Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda de Trabajo y Economía Social.

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda de Trabajo y Economía Social.

Empleo

El 75% del alza de contratos indefinidos en 2021 se debe a temporales fraudulentos cazados por Trabajo

Se supone que las contrataciones fijas han crecido en 2021 un 27%, pero en realidad se trata de un espejismo provocado por la estadística. 

18 julio, 2021 02:02

Noticias relacionadas

El último boletín estadístico del Ministerio de Trabajo traía indicios de esperanza para el mercado laboral español. Entre enero y junio de este año, los contratos indefinidos han aumentado un 27% respecto al mismo periodo de 2020. Más allá de que estas cifras están marcadas por la irregularidad que supone compararse con el periodo de confinamiento máximo de la pandemia, lo cierto es que este incremento de la contratación fija está diez puntos por encima de la temporal, que se quedó en un alza del 17%.

¿Significa esto que hay un cambio en la tendencia de la temporalidad en España, que con la recuperación de la actividad la contratación indefinida se está incentivando? Nada más lejos de la realidad

De hecho, estas cifras no son sino un espejismo. En el primer semestre del año, se hicieron 957.000 contrataciones indefinidas, 204.000 más que en la primera mitad de 2020. Sin embargo, de este importante incremento (un 27% más en términos relativos, recordemos), tres cuartas partes son contratos temporales fraudulentos reconvertidos por el Ministerio de Trabajo y Economía Social

Así lo indican fuentes del departamento que dirige Yolanda Díaz. Desde el inicio del año hasta finales de mayo, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha 'cazado' y transformado en indefinidos cerca de 156.000 contratos temporales.

"Es un dato absolutamente histórico respecto al mismo periodo de referencia de años anteriores", explican las fuentes citadas. Lo cierto es que la cifra de contratos temporales irregulares que se transformaron en indefinidos fue de 35.224 en 2020, con lo que la variación interanual es del 342,6%.

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda de Trabajo y Economía Social, y Magdalena Valerio, exministra de Trabajo y presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo.

Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda de Trabajo y Economía Social, y Magdalena Valerio, exministra de Trabajo y presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo.

Los contratos temporales fraudulentos localizados por la inspección caían en infracciones como la superación de los límites máximos de duración (incluidos los encadenamientos de contratos) y no cumplían las causas legales para un contrato temporal, entre otras cuestiones. 

Parte de estas inspecciones estaban dentro del Plan Director por un Trabajo Digno desarrollado entre 2018 y 2020 y creado por Magdalena Valerio. En total, durante sus 23 meses de aplicación afloraron 214.646 empleos y se recaudaron cuotas a la Seguridad Social por un importe de 1,8 millones de euros.

Sesgo estadístico

Además, la propia pandemia ha provocado que en estos datos haya un importante "sesgo estadístico", alega Javier Blasco, director del Adecco Group Institute. Sectores que son los principales creadores del empleo temporal, como los de servicios, han estado aletargados en el primer trimestre del año por las restricciones, por lo que el incremento de la contratación ha sido inferior

En cambio, sectores en los que la contratación suelen ser indefinidas, como los de automoción, el tecnológico o el de las comunicaciones, han recuperado la actividad antes.

Con todo, recuerda que en volumen las contrataciones temporales siguen siendo apabullantemente mayoritarias. De hecho, nueve de cada diez contratos firmados entre enero y julio (en total, 8,6 millones) son temporales.

Con todo, las empresas de trabajo temporal no han escapado al impacto de esta crisis. En 2020, perdieron cerca del 25% de los contratos que gestionan, 1.007.960 contratos menos. Y según los últimos datos de Trabajo, en el primer trimestre de 2021 esta hoja de ruta se mantiene con 24.700 contratos menos que en el mismo periodo de 2020. 

Al menos, la contratación a jornada completa es mayoritaria. De los 8,6 millones de contratos que se hicieron en los primeros seis meses del año, unos 5,8 millones son de esta modalidad (un aumento del 15% respecto al mismo periodo del año pasado).