El presidente del Gobierno se enfundó este jueves en un discurso de solemnidad para proclamar un futuro de acuerdo entre el Gobierno central y de la Generalitat. "He venido a hablar de esperanza", ha dicho Pedro Sánchez. "El balance de esta última década es lamentable. Nadie ha ganado. Todos hemos perdido" en un período "sombrío" y bajo la "estela de desánimo" que ha provocado "tensión social" y "heridas muy profundas". 

Noticias relacionadas

Sánchez se ha reunido durante una hora y media con el president de la Generalitat, Quim Torra, en el Palau de la Generalitat. El encuentro, blindado por enormes medidas de seguridad en la Plaza de Sant Jaume y rodeado de pompa, con un despliegue de gala de los Mossos d'Esquadra, ha sido explicado por separado por Sánchez y Torra. 

"El significado de este encuentro es mostrar nuestra voluntad sincera de dialogar y de acordar", ha dicho Sánchez en su breve comparecencia, en la que reconoció un "profundo respeto y emoción", así como "un profundo sentimiento de honor" por poder reunirse con Torra en el Palau. 

La primera etapa de ese diálogo será constituir la Mesa de Gobiernos, una condición de ERC para abstenerse en la investidura de Sánchez y sellar su elección. El presidente ha dicho que está dispuesto a encabezar la delegación del Gobierno y que la cita tenga lugar este mismo mes, pero ha dicho que los detalles, tanto la fecha como la composición completa de ese foro, deberán ser aún negociados. 

En paralelo, Sánchez ha entregado un documento a Torra con 44 puntos para abordar asuntos concretos de la relación institucional, como traspasos, inversión y diálogo dentro de los cauces existentes: la comisión bilateral Gobierno-Generalitat que ya figura en el Estatut (distinta de la Mesa de Gobiernos) o foros multilaterales como el Consejo de Política Fiscal y Financiera.

Evasiva sobre autodeterminación

Preguntado por las demandas de Torra de autodeterminación, amnistía para los dirigentes independentistas en prisión y lo que él considera el "fin de la represión", Sánchez ha eludido rechazarlas de plano. 

"Una democracia es fuerte cuando es capaz de dialogar", dice. Proponer asuntos como la autodeterminación, "si demuestran algo es que estamos ante un diálogo que va a ser largo, que no va a ser fácil, que va a ser complejo", según él. "Es un camino que tenemos que hacer paso a paso". Reivindicaciones de ese tipo prueban "cuán diferentes, dispares y alejadas están las posiciones del Gobierno de España y del Govern de la Generalitat.

El jefe del Ejecutivo ha considerado la crisis en Cataluña como un "contencioso político" y ha asegurado que la ley no basta para solucionarlo. "No hay otra vía que a través de un diálogo que se desarrolle dentro de la Ley. La Ley por sí sola tampoco –lo hemos visto durante estos últimos años- tampoco basta. La Ley es la condición, pero el diálogo es el camino", ha dicho citando su discurso de investidura. 

No al mediador

"Vamos a necesitar de mucha paciencia, determinación y generosidad", ha dicho Sánchez, pero es necesario "cambiar el rumbo de inmediato". Según Sánchez, la Generalitat y el Gobierno central tienen una "deuda con el presente de millones de catalanes" que no quieren vivir en "el empate perpetuo". 

A preguntas de la prensa, Sánchez ha considerado que no es necesario un mediador para este diálogo, como reclama la Generalitat. "Este va a ser un diálogo franco, absolutamente transparente" y "con absoluta claridad", por lo que "el mediador son los 47 millones de ciudadanos" de España. 

Torra asegura no saber qué quiere Sánchez

En su comparecencia, Torra también ha agradecido el tono de Sánchez y ha valorado positivamente el encuentro. El president de la Generalitat ha dicho que cree que él y Sánchez deben presidir "todas"

"Ha sido un diálogo sereno, cordial y ahora hace falta pasar de la cordialidad a las propuestas", ha dicho. "Lamento que aún hoy no sabemos cuál es la propuesta del presidente español", según él. 

Torra ha insistido en sus demandas de autodeterminación, amnistía y "fin de la represión" y ha asegurado no haber obtenido respuesta. "Sin resolver prisión y exilio, no resolveremos el conflicto político", ha dicho.