Pepe Álvarez, Unai Sordo, Pedro Sánchez, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva.

Pepe Álvarez, Unai Sordo, Pedro Sánchez, Antonio Garamendi y Gerardo Cuerva.

Empleo

Las empresas solo podrán ocupar un puesto con trabajadores temporales durante cinco meses al año

Ni patronal ni sindicatos aceptan la última propuesta del Ejecutivo para la reforma laboral, que el Gobierno quiere tener cerrada este martes. 

27 noviembre, 2021 05:30

Noticias relacionadas

La reforma laboral cada vez está más cuesta arriba. A escasos días de que termine noviembre, el Gobierno ha presentado una nueva propuesta que se queda muy lejos de las pretensiones de patronal y sindicatos. El documento insiste en la propuesta para reducir la temporalidad que ya ha puesto sobre la mesa el Gobierno, con importantes obligaciones para las empresas. 

Como ya viene contando EL ESPAÑOL-Invertia, la pretensión del Ejecutivo es que el contrato de trabajo siempre se concierte "por tiempo indefinido". Los contratos temporales 'ocasionales' deben ser la excepción y no la regla. Por ello, se les quiere poner como tope una duración de tres meses

A este límite, se ha sumado otro. En el último documento entregado por el Gobierno a los agentes sociales, se recoge que "en el supuesto de que un puesto de trabajo, entendido como el desarrollo de unas iguales o equivalentes tareas y funciones, sea ocupado con contratos para actividades ocasionales durante más de cinco meses en un año, la persona que lo esté ocupando, o que lo ocupe tras ese periodo, será considerada indefinida". 

Es decir, que las empresas estarán obligadas a hacer un contrato indefinido para aquellos puestos de trabajo que mantengan activos durante más de cinco meses en un año. Y, a su vez, solo podrán ocupar un puesto con trabajadores temporales durante cinco meses al año. 

Esta idea forma parte de las propuestas del Ejecutivo para rebajar la temporalidad. A ella se suma también que habrá un máximo de personas en la plantilla con este contrato dependiendo del tamaño de la empresa.

Porcentajes

Estos topes van desde una persona en el caso de microempresas de 1 a 5 personas, el 8% de la plantilla en caso de empresas entre 31 y 100 personas, hasta el 4% en empresas de más 500 trabajadores. La excepción está en el sector agrario. En el 'agro', el número máximo de contratos temporales ocasionales en cada tramo se incrementará un 50%.

Dentro de los cambios que hay en el nuevo borrador, al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL-Invertia, están las nuevas condiciones para los contratos indefinidos del sector de la construcción. Las empresas se tendrán que comprometer a, cuando se termine una obra, a recolocar a los obreros en otras obras que se vayan a poner en marcha, si hay perspectiva para ello. 

Por otro lado, dentro de las 46 páginas del texto, también se incluye que "el convenio colectivo de aplicación para las empresas contratistas y subcontratistas será el del sector de la actividad ejecutada en la contrata o subcontrata (...) con independencia de la forma jurídica o el objeto social de la empresa contratista o subcontratista", una vieja reclamación de los sindicatos que ha sido refrendada por varias sentencias judiciales. 

Eso sí, cuando la empresa contratista o subcontratista cuente con un convenio propio, podrá aplicar este, siempre que esta norma convencional garantice, "como mínimo, los mismos derechos que el convenio sectorial".

ERTE 

El texto, que se entregó a los agentes sociales este jueves por la noche, recoge además algunas modificaciones del Mecanismo RED, los criticados nuevos ERTE diseñados por el Gobierno. 

En este caso, la novedad más importante es que desaparece la 'mochila austriaca' a la española que se incorporaba en estos ERTE estructurales. Su mención queda suprimida

En cambio, se incorpora que cuando se aplique la modalidad sectorial del Mecanismo RED, "las empresas que contraten a personas trabajadoras incluidas a través de contratos de trabajo de carácter indefinido tendrán derecho a la aplicación de una bonificación de cuotas de la Seguridad Social del 50% de la aportación empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes durante un período de 6 meses". 

A pesar del optimismo del Gobierno respecto a la posibilidad de un acuerdo social en la reforma laboral (para el 30 de noviembre incluso), los agentes sociales no comparten esta visión. "Comisiones Obreras no ve cerca el acuerdo y no comparte la última propuesta del gobierno en materia de contratación", indican desde este sindicato. 

En UGT comparten sensaciones, sobre todo por la velocidad de la negociación. "Tenemos la sensación de que la negociación no avanza con la debida celeridad". Sobre todo teniendo en cuenta que la reforma laboral tiene que estar cerrada y aprobada antes de que termine 2022

Desde la patronal son todavía más pesimistas y alertan de que no se están produciendo avances. Avisan de que si en algún momento existía la pretensión de acercar a la CEOE a un acuerdo, lo que está pasando es todo lo contrario