Una mujer utilizando un ordenador portátil

Una mujer utilizando un ordenador portátil

Resto del mundo

Una nueva normalidad más digital: más servicios y más horas online tras la pandemia

Una gran encuesta global de Ericsson revela que nuevos hábitos de los consumidores como el teletrabajo o la e-health han llegado para quedarse.

12 junio, 2021 01:10

Noticias relacionadas

La pandemia de la covid-19 obligó hace ya más de un año a trasladar elementos esenciales de nuestra vida diaria al mundo online. Esto provocó un cambio significativo en la relación de las personas con el entorno digital, ya que hizo cada vez más común el uso de plataformas digitales para desarrollar tareas cotidianas como trabajar, estudiar, relacionarse con la familia o realizar actividades de ocio. 

Un cambio que, según una encuesta realizada por la compañía tecnológica sueca Ericsson en 31 países, los consumidores creen que ha venido para quedarse. Y es que las gestiones online relacionadas con actividades esenciales de la vida cotidiana de las personas seguirán siendo "una realidad fundamental" mucho después de que la pandemia haya pasado.

La encuesta, que representa la opinión equivalente de 2.300 millones de personas, concluye que los consumidores no solo continuarán gestionando sus actividades rutinarias habituales de forma online (teletrabajo, e-learning, e-health o compras online), sino que también añadirán de media2,5 nuevos servicios digitales para 2025.

Como consecuencia de esta mayor madurez digital de los consumidores, el estudio desarrollado por Ericsson también prevé que, de media, las personas pasen diez horas más a la semana conectadas a plataformas de Internet una vez que se alcance lo que se denomina nueva normalidad.

Este avance está previsto además que sirva para cerrar la brecha que todavía existe entre los usuarios avanzados y los moderados de herramientas online. En su opinión, la divergencia entre ambos se reducirá a medida que los usuarios moderadores vayan introduciendo más servicios online en su vida diaria tras haber accedido a ellos por primera vez durante la pandemia. 

Sin embargo, Ericsson advierte de que a medida que el mundo parece estar avanzando hacia un futuro en el que la pandemia esté más bajo control, surge un nuevo desafío: reconstruir sociedades y comunidades que sean sostenibles, equitativas e inclusivas. Un reto en el que los servicios digitales permitirán ayudar a satisfacer las demandas de los consumidores. 

"Es cada vez más importante que todos tengan acceso a la conectividad, dadas las muchas y diversas necesidades que los consumidores tratarán de satisfacer a través de servicios digitales en el futuro", incide la compañía tecnológica sueca.

Por todo ello, Ericsson considera necesario colocar la inclusión digital como un elemento prioritario en la fase de reconstrucción tras la crisis de la covid-19 para lograr unas sociedades futuras más resilientes e inclusivas.

"En este momento crucial en el que el mundo está emergiendo lentamente de una crisis significativa, existe la oportunidad de dar forma a una realidad urbana que aborde los desafíos futuros percibidos por los consumidores, al tiempo que permite espacios digitales seguros e inclusivos que les permitan enfocar su tiempo y esfuerzo en aquellas actividades que más importan en sus vidas", remarca.

Nuevas prioridades

En este contexto, el estudio afirma que la pandemia de la covid-19 ha supuesto un cambio en las prioridades de las personas y ha puesto un mayor foco en un estilo de vida marcado por la digitalización de todo tipo de servicios. 

Por ejemplo, apunta que el teletrabajo ha venido para quedarse. Así, una de una de cada cuatro personas encuestas espera seguir trabajando en remoto después de la pandemia. E incluso en países como Tailandia o Brasil esta proporción aumenta hasta una de cada tres. 

En cuanto a la compra online, seguirá siendo algo común una vez superada la pandemia, ya que los consumidores prevén que represente el 42% de las operaciones, frente al 34% previo a la covid. Este mayor uso será más acentuado en países como Argentina, Kenia o Etiopía, donde se estima crecerá entre 12 y 14 puntos porcentuales. 

En este sentido, el informe aborda en detalle la compra online de los productos frescos, que considera ha venido para quedarse tras la pandemia. Así, a nivel global, los consumidores creen que un tercio de todas sus compras de productos frescos se realizará a través de plataformas digitales.

Respecto a los servicios de salud digital, Ericsson apunta que, de media, eran usados dos veces al mes por los consumidores, aunque en algunos países era mucho menos más común. Sin embargo, en el último año esta cifra ha aumentado a 4,5 veces por mes entre aquellos que han padecido alguna enfermedad

"Los beneficios de esta experiencia durante la pandemia hacen que este grupo de consumidores, en comparación con otros, prevea usar servicios de salud digital aún más frecuentemente en el futuro, con una frecuencia estimado de 5,2 veces al mes", subraya. 

En el campo educativo, los estudiantes universitarios prevén que más del 60% de horas que dedican al estudio se produzcan a través de la red dentro del contexto de nuevo normalidad postcovid. Asimismo, uno de cada dos consumidores espera utilizar plataformas de aprendizaje online para ampliar sus capacidades y habilidades. 

Asimismo, también cambiarán los patrones de movilidad. En concreto, uno de cada cuatro encuestados muestra su intención de moverse a través de medios con un menor impacto medioambiental, como el transporte público o la bicicleta, pero la gran mayoría priorizará el coche para desplazarse. 

En el campo del ocio y el entretenimiento, los consumidores están intentando priorizar nuevas experiencias. Por ejemplo, más de la mitad de los consumidores prevé que la mayoría de las reuniones sociales, culturales y de entretenimiento se lleven a cabo a través de plataformas en línea y sean fácilmente accesibles para que más personas las disfruten.

En esta línea, un 48% de los encuestados piensa que la mayoría de sus actividades de entretenimiento, como la música, los juegos o los eventos, se desarrollarán online. Un porcentaje que asciende al 65% en el caso de los consumidores de edades incluidas en las categorías de millenials y Generación Z. 

Privacidad y seguridad

Todas estas nuevas actividades que los consumidores desempeñarán en el mundo online llevan aparejado, lógicamente, un mayor tiempo de conexión a la red, lo que, a su vez, hace que los usuarios estén más concienciados de la importancia de la seguridad en el entorno digital

Así, un tercio de los consumidores ya afirma estar preocupado por la privacidad online. En concreto, existen tres desafíos claves en el centro de sus preocupaciones: la falta de control sobre como se manejan sus datos personales, el insuficiente conocimiento sobre el rastro digital que dejan online y el riesgo de crímenes cometidos a través de la red. 

Los usuarios que están más preocupados por su seguridad online tiene alrededor de 25 años o más, son en su gran mayoría personas trabajadoras y están interesados en el campo de la tecnología. Aún así, siete de cada diez consumidores de todos los grupos de edades, profesiones o grado de adopción tecnológica dicen que prestarán más atención la privacidad y la seguridad en 2025. 

Asimismo, el informe también agrega que este es un sentimiento común tanto en los mercados maduros como en los emergentes, así como en las grandes ciudades y las localidades más pequeñas.