El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra ha sumado este lunes su voz a la de los socialistas críticos con el acuerdo del Gobierno con EH Bildu para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2021, casos, entre otros, de los presidentes autonómicos de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, o Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y de la secretaria general del partido en Andalucía, Susana Díaz.

Noticias relacionadas

Guerra ha valorado que "la alianza" con los de Arnaldo Otegi pudo "ser buena" para aquella moción de censura, pero "no para gobernar", a lo que ha añadido: "Hay muchos españoles y muchos socialistas con un nudo en la garganta que es un grito, un grito que no sale por sentido de la responsabilidad: '¡Con Bildu no!'"

Sobre aquella moción de censura, Guerra ha sostenido más tarde que "el señor (Mariano) Rajoy, en lugar de irse a un bar a tomar copas, tenía que haber dimitido porque los que presentaban la moción, Pedro Sánchez, repitieron en la tribuna que si se retiraba, retiraban la moción". "Otro de su partido hubiera sido presidente -ha recordado- y España se habría ahorrado muchos disgustos".

Entrevistado en 'La Hora de La 1' (TVE), Guerra ha opinado que España es en estos momentos una "democratura", que ha definido como un sistema con apariencia de democracia, en el que se vota, pero en la que hay "decisiones autoritarias" y "un Gobierno que no es natural, con estos de Podemos y los nacionalistas".

"Rasgos de autoritarismo"

El veterano socialista ha mostrado también su indignación con la llamada 'ley Celaá' de Educación: "Nos lleva a una situación en la que el español se va a tratar como una lengua extranjera en España. ¿La RAE no va a decir nada? ¿No va a decir nada el Instituto Cervantes? ¿Los escritores? Cuando una sociedad acepta lo absurdo sin reaccionar, es una sociedad en decadencia".  

Y ha concluido: "Todos los regímenes que persiguen una lengua, el franquismo al español, en Cataluña o País Vasco, o en Cataluña los regionalistas al castellano, todos tienen rasgos de autoritarismo". Guerra es uno de los firmantes del manifiesto en defensa del español como lengua vehicular en la enseñanza.

Preguntado por Juan Carlos I, Guerra ha insistido en su defensa del emérito, sin tolerar ni que se hable de "presuntos delitos" porque entiende que el hecho de mencionar 'delitos' ya lo condena. Y señala de nuevo a Podemos, en concreto al vicepresidente Pablo Iglesias y al ministro Alberto Garzón: "Ha habido dos miembros del Gobierno que han acusado de maniobras graves al jefe del Estado y no han sido cesados. No deberían haber durado cinco minutos".