Evolución del IPC en 2021.

Evolución del IPC en 2021. Lina Smith.

Macroeconomía

La luz subió un 72%, la gasolina un 24% y la vivienda un 23%: la evolución de los precios en 2021 en gráficos

El Instituto Nacional de Estadística ha publicado este viernes la evolución de los precios en España durante 2021. 

14 enero, 2022 13:36
Arturo Criado Lina Smith

Noticias relacionadas

La compleja recuperación económica de la crisis generada por la Covid-19 ha tenido una protagonista inesperada: la inflación. El aumento de los precios amenaza con descarrilar las ya desfasadas previsiones de crecimiento, pero también con complicar el día a día de los hogares españoles que ven cómo cada mes su dinero cunde menos

Se trata de un proceso global. Muestra de ello es que la inflación en Estados Unidos ha cerrado el año en el 7%, máximos en los últimos cuarenta años, mientras que en la Eurozona alcanza el 5%. Más allá va en España, en donde al cierre de 2021 alcanzó en diciembre el 6,5%, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). 

El Ministerio de Economía insiste en que es algo temporal, fruto de la recuperación económica tras la paralización de la economía en 2020. Lo mismo piensa el Banco Central Europeo (BCE) quien, sin embargo, ha empezado a replegar algunos estímulos para reducir la masa monetaria en circulación. 

Dentro del proceso inflacionario que se vive en España en este momento hay varios factores que influyen: la crisis de suministros, el aumento de la demanda por parte de los consumidores... Sin embargo, todavía no está claro cuándo va a cambiar la tendencia alcista de los precios. 

En EL ESPAÑOL-Invertia hemos recogido algunos gráficos de cómo está la situación del IPC en nuestro país y cómo han evolucionado los precios en algunos productos que son esenciales en nuestro día a día. 

Aunque las autoridades económicas y monetarias insisten en que es algo temporal, la realidad es que los altos precios se están cronificando. Esto tiene un problema, y es que cuanto más tiempo sigan subiendo, más complejo será volver a embridarlos. En especial porque pueden empezar a darse efectos de segunda ronda que, por ahora, no se han visto. 

Dentro de la subida de precios, los energéticos y los alimentarios son los que más problemas están causando. Si se analizan los primeros, se puede comprobar cómo la evolución de la luz y de las gasolinas está impulsando fuertemente los precios. En total, durante 2021 los precios energéticos han subido un 40,2%, solo la luz un 72%.

Esa subida de los precios energéticos está afectando prácticamente a todos los sectores y está tirando al alza de los costes. La electricidad subía en diciembre un 19%, una cifra que no se había visto en ningún mes del año. Las medidas adoptadas por el Gobierno para intentar frenar el avance la luz y del gas no ha terminado de surtir el efecto esperado por el Ejecutivo.

En cualquier caso, parece que en las últimas fechas el precio de la luz ha moderado sus alzas gracias a la compra de gas por parte de la Unión Europea que ha permitido suavizar la tensión del mercado. Sin embargo, su efecto podría no verse hasta bien entrado el año 2022. 

No sólo la electricidad está lastrando a las familias. También las gasolinas vienen subiendo a lo largo del último año. Sin embargo, en el mes de diciembre dieron un respiro. Tanto la gasolina como el gasóleo cayeron un 2,5%. Sin embargo, durante el ejercicio 2021 la subida es del 24%. 

Hay que prestar atención también a lo que ocurre en el supermercado, y eso que muchas cadenas tratan de evitar repercutir la subida de los costes de producción. Sin embargo, parece que en las próximas semanas podríamos ver aumentos en los lineales ya que muchas marcas ya están comunicando que tienen intención de elevar sus precios.  

¿En dónde se está notando la subida de la alimentación? En diciembre la carne de ovino es la que más subió: un 7,5%. Pero es que si se mira la evolución anual, se puede comprobar cómo el incremento es del 21,8%. Le siguen las pastas, que se incrementaron un 5,1% en diciembre. 

Algo tan básico como el pan ha subido casi un 4% durante el 2021, mientras que las carnes de vacuno y ave se han incrementado un 6,5% y un 6% en el año, respectivamente. Hasta los refrescos han subido un 8% durante el 2021, al igual que el agua mineral. 

La compra en el supermercado es, quizá, el lugar donde más se está notando la subida de los costes energéticos y de los precios. No ocurre lo mismo en otras cuestiones que podrían demostrar que ya se producen efectos de segunda ronda. Sin embargo, conviene estar vigilantes a lo que suceda en los próximos meses. 

Así, la vivienda en alquiler ha subido un 0,5%. Ahora bien, los pagos en calefacción, alumbrado y distribución de agua ha subido cerca de un 49% fruto del incremento de los costes energéticos. Esto ha hecho que la vivienda se haya encarecido un 23,3% respecto al año anterior. 

Las prendas de vestir se han incrementado en el entorno del 1% y servicios del hogar apenas se han incrementado un 1,9%. Tampoco se han disparado los costes de las medicinas, que se han incrementado un 0,3%.