Una oficina de empleo, en Valencia.

Una oficina de empleo, en Valencia.

Empleo

La tercera ola destruye 137.500 empleos y el paro baja en 65.800 personas por la caída de población activa

Así lo indican los datos de la última EPA, que apunta a que la mejora del desempleo tiene trampa.

29 abril, 2021 09:08

Noticias relacionadas

La tercera ola ha pasado factura al mercado laboral. Según la Encuesta de Población Activa (EPA), la ocupación se redujo en 137.500 puestos de trabajo en los tres primeros meses de 2021 (-0,7%) respecto a diciembre de 2020. Con todo, el dato de paro ha mejorado y se redujo en 65.800 personas, el mayor descenso en 20 años. Eso sí, por la reducción de la población activa.

Aunque esta cifra es la mitad de lo que cayó en el mismo periodo de 2020 (-285.600), cuando la pandemia hizo su aparición en el mundo, sigue siendo una destrucción de puestos de trabajo mucho más pronunciada que la del mismo periodo de 2019 (-93.000). 

Así, la cifra de ocupados se ha quedado en los 19.206.800, lo cual indica que el empleo ha bajado en 474.500 personas (un –2,41%) en los 12 últimos meses.

Sector público

El sector público ha sido el ámbito que ha atenuado la destrucción de empleo. En este ámbito, la ocupación aumentó en el primer trimestre en 18.300 personas, y en el privado disminuyó en 155.800. De hecho, desde marzo del año pasado, el empleo se ha incrementado en 149.400 personas en el sector público y ha descendido en 623.900 en el privado.

Por otro lado, los asalariados bajaron este trimestre en la misma proporción que los ocupados, en 137.300 personas. Los que tienen contrato indefinido se incrementaron en 31.300, mientras que los de contrato temporal cayeron en 168.600.

La comparativa Covid sigue siendo desoladora. En variación anual, el número de asalariados disminuyó en 455.900 (el empleo indefinido se redujo en 145.400 personas y el temporal en 310.400). Mientras, la cantidad de autónomos bajó en 12.300 personas este trimestre y en 29.900 en los 12 últimos meses.

Así lo indican los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Esta evolución, al menos en la ocupación, se debe a varios factores. A la tradicional destrucción de empleo por el final de la campaña navideña se sumaron las restricciones a la actividad en comercio y hostelería ante la tercera ola de Covid y los efectos del temporal 'Filomena'

De hecho, la ocupación solo aumentó en un sector, en el de la agricultura. Por otro lado, y a pesar de de la caída general, el empleo mejoró en Comunidad de Madrid
(40.400 ocupados más) y Cataluña (33.300 más). Mientras, los mayores descensos ocurrieron en Comunitat Valenciana (–40.200), Andalucía (–30.800) y Canarias (–27.400). 

A pesar de estos datos negativos, el paro registró una mejora. Se redujo en 65.800 personas en el primer trimestre del año. Al finalizar marzo, el número total de parados se situó en 3.653.900 personas, un 1,77% menos que en diciembre. Una cantidad que, con todo, supone un incremento del 10,29% respecto a hace un año (341.000 personas más). 

Así, la tasa de paro se situó en el 15,98%, lo que supone 14 centésimas menos que en el trimestre anterior pero también un incremento de 1,58 puntos en el último año.

Las mayores bajadas trimestrales del paro se dan en Comunidad de Madrid (–50.300), Cataluña (–38.200) y Andalucía (–19.300). Y los mayores incrementos en Galicia (15.700 parados más), Castilla y León (9.900) y País Vasco (9.500).

Con todo, esta mejora de la cifra de parados tiene algo de trampa. Muchos han ido a parar a los listados de inactivos, que se ha incrementado en 195.300 respecto al cuarto trimestre de 2020.

Según explica el INE, "como consecuencia de la evolución de la pandemia se ha incrementado el número de inactivos disponibles para trabajar que no buscan empleo".

"A partir del tercer trimestre, con la posibilidad real de buscarlo, una parte de quienes antes estaban en el grupo de inactivos contribuyeron al incremento del paro o pasaron directamente a la ocupación. Pero en el primer trimestre de 2021 la magnitud vuelve a aumentar".

Concretamente, este trimestre hubo 1.096.200 personas que "no han podido buscar empleo a pesar de estar disponibles para trabajar. Con ello no han cumplido todas las condiciones que la definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) exige para ser clasificado como parado". 

Así, el número de activos se redujo este trimestre en 203.400, y se quedó así en las 22.860.700 personas. Esto llevó a que la tasa de actividad haya bajado medio punto y se sitúe en el 57,69%. Según el INE, la población activa se ha reducido en 133.500 personas en el último año. 

De hecho, los hogares con todos sus miembros en paro subieron en 29.200 en el primer trimestre, un 2,4% respecto al trimestre anterior, hasta situarse en 1.226.200, su mayor cifra desde el primer trimestre de 2018.

En el último año, los hogares con todos sus integrantes en el desempleo se han incrementado en 152.400, lo que supone en valores relativos un avance del 14,2%.