Año nuevo, curso nuevo... pero la misma gira autonómica. El Sánchez Covid Tour se estrena en 2021 con una nueva parada, esta vez en Aragón. La región gobernada por Javier Lambán será este viernes la quinta Comunidad Autónoma que visite el presidente del Gobierno en su empeño por publicitar los bienes de su 'Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia' de la economía española, a cuentas de las ayudas de la Unión Europea.

Noticias relacionadas

Pero hay un sesgo clave en los territorios a los que ha viajado en el Falcon oficial: todas son regiones con gobiernos socialistas.

Sólo Cantabria, adonde fue el pasado 4 de diciembre, no tiene un presidente del PSOE. Pero las cuatro legislaturas en las que Miguel Ángel Revilla ha gobernado la región (de 2003 a 2011 y desde 2015) ha sido gracias a una coalición y vicepresidentes del PSOE. Y su partido, el PRC, es el socio parlamentario más fiel del Gobierno.

Segunda ola

Las visitas promocionales de Sánchez comenzaron el pasado noviembre en la Comunidad Valenciana (Ximo Puig), cuando arreciaba la segunda oleada de la Covid, acababa de decretar el actual estado de alarma de seis meses y medio y su pelea con las regiones del PP era total, tanto en las citas semanales del Consejo Interterritorial de Salud como en los medios, con Isabel Díaz Ayuso

Según anunció entonces la portavoz del Ejecutivo, Sánchez quería reunirse con cada gobierno regional y con los agentes sociales de cada territorio. Sin embargo, la agenda del Gobierno para este viernes sólo anuncia una cita protocolaria con Lambán a las 11.00 y un discurso a las 11.15 horas.

Pedro Sánchez y Ximo Puig, instantes antes del acto que protagonizaron juntos en Valencia. EE

El presidente inició ese 6 de noviembre una gira para reunirse con los presidentes "y tener un mayor contacto con las necesidades de cada territorio", como la continuación lógica a la XXIII Conferencia de Presidentes en la que participó la presidenta del a Comisión Europea. Aquélla en la que Pere Aragonès pidió la independencia de Cataluña ante Ursula von der Leyen como la mejor manera de luchar contra la pandemia.

En este tiempo, y tras el relajamiento de las medidas anti Covid durante la Navidad, las Autonomías ya no están en su mayoría en confinamiento perimetral. En aquellas fechas, a inicios de noviembre, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla y el Principado de Asturias ya reclamaban la vuelta al confinamiento estricto de la población. El Ejecutivo, por boca de Salvador Illa, se negaba alegando, como ahora, que "el actual estado de alarma ofrece un abanico de medidas restrictivas suficiente para contener el virus".  

Adrián Barbón, jefe del Gobierno asturiano, un sanchista de pura cepa, se ha demostrado como uno de los barones regionales menos disciplinados con el Ejecutivo central y de los más beligerantes en la gestión de la Covid. Quizás ésa haya sido la razón por la que todavía no ha sido agraciado con la visita del presidente.

Vacunas e independentistas

Después de visitar Valencia, el 13 de noviembre, Sánchez se desplazó a Navarra. En Pamplona se reunió con María Chivite, jefa del gobierno regional gracias a un pacto con Bildu que abrió la puerta a los posteriores entendimientos del PSOE con los herederos de Batasuna, que un mes después votaban a favor de los Presupuestos Generales del Estado.

Pedro Sánchez y María Chivite, en la visita del presidente a Pamplona para promocionar el plan de reconstrucción. Efe

Una semana después, Sánchez quería viajar a Zaragoza, pero el confinamiento perimetral de las tres provincias aragonesas se lo impidió. Además, una polémica con Lambán desaconsejaba el desplazamiento. Uno de los líderes regionales socialistas que menos comulgan con su política de pactos se había desmarcado con una crítica acerada a que los independentistas pudieran ser socios del Gobierno de España. Tanto que Sánchez tuvo que explicarse en una carta a la militancia.

Así, optó por cambiar la estación por La Rioja, y allí fue donde el presidente lanzó el anuncio del actual "plan de vacunación" para su visita a Logroño. Sánchez se reunió con Concha Andréu, mandataria riojana y uno de los valores en alza del PSOE, que rige los destinos de La Rioja gracias a una coalición con Unidas Podemos. 

Aún quedaba más de un mes para que se aprobara el primero de los antígenos, el de Pfizer-BioNTech, pero el presidente presumió de que España se convertía en "el primer país de la UE junto a Alemania" en tener un plan completo de vacunación contra la Covid-19. "Estamos preparados. Nuestras previsiones son que, en casi cualquier escenario, una parte muy sustancial de la población estará vacunada a lo largo del primer semestre de 2021", señaló. Hoy esas previsiones sólo siguen vigentes en el discurso oficial.

Después de viajar a Cantabria el 4 de diciembre, el presidente se vio obligado a suspender toda su actividad. Debió de guardar cuarentena desde el día 14 hasta la Nochebuena por su contacto estrecho con el presidente francés Emmanuel Macron, que había dado positivo por coronavirus, y a quien había visitado en París.

Ésa fue la segunda vez que debió suspender su viaje a Zaragoza, adonde por fin llega este viernes, en la quinta parada del Sánchez Covid Tour, edición 2021. Por ahora, siempre con el público entregado...