemos uno de los ratios de mora más bajos del país. Por ello, tenemos una posición adecuada para afrontar los próximos meses de una forma segura. Esta situación sana nos permite mantener nuestra estrategia a largo plazo: seguiremos enfocándonos en ofrecer la mejor experiencia de cliente, manteniendo una oferta de productos y servicios diversificados para traer valor a los consumidores, creciendo en activos y poniendo toda la tecnología al servicio de nuestros clientes.

¿El dinero 'gratis' ha llegado para quedarse o subirán algún día los tipos?

Se espera que la situación actual de bajos tipos de interés continúe.

Dado el contexto, ¿habrá un proceso de consolidación en España?

Las consolidaciones necesitan normalmente estabilidad. Ahora mismo, los bancos están enfocados en apoyar a sus clientes en esta situación actual tan sensible. Además, gran parte de las agendas de las entidades están también dominadas por los requerimientos regulatorios. Por ello, creo que a corto plazo es difícil que se den procesos de fusiones o adquisiciones en el sector. Sin embargo, antes o después es probable que veamos más consolidación, también a nivel europeo.  

Las consolidaciones necesitan estabilidad. A corto plazo es difícil que se den procesos de fusiones en el sector

Ustedes han presentado el que puede considerarse como plan de teletrabajo más ambicioso hasta el momento. ¿Ha sido esta pandemia una oportunidad para evolucionar hacia un nuevo modelo de trabajo para el siglo XXI?

Esta situación ha acelerado cambios en modelos de trabajo que, en mi opinión, eran irreversibles y beneficiosos para la sociedad. Desde este punto de vista, la clave no es el teletrabajo, sino un cambio de mentalidad: compañías que confían en sus empleados y empleados que confían en sus compañías. Como principio, es el resultado lo que más importa, no dónde y cuándo se sienta una persona para hacer su trabajo. En conclusión, queremos empoderar a nuestros empleados y apoyarles para que encuentren la mejor manera de vivir y de ser mejores profesionales y personas.

Queremos empoderar a nuestros empleados y apoyarles para que encuentren la mejor manera de vivir y de ser mejores profesionales y personas

ING es una compañía pionera: lo demostramos en la manera en la que revolucionamos el sector hace 20 años y queremos hacerlo de nuevo en la manera en la que trabajamos. Esperamos que muchas empresas nos sigan, porque creemos que es muy positivo para los empleados, consumidores y para la sociedad.

¿La banca ha conseguido mejorar su reputación? 

Desde 2008, el sector financiero ha llevado a cabo una importante reestructuración y ha aprendido de sus errores, dando lugar a negocios más responsables en muchas áreas. Estamos encantados de ver cómo valores, como la transparencia, que ha estado en el ADN de ING desde el comienzo, son cada vez más una práctica común. Al fin y al cabo, se trata de estar cerca de los clientes, de ser honestos y auténticos. Gracias a nuestro foco constante en esos valores, somos el banco, con diferencia, con un mayor índice de recomendación. Ahora mismo el sector tiene una gran oportunidad para realmente actuar como un pilar fundamental para la sociedad.

Gigantes como Amazon han sido claros ganadores del Covid en términos de negocio, ¿le preocupa el peso dominante que tienen en muchos nichos?

Desde mi punto de vista, los ganadores han sido aquellos modelos de negocio que han mantenido una relación útil con sus clientes. Esto es así en cualquier industria. Lo que me sorprende es una doble realidad muy interesante que se ha producido en esta crisis: grandes proveedores digitales han ganado todavía más terreno a través de sus ofertas lejanas y digitales. Y, al mismo tiempo, ha crecido la preocupación o incluso el rechazo a la globalización, lo que podría resultar en una preferencia por productos más locales y a medida. Espero que continuemos viendo diversidad en los productos y las ofertas, por ejemplo, en tiendas locales.

Grandes proveedores digitales han ganado terreno con sus ofertas lejanas y digitales. Y, al mismo tiempo, ha crecido el rechazo a la globalización

Por otro lado, más allá de la digitalización creo que la clave estará en cómo vamos a ser capaces de personalizar la experiencia de cliente. Es decir, de qué manera vamos a convertir los procesos digitales en experiencias excelentes para los clientes y que, a su vez, estén adaptados a sus necesidades específicas.

¿Son esas empresas una gran amenaza para el sector financiero?

Cualquier actor que entre al mercado y que intensifique la competencia son buenas noticias para los clientes y para nosotros también, porque nos empuja a innovar y seguir mejorando. De hecho, creo que solo la posibilidad de que las grandes tecnológicas entren en los servicios financieros ha sido una llamada de atención para la industria de servicios financieros. Las expectativas de los clientes se basan en sus experiencias del día a día usando servicios de estas empresas; y estas expectativas también elevan el listón de los servicios financieros.

Solo la posibilidad de que las grandes tecnológicas entren en los servicios financieros ha sido una llamada de atención para la industria de servicios financieros

Hasta ahora, las grandes tecnológicas han limitado sus servicios financieros principalmente a servicios de pagos y préstamos sin garantía. Sin embargo, en términos de ahorros, préstamos respaldados por garantías e inversiones es necesario cumplir con más requerimientos y regulaciones. Por ello, y de cara a garantizar la protección de los clientes, es importante que los nuevos participantes sigan las mismas reglas del juego.  

ING fue pionero en la banca digital, ¿es una 'amenaza' para su negocio la transformación del resto de entidades hacia ese modelo?

Llevamos en España más de 20 años y hemos jugado un papel importante en el sector bancario, estando al frente de la digitalización, la simplicidad y la transparencia; y revolucionando la manera de hacer banca con nuestro modelo de gestión digital nativo.

 ¿Contarán pronto sus clientes con Bizum?

Tenemos una relación fluida con Bizum y seguimos trabajando para tener este servicio disponible para los clientes de ING este año.