El presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, ha expresado este viernes el “enorme pesar” del Poder Judicial por la ausencia este año del jefe del Estado en la entrega de despachos a los nuevos miembros de la carrera, "sean cuales sean las circunstancias que lo han motivado".

Noticias relacionadas

Felipe VI ha telefoneado a Lesmes al término de la ceremonia para pedirle que transmitiese a los integrantes de la 69 promoción de la carrera judicial que "le hubiese gustado" estar con ellos en Barcelona

Lesmes ha informado del mensaje del Rey -que confirma que su ausencia se debe a una imposición del Ejecutivo de Pedro Sánchez- a los nuevos jueces cuando se ha reunido con ellos para la habitual foto de familia.

El acto se ha celebrado en la Escuela Judicial de Barcelona y en él no ha estado, por primera vez, el Rey, lo que se debe a que el Gobierno dio indicaciones expresas a Felipe VI para que no viaje a Barcelona.

 “Nuestro lamento no solo obedece al hecho de que se rompe con una tradición de más de veinte años, sino también, y sobre todo, porque la presencia del Rey, del jefe del Estado, en la ceremonia de entrega de despachos a los nuevos jueces responde al especial vínculo constitucional de la Corona con el Poder Judicial", ha dicho Lesmes ante las autoridades asistentes: el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo; la fiscal general, Dolores Delgado, y el presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Cataluña, Jesús Barrientos. El presidente del Tribunal Constitucional, Juan José González Rivas que había confirmado su asistencia, se cayó a última hora alegando otros compromisos.

Lesmes recordó que "la Justicia emana del pueblo y se administra en nombre del Rey", una breve frase que "expresa la legitimidad del Poder Judicial, que emana, como todos los poderes del Estado, del pueblo español en el que reside la soberanía nacional, y expresa también que la administración de la Justicia se hace en nombre de quien simboliza la unidad y permanencia del Estado".

La presencia del Rey, añadió, "va mucho más allá de lo protocolario. Tiene una enorme dimensión constitucional y política, expresión del apoyo permanente de la Corona al Poder Judicial en su defensa de la Constitución y de la ley en beneficio de todos los españoles a los que servimos".

Aunque desde el Ejecutivo se justificado la indicación dada al jefe del Estado en la necesidad de "protegerle" de posibles actos hostiles por la inminencia de la sentencia sobre la inhabilitación del presidente catalán Quim Torra, en el CGPJ se descarta por completo la existencia de motivos de seguridad, puesto que ninguna autoridad ha advertido a la institución de la existencia de riesgos. Desde el CGPJ se había informado, además, al Ejecutivo de que la sentencia sobre Torra no iba a estar preparada esta semana.

En el órgano de gobierno de los jueces se vincula a la decisión de Pedro Sánchez de tender puentes y agradar a los independentistas catalanes en un momento en el que necesita sus votos para aprobar por Presupuestos.

La ausencia del monarca y la falta de transparencia del Gobierno en justificar la decisión que ha impuesto al jefe del Estado han irritado a los miembros del CGPJ, asociaciones de jueces y a la generalidad de la carrera, que ha visto en el gesto del Gobierno un desprecio no sólo al Rey sino al Poder Judicial.

El motivo del malestar es que el Ejecutivo ha hurtado a los jueces la presencia del jefe del Estado en uno de las dos únicas ceremonias solemnes que cada año unen al Rey y al Poder Judicial, y lo peor es que la impresión general es que lo ha hecho por razones partidistas de favorecer a ERC.

"Lejos de intentos de control"

La número uno de la 69 promoción, Cristina Menéndez, intervino en el acto con un breve discurso en el que se refirió implícitamente a la ausencia del Rey. "Dados los últimos acontecimientos", dijo, "y ante el abrumador silencio de todas las instituciones públicas, no puedo dejar pasar esta jornada sin hacer un alegato en favor del Poder Judicial, que encarna la virtud de la justicia y que jamás debiera ser usado como moneda de cambio ni como parte de juegos políticos o institucionales".

Menéndez habló del "respeto debido" a quienes "tras largos años de estudio, preparación y trabajo duro teníamos la ilusión de culminar este camino con un acto que hoy se ha visto un tanto empañado, hasta el punto de contar con la ausencia de algunos compañeros de promoción que por diferentes motivos se han visto desencantados".

De los 62 integrantes de la 69 promoción, 47 de ellos han estado presentes en la Escuela Judicial para recoger sus despachos, un acto en el que, por la necesidad de respetar la limitación de aforo impuesta por la Covid-19, no han podido asistir los familiares. Tampoco se ha cursado invitación a la Sala de Gobierno del Supremo ni a los presidentes de Tribunales Superiores ni a la Generalitat de Cataluña. Se ha limitado igualmente el número de vocales del CGPJ presentes en la Escuela Judicial.

Nueve miembros de la promoción habían anunciado que no asistirían antes de que se supiera el veto del Gobierno a la presencia del Rey. Por tanto, son seis los que han decidido no participar en el acto tras esa indicación al monarca. 

"Está en juego el Estado de Derecho, sustentado en la imprescindible y anhelada división de poderes. Está en juego el valor que demos a la Justicia", añadió Menéndez.

Un "¡Viva el Rey!" para terminar

"Hoy defiendo y hago gala de la dignidad del Poder Judicial, un poder que, como no podía ser de otra manera en una sociedad democrática, está sometido a la crítica social, pero un poder plenamente independiente (...) lejos de intentos de control y de repartos partidistas. Ése es el Poder Judicial que no sólo defendemos, sino que merecemos", indicó la número uno de la nueva promoción de la carrera judicial, que también aludió en su discurso a "la igualdad de todos ante la ley".

Concluido el acto, el vocal José Antonio Ballestero se levantó de su asiento, situado en la primera fila, para pedir a los asistentes que emitieran "con toda moderación, pero también con toda convicción" un "¡Viva el Rey!". El consejero, nombrado a propuesta del PP, había comentado a sus compañeros que tomaría esta iniciativa, lo que fue acogido.