Pablo Casado en una foto de archivo.

Pablo Casado en una foto de archivo. EFE

Política PACTOS ELECTORALES

El PP ofrece el gobierno de Aragón a Cs a cambio de que renuncie a la alcaldía de Madrid

Génova no está dispuesta a renunciar a que Almeida sea alcalde, pero es consciente de que debe ceder en algo. Así, ofrecen Aragón.

El sudoku en el que se ha convertido la formación de gobiernos tras el 26-M ya ha dado sus primeros frutos en los parlamentos autonómicos de Madrid o Murcia, pero existen otras plazas en las que las negociaciones están enquistadas. Por ejemplo, el Ayuntamiento de la capital de España, donde Ciudadanos no se ha querido comprometer a apoyar que el candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, lidere la corporación local.

La alcaldía de Madrid es la joya de la corona de cualquier partido, dado que es un puesto con gran influencia y foco mediático. El PP no está dispuesto a ceder -“O Almeida o Carmena”, resumió este martes el presidente de la formación, Pablo Casado-, pero, dentro de su estrategia, sabe que necesita convencer a los naranjas cediéndoles poder. 

Por eso, su oferta pasa por ofrecerles liderar el gobierno autonómico de Aragón. Diversas fuentes de la dirección popular así lo aseguran a EL ESPAÑOL. Daniel Pérez Calvo, candidato de Ciudadanos, sería el presidente autonómico mientras que Luis María Beamonte, líder de los populares aragoneses, sería el vicepresidente.

Casado asegura que Almeida es "la única alternativa" frente a Carmena

"Esperamos quedarnos los cuatro"

La ecuación es compleja, puesto que ambos partidos necesitan apoyarse tanto en Vox como en el Partido Aragonés (PAR). Y, mientras que Vox no pone demasiado impedimento a la jugada e incluso afirma no necesitar estar dentro del gobierno, el PAR no se muestra demasiado convencido. Además, los regionalistas ya han firmado un acuerdo con el PSOE para que Javier Lambán sea presidente y ellos, parte del ejecutivo.

El PP tendría que convencer a Arturo Aliaga, líder del PAR, para que rompiera esa alianza. Desde Génova, afirman a este periódico, no lo ven difícil por dos razones. Una: para que prospere la presidencia de Lambán, necesitan apoyarse tanto en Podemos como en la Chunta Aragonesista (CHA). Sería un pacto algo antinatura, puesto que, ideológicamente, el PAR se sitúa en el ámbito del centroderecha.

Después, porque esperan seducir al partido regionalista a través de los ayuntamientos aragoneses, ofreciéndoles mayor poder. “A partir del domingo esperamos quedarnos los cuatro [PP, Cs, Vox y PAR]”, afirman fuentes cercanas al presidente Casado. 

El PP sigue siendo la "preferencia" de Cs

Si prospera, sería la primera ocasión en que los de Albert Rivera presidieran algún gobierno de relevancia. A cambio habrían de renunciar a su mayor aspiración, que Begoña Villacís sea alcaldesa de Madrid. Es su gran apuesta, ya que saben que es difícil pero no imposible. Sin embargo, el PP se ha enrocado: Madrid no es sacrificable y, si hay acuerdo entre el centroderecha, sólo será con Almeida encabezándolo.

De momento, tras la formación de las Mesas de Murcia y Madrid, Ciudadanos ha dejado claro que el PP es “su socio preferente”. El secretario general de la formación, José Manuel Villegas, ha dejado claro que el PP es su opción preferida en Castilla y León, incluso antes de conocer que los populares asumían la exigencia naranja de limitar a ocho años los mandatos en ayuntamientos y diputaciones.

El mismo principio rige para Aragón, donde ha reiterado su invitación al PAR para que reconsidere el acuerdo suscrito con el PSOE y se avenga a participar en un pacto de PP y Cs. Así que las miradas están puestas en el próximo día 15, cuando se forman los ayuntamientos. Mientras, pendientes del PAR.