Más gestos que avances. Así fue la reunión que este jueves mantuvieron Pedro Sánchez y Quim Torra. Mientras el primero llegó con 44 propuestas basadas en el diálogo, la reforma financiera e inversión en infraestructuras, el president catalán se enroca la autodeterminación, la amnistía y la figura de un mediador. Ante esto, el líder del PSC, Miquel Iceta, descarta por completo una ley de amnistía para los presos y exiliados, aunque abre la puerta no solo a cambios en el Código Penal, sino también en la política penitenciara para contentar a los independentistas porque "los delitos de rebelión y sedición no se ajustan suficiente a lo que pasó en Cataluña". De hecho, ha celebrado que Jordi Sànchez y Jordi Cuixart salgan en los próximos días para trabajar y regresen solo para dormir. 

Noticias relacionadas

En declaraciones en Catalunya Ràdio, Iceta ha asegurado que "no soy partidario" de la amnistía porque "es una especie de tabula rasa de todas decisiones políticas" y avisa a los soberanistas que "está prohibido" y "eso no va a pasar nunca". A pesar de ello, abre un hilo de esperanza y ha afirmado que "en una democracia se tiene que buscar otros caminos", como la reforma del Código Penal o "cambios" en la política penitenciaria. "Es lógico que se avance en la libertad de los que están en prisión y su reincorporación a la vida civil", ha dicho. 

Sobre esta cuestión, Iceta ha explicado que la "intención" del Gobierno de Sánchez es una "reforma" del Código penal "lo más pronto posible". "Los delitos de rebelión y sedición no se ajustan suficientemente a lo que pasó en Cataluña", ha opinado el socialista catalán. "Los que hayan leído la sentencia del Tribunal Supremo habrán visto la dificultad de los magistrados de encajar lo que pasó con lo que está recogido en el Código Penal", ha continuado, para considerar que esta "revisión" es "objetivamente necesaria" aunque reconoce que "algunos dirán que con esto se intenta perdonar"

En este sentido, apunta a que una reforma podría reducir las penas de prisión de los políticos independentistas condenados por el Tribunal Supremo. Eso sí, ha explicado que dicha reforma no será inmediata. "Seamos sinceros, esta reforma no tardará menos de ocho meses", ha dicho. 

Un Pedro Sánchez satisfecho

Sobre el encuentro entre Sánchez y Torra, Iceta ha aseverado que está contento y el jefe del Ejecutivo está muy satisfecho aunque "consciente de las dificultades, pero con muchas expectativas y ganas de que esto funciones". 

Ha explicado que la voluntad del Gobierno es la de empezar de cero y que eso es necesario aprovecharlo, y ha pedido autocrítica al independentismo: "El Gobierno de España ha dicho la verdad, esto fue un fracaso colectivo. No he encontrado todavía la autocrítica del independentismo, y la responsabilidad es compartida".

Preguntado por su participación en los Presupuestos catalanes, ha dicho que si alguien debe cambiar de actitud y querer añadir al PSC en las cuentas es el Govern: "¿Cuándo ha escuchado a un socialista que no está dispuesto a hablar de cualquier cosa? Nos extraña que el Govern no haya buscado el apoyo del PSC".