José María García a su llegada a declarar a la Audiencia Nacional

José María García a su llegada a declarar a la Audiencia Nacional EFE

Tribunales CASO LEZO

José María García dice ahora que no se refería a Villar Mir en Salvados

El periodista asegura que el empresario que le contó "que si quería hacer obra pública tenía que pasar por caja" no era Juan Miguel Villar Mir y que fue Jordi Évole quien dedujo que se refería a él.

El histórico periodista deportivo José María García ha negado este lunes ante el juez que instruye el caso Lezo, Manuel García-Castellón, que se refiriera al empresario Juan Miguel Villar Mir cuando, durante una entrevista emitida este domingo en el programa Salvados de La Sexta, se refirió a un empresario con el que habló hace años y le dijo que si quería hacer obras públicas, primero tenía que pasar por caja.

Después de esa entrevista, el juez le llamó a declarar como testigo para que explicara si se refería al expresidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, como presunto financiador del Partido Popular. El empresario está investigado tanto en el caso Lezo como en el caso Púnica.

Sin embargo, el periodista sostiene que en dicha entrevista no se refirió a ningún empresario ni habló de ningún partido político. Asegura que "lo de Villar Mir es una deducción de Jordi Évole", el presentador de dicho programa.

José María García niega que hablara de Villar Mir

Según García, él tiene la prueba de una conversación con un empresario de la construcción que había tenido cargos políticos importantes y que le dijo: "yo tengo 30.000 empleados, si no hago obra pública no puedo mantenerles y si quiero hacer obra pública, tengo que pasar por caja", pero defiende que ni ahora ni antes dice el nombre porque "no tiene ninguna prueba para demostrarlo, puesto que es su palabra contra la de ese empresario".

El periodista deportivo dice que hace ya 15 o 16 años que tuvo esa conversación con aquel empresario y que estaba involucrado en un asunto deportivo que le interesaba.

En la pieza número tres del caso Lezo, el juez García-Castellón investiga si el expresidente madrileño Ignacio González cobró una presunta mordida de 1,4 millones de euros por parte de OHL, la empresa que construyó el tren de Navalcarnero, a cambio de quedarse con la adjudicación de la obra. Motivo por el que Villar Mir tendrá que declarar de nuevo ante el juez el próximo 21 de febrero.