Han elegido como imagen una ilustración del Quijote. Probablemente por su defensa de la lengua cervantina, pero quizá también por el carácter idealista de su propuesta. A través de change.org, ya han recogido más de 100.000 firmas en defensa del español como idioma "vehicular". No son simpatizantes del PP, tampoco miembros de la comunidad educativa. Son... ¡históricos dirigentes del PSOE!

Noticias relacionadas

Suscriben el texto original Antonio Miguel Carmona y Zenón Jiménez Ridruejo, ambos con décadas de militancia a sus espaldas. El arranque de su misiva dice así: "El español es el idioma de todos y cada uno de los españoles, la base de nuestra cultura, diversa y plural, la principal garantía de la unidad cuya capacidad vehicular nos enriquece".

Además de la pólvora recogida en redes sociales, se han unido al ruego el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, los expresidentes del Senado Juan José Laborda y Javier Rojo, el ex secretario general de UGT, Cándido Méndez y los exministros César Antonio Molina y José Barrionuevo.

"Hacer país es sumar, nunca restar. Defender lo que nos une. En la historia y en el porvenir. Tristemente, de facto, el castellano ya no es lengua vehicular en la enseñanza en algunas Comunidades autónomas. La enmienda consagra un error histórico", alegan los movilizados.

Este periódico se ha puesto en contacto con Carmona para conocer los detalles de una propuesta de tinte socialista que va contra un Gobierno... socialista. "La ley original firmada por el presidente Sánchez hablaba del español como lengua vehicular. Pedimos regresar a ese punto de partida", arguye el también doctor en Economía.

Carmona se apresura a rebatir uno de los argumentos aireados por Podemos y los separatistas: "Dicen que el adjetivo vehicular es facha, que es cosa del PP. La ley de Educación propuesta por el PSOE, la que se iba a llevar a cabo hasta que se concedió la enmienda a los separatistas, también utilizaba ese término".

El que fue candidato del PSOE a la alcaldía de Madrid reitera que su reivindicación no es un ataque frontal a Pedro Sánchez: "Queremos defender al PSOE de Podemos y los separatistas. Es nuestro deber".

"Nuestro deber"

Carmona y Jiménez Ridruejo diagnostican que, en el seno del Ejecutivo, existen ministros socialistas a favor de su propuesta y en contra de "la orientación que Podemos quiere darle a Moncloa".

-Sánchez ha aprobado la enmienda educativa porque ha querido. Si, finalmente, el gobierno elimina la condición vehicular del español en la ley de Educación, ¿usted se dará de baja del PSOE?

-Nunca me daré de baja del PSOE. Y menos por ese motivo. Yo estoy defendiendo la posición del PSOE. ¡Es que esa enmienda no representa al PSOE! ¿Cómo voy a dejar el PSOE por defender una reivindicación histórica del PSOE?

-Oiga, la enmienda fue votada por el PSOE. Podían haberla frenado.

-Existen unos que intentan romper los puentes entre la derecha y la izquierda. Otros queremos tender esos puentes.

-¿Qué le diría a Sánchez?

-Que tiene todo mi apoyo para regresar a la ley de Educación que planteó en un primer momento.

-Si el presidente no quiere aprobar esa enmienda, puede elegir como socio a Ciudadanos. ¿Usted prefiere a Arrimadas o a ERC?

-Yo suelo decir que prefiero los gobiernos del PSOE en solitario, jamás con la derecha, pese a que podamos alcanzar acuerdos puntuales. Sin embargo, si usted me pide que elija entre Cs y los separatistas, me quedo con los que defienden las instituciones, no con quienes quieren destruirlas.

Carmona acusa a los independentistas de comportarse con "suma deslealtad a la Constitución": "Hay colegios en Cataluña donde, en los primeros cursos de la ESO, sólo se enseñan dos horas de español a la semana. Estamos generando ciudadanos que no pueden enriquecerse con la lengua vehicular".

El socialista madrileño apostilla: "Los mismos que defendimos el catalán frente a Franco defendemos ahora al castellano frente a Torra". "Si quitamos el término 'vehicular', el Estado pierde la potestad de defender el español en las Comunidades donde existen otras lenguas cooficiales", asevera Carmona.

El mediático profesor de Economía señala las palabras de Montserrat Bassa (ERC) como "especialmente reveladoras": "¡Dice que quiere que los niños catalanes estudien el español como si fuera otro idioma extranjero!".