Alberto D. Prieto Eduardo Ortega Socorro

El Gobierno pondrá en marcha una moratoria en el pago de las hipotecas que afectará a colectivos vulnerables. Así lo confirmaban a Invertia fuentes del Ejecutivo y ha confirmado después el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. 

Una propuesta que parte de Unidas Podemos y que busca evitar que nadie pueda quedar desprotegido como consecuencia de la crisis económica que se derivará del estado de alarma decretado para luchar contra el coronavirus. 

La moratoria de pago hipotecas se aplicará a personas que hayan reducido sus ingresos o estén en situación de desempleo a causa de la emergencia que ha provocado el Covid-19. 

La medida, a falta de conocer todos los detalles, incluiría la prohibición de cortar suministros básicos (agua, luz y gas) a "las personas vulnerables", el concepto que logró colar Iglesias en el Real Decreto definitivo de declaración del estado de alarma.

Según ha podido saber EL ESPAÑOL, Unidas Podemos propuso ya el pasado sábado la posibilidad de incluir también una moratoria en los alquileres, pero parece que no ha salido adelante. 

Difícil reunión

La reunión del Consejo de Ministros de este martes se presentaba dura desde la misma finalización del último cónclave, el pasado sábado, que se cerró sin medidas de choque en el plano económico, por la imposibilidad de llegar a un acuerdo entre las dos facciones del Ejecutivo.

Fuentes del Gobierno confirmaron a este periódico que las medidas que completarán el plan de choque económico contra la emergencia sanitaria del coronavirus estaban anoche "diseñadas en su generalidad", pero que restaban flecos que, como se está pudiendo comprobar, están generando controversia en el Gabinete.

Lo cierto es que el intenso debate del pasado sábado se está repitiendo entre los dos bandos que, con su desacuerdo en el enfoque, hicieron que el presidente Pedro Sánchez decidiera posponer la concreción a este martes.

En todo caso, el cierre de filas en torno a las posturas de Nadia Calviño es cada vez más patente. Su discusión con Pablo Iglesias durante el sábado, según ha sabido este periódico, fue más de ideología que de medidas concretas.

Eso sí, la vicepresidenta económica ya empezó a abrir la mano este lunes en determinadas cuestiones, siempre remarcando que sin macroeconomía no hay cómo alimentar esas medidas, que también entiende como necesarias.

Cabe recordar además el escenario fiscal en el que se encuentra España. A pesar de que la Comisión Europea ha decidido que las partidas que empleen para combatir el coronavirus no computen en el cálculo que hace Bruselas para decidir si castiga o no a un país, las tibias medidas decididas por el órgano esta semana no permiten a los estados contar con más margen fiscal que el que ya tienen. Que en el caso español es exiguo debido a la elevada deuda pública, por encima del 95% del PIB.

Medidas laborales

Cabe recordar que en este encuentro también se están analizando y aprobando las medidas que ante la pandemia del coronavirus quiere aprobar el Ejecutivo, entre las que se incluyen una flexibilización de los expedientes de regulación de empleos temporales (ERTE), cuyos trabajadores cobrarían paro desde el primer día y sin importar la cotización que hayan hecho. 

Además, se habilitarán sistemas para que los desempleados, temporales o no, no pierdan prestaciones, como ya adelantó Invertia