Este viernes, Pedro Sánchez ha convocado un Consejo de Ministros extraordinario. En él se debe validar el acuerdo al que se llegue en el Congreso para la prórroga del estado de alarma. Pero también es posible que aproveche para seguir aprobando medidas de impacto socioeconómico que protejan a los "más desfavorecidos" ante la emergencia del coronavirus.

Según ha podido confirmar este periódico en fuentes del Gobierno, "tras mucho debate", ya hay acuerdo para aprobar dos de las tres más reclamadas por diversos colectivos en las últimas semanas: renta mínima temporal y suspensión de alquileres.

El parón brutal de la actividad a causa de las restricciones impuestas por el estado de alarma ha ido dejando atrás a los inquilinos que pagan alquiler y han visto reducido su nivel de rentas, a quienes ya estaban en situaciones de desamparo social y económico y se han visto privados hasta de ingresos irregulares, y a todo el colectivo de autónomos, que reclama un rescate real dejando de pagar sus cuotas sociales.

Estos tres temas, explican desde fuentes de la facción morada del Gobierno, se han estado trabajando estas dos semanas transcurridas desde que Sánchez compareció por primera vez en Moncloa, el 10 de marzo, para afrontar "la guerra contra el virus". Pero por el momento sólo se aprobarán las iniciativas de protección a inquilinos y una renta mínima "temporal".

La batalla ideológica

Esta nueva batalla ideológica se cierne sobre la responsabilidad de Sánchez cuando no ha cesado la polémica sobre el "cierre total" de las actividades productivas que no sean indispensables.

La iniciativa de Pablo Iglesias, que reveló EL ESPAÑOL en exclusiva el pasado lunes, vino acompañada de un no rotundo desde la autoridad delegada de Salvador Illa el pasado domingo, cuando la Región de Murcia se dispuso a aplicarlo en su territorio.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, junto a Nadia Calviño, vicepresidenta económica. Efe

Al día siguiente, tanto el ministro de Sanidad como la vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, lo explicaron en rueda de prensa: "No tomaremos medidas inaplicables, no podemos detener toda la producción del país, la mejor nueva medida es seguir aplicando las que ya hemos tomado, que son suficientemente restrictivas".

Unidas Podemos ha aceptado apoyar la decisión que Sánchez adopte a este respecto. Pero como "un Gobierno que no debate no es un Gobierno", frase que esgrime Iglesias cuando se le acusa de crear tensiones en los Consejos de Ministros, portavoces de su vicepresidencia se dieron por "muy contentos porque, tras mucho debate, se haya abierto la posibilidad de llevar pronto al Consejo de Ministros" estas propuestas.

Alquileres

El equipo del líder morado estuvo negociando en la tarde del lunes con los equipos ministeriales de Transportes, Economía y Hacienda para tener lista a la mayor brevedad la ayuda a los inquilinos. "En ella, sin duda, distinguiremos entre los pequeños propietarios y los grandes tenedores de vivienda", afirman. "En un momento como este, tienen que arrimar el hombro para que nadie se quede atrás".

Otras fuentes del Gobierno apuntan que el sector de grandes propietarios, "tanto públicos como privados", ya se están autorregulando. Por ejemplo, el pasado jueves, el Ayuntamiento de Madrid ya acordó una moratoria de un mes en los alquileres de los pisos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS). Y que el el diablo está en los detalles, razón por la que la decisión del Gobierno a este respecto se ha demorado.

José Luis Martínez-Almeida, alcalde de Madrid.

Fuentes del Gobierno de coalición admiten que se ha generado de nuevo un debate encendido "pero leal" dentro del Gobierno sobre la aprobación de estas ayudas. Y con los mismos bandos de siempre: la orotdoxia en Economía de Nadia Calviño por un lado y los Derechos Sociales de Pablo Iglesias por el otro.

Los detalles

El Ejecutivo diseña ahora, de aquí al viernes, los detalles jurídicos de estas decisiones. Para que, como insiste la vicepresidenta tercera, "lo que se apruebe sea ejecutable". Economía parece ver la luz jurídica al final del túnel ideológico. Porque ahí está el principal problema que se advierte en la Vicepresidencia tercera en la solución a los alquileres.

Fuentes del Gobierno confirman que se tratará de una suspensión, no un retraso o una moratoria del pago. Los beneficiarios serían aquellas personas que a raíz de esta crisis "no puedan hacer frente a este pago por pérdida de empleo, reducción de jornada, ERTE o por deberes de cuidado". Además, también podrán acogerse a ella "autónomos y pymes que hayan sufrido una caída sustancial de sus ingresos" en el arrendamientod e sus locales u oficinas.

La suspensión del pago del alquiler "será de dos meses", de inicio, y se podrá prorrogar hasta el mes siguiente a la finalización del estado de alarma. La presentación de la documentación para acogerse al plan será sencilla y se aceptará "una declaración responsable para su posterior comprobación" en caso de no poder acceder a los documentos acreditativos por las restricciones del estado de alarma.

Pablo Iglesias, junto a sus secretarios de Estado, Ione Belarra y Nacho Álvarez.

"Serán prorrogados automáticamente tres meses" los contratos de arrendamiento de viviendas y de inmuebles cuya finalización se produzca durante el periodo de vigencia del estado de alarma.

Para los arrendadores, la propuesta contempla una "compensación económica, que será progresiva en función de la cantidad de inmuebles en propiedad" que tenga en el mercado de alquiler. En el caso de quienes tengan hasta dos inmuebles en alquiler la compensación será de 100% de la cuantía, mientras que los que posean más de 8 recibirán un 5%.

Por qué se ha tardado

Unidas Podemos vendió con éxito mediático desde el inicio de la crisis que Iglesias había arrancado a Sánchez una moratoria para el pago de hipotecas. Los requisitos para acogerse a ella, diseñados desde la Secretaría de Estado de su experto económico, Nacho Álvarez, son restrictivos, pero no se tardó en aprobar porque la contraparte de un hipotecado siempre es una entidad bancaria, a la que se le supone músculo financiero para soportar retrasos en los pagos.

Sin embargo, "la casauística en los alquileres es mucho más heterogénea", explican en fuentes del Ejecutivo. Va desde inquilinos que pagan su renta mensual a grandes fondos de inversión inmobiliaria hasta quienes lo hacen a un pequeño propietario individual, cuyos ingresos dependen esencialmente del pisito que tienen alquilado. "Hay que evitar la paradoja de que ayudemos al pagador y estrangulemos económicamente al pagado", insisten las fuentes citadas.

Por eso, aunque la iniciativa se llevará el viernes al Consejo de Ministros, según ha confirmado este periódico, la discusión actual está centrada en cómo y a quiénes suspender el pago de los alquileres mientras dure esta situación de excepcionalidad. Por el momento, falta por saber si esa moratoria irá acompañada de compensaciones directas una parte de importe a determinados arrendadores.

Propuesta renta mínima

La renta mínima "temporal" es otra de las batallas que parece haber ganado Iglesias dentro de los debates internos del Ejecutivo. Eso, si se sigue su versión, que habla de una propuesta centrada en aquellas personas que no pueden acogerse al paquete de ayudas aprobadas hasta ahora. Y es que la reivindicación ha sido apoyada hasta por el vicepresidente del Banco Central Europeo Luis de Guindos otras fuentes del Gobierno explican que, de hecho, "en la práctica ya se está implantando".

Luis de Guindos (BCE), exministro de Economía con el PP y actual vicepresidente del BCE.

La propia Calviño ya detalló el lunes, en su rueda de prensa, que el decreto presentado por Sánchez el martes 17 de marzo -y como adelantó Invertia, el portal económico de EL ESPAÑOL- ya contenía prolongaciones del subsidio de desempleo a quien se le agotara la prestación y coberturas a colectivos sin derecho a paro, como los cuidadores de dependientes o las empleadas del hogar. "No hay que dejar a nadie atrás, eso es así; y para hacerlo, hay que hacerlo bien", insisten.

En todo caso, desde el lado morado del Gobierno, también muestran su satisfacción por llevar este viernes esta forma de ingreso mínimo para proteger a quienes tienen rentas bajas o hayan visto sus rentas reducidas por la crisis del coronavirus. Aunque, lejos de suponer éste el primer paso para implantar de manera definitiva una de las ideas que la formación morada viene defendiendo en sus programas electorales, su duración sería temporal.

Información sobre el coronavirus: