Galicia Bilingüe, asociación en defensa del español y la "cooficialidad de gallego y castellano en Galicia" denuncia que el Partido Popular de dicha región prohíbe el estudio en español de las asignaturas con más interés lingüístico en colegios, institutos y universidad. También que en Galicia las restricciones al uso del español en la administración "son más acusadas incluso que en Cataluña".

Así lo han manifestado por medio de un comunicado en el que aseguran que tras la llegada de Alberto Núñez Feijoo a la presidencia de la Xunta, "el Gobierno gallego ha silenciado sistemáticamente las denuncias de Galicia Bilingüe, que ha utilizado su poder institucional para acallar la labor de la asociación y que ha ejercido una presión inaudita sobre su presidenta, Gloria Lago, aprovechando que es profesora de instituto y, por lo tanto, funcionaria de la Consejería de Educación de la Xunta".

La asociación se constituyó en 2007 "como respuesta al descontento de familias y profesores" ante la aprobación por parte del gobierno de coalición de PSOE y BNG de un decreto que "proscribía el español en la práctica totalidad de la enseñanza", según sus miembros.

Ahora, Galicia Bilingüe acusa al presidente gallego de "capitalizar las acciones de Galicia Bilingüe y prometer en campaña aplicar sus propuestas de libertad de elección de lengua". Algo que, según ellos, no hizo Feijoo una vez ganó las elecciones con "especial apoyo" en las zonas donde la labor de la asociación "había sido más productiva".

Se unen a "Hablamos Español"

La presidenta Lago denuncia que "a lo largo de estos años GB ha tenido que hacer frente a una feroz oposición por parte de tres sectores: el nacionalismo más fanatizado, el lobby cultural, sobre todo del sector editorial y de entidades nacionalistas y, tras la llegada de Feijóo a la Xunta, también del gobierno gallego".

La asociación se acaba de integrar en otra con presencia en todo el territorio, Hablamos Español, también presidida por Gloria Lago y que viene defendiendo el español en las aulas también en otras comunidades como Cataluña y la Comunidad Valenciana.

Con la unión de ambas asociaciones pretenden tener más fuerza en la defensa de su objetivo: "la aprobación de una ley que regule el uso de las lenguas oficiales de España de forma homogénea para toda la nación".