Carles Puigdemont en el vídeo que ha difundido en las redes sociales.

Carles Puigdemont en el vídeo que ha difundido en las redes sociales. YouTube

Política

Puigdemont advierte de que el único "candidato posible" es él, aunque respeta a Torrent

Reclama a los independentistas recuperar la unidad para hacer frente al 155.

El líder de Junts per Catalunya (JuntsxCat), Carles Puigdemont, ha constatado este martes que "lamentablemente" el presidente del Parlament, Roger Torrent, ha optado por aplazar el pleno de investidura y, aunque ha dicho "respetar" su decisión, ha advertido de que no hay "ningún otro candidato posible".

El expresidente de la Generalitat ha mandado un recado a Torrent en el vídeo que ha colgado en Youtube en el que insiste en que "no hay ninguna otro candidato posible ni ninguna otra combinación aritmética posible" para la investidura. No obstante, no ha aclarado si tiene previsto regresar a Cataluña o cuáles van a ser sus próximos pasos.

"Hoy me hubiera gustado dirigirme a vosotros con el pleno de investidura ya celebrado y por lo tanto investido de nuevo como presidente de la Generalitat de Cataluña", asegura Puigdemont en el vídeo, de algo más de siete minutos de duración. "Lamentablemente el pleno no se ha celebrado. El presidente del Parlament ha optado por otro camino y debemos respetar su decisión", ha señalado.

El líder de JuntsxCat sostiene que los independentistas no pueden aceptar el "chantaje" que a su juicio intenta imponer el Gobierno de Mariano Rajoy bloqueando su investidura. En su opinión, "la investidura (de él mismo como presidente de la Generalitat) y la formación de un Gobierno es el camino más rápido" para poner fin al artículo 155 de la Constitución y recuperar el autogobierno. Y ello exige recuperar la unidad de acción entre las fuerzas soberanistas.

"Ha llegado el momento de que la mayoría social y política del soberanismo dé una respuesta unitaria y coordinada a este nuevo ataque", asegura Puigdemont. "Lo que nos ha llevado hasta aquí es la unidad. No la perdamos: es lo que sueñan los que nos quieren en prisión y en el exilio por muchos años", ha resaltado.

Después de guardar silencio a lo largo de la jornada, en medio del cruce de reproches entre JxCat y ERC a raíz de la decisión de Torrent de aplazar el pleno de investidura, Puigdemont ha difundido finalmente, pasadas las ocho de la tarde, este mensaje grabado a través de las redes sociales. De hecho, el expresidente de la Generalitat ha evitado a toda costa aparecer en público, pese a que estaba previsto que asistiera a la copa de año nuevo de los nacionalistas flamencos de la N-VA en Lovaina. 

El candidato de la N-VA a la alcaldía de la ciudad, Lorin Parys, le había invitado para que le explicara cómo logró hacerse con la alcaldía de Gerona y poner fin a más de 30 años de hegemonía socialista. Lovaina está gobernada por los socialistas y celebra elecciones locales en octubre. El evento tenía previsto acoger a un centenar de personas, pero cuando se anunció la presencia de Puigdemont, la lista se disparó a 400. Parys ya invitó a Puigdemont a cenar a su casa en noviembre y la N-VA le está prestando apoyo logístico desde que huyó a Bélgica.

La democracia está en juego en Cataluña

Pero una hora antes del inicio del acto, el expresidente de la Generalitat ha comunicado a los organizadores que no asistiría por tratarse de un día "complicado". En su lugar, ha grabado otro vídeo, esta vez en inglés, en el que ha denunciado los "obstáculos" que está poniendo el Gobierno español para su investidura de nuevo como presidente de la Generalitat. "La democracia está en juego en Cataluña y este mensaje debe resonar aquí en Flandes", ha asegurado.

"Pedíamos a todos los demócratas en Europa y en particular a los flamencos que no nos abandonéis. Porque abandonarnos es abandonar la causa de la democracia", ha dicho Puigdemont a una audiencia decepcionada por no poder verle en persona. El líder de JuntsxCat ha asegurado que la crisis catalana no se resolverá con medidas judiciales y ha reclamado al Gobierno de Mariano Rajoy que respete los resultados de las elecciones del 21-D y no tenga miedo a negociar. 

El que sí ha estado presente en la reunión de Lovaina en sustitución de Puigdemont ha sido el exconseller de Sanidad, Toni Comín. Pese a militar en Esquerra Republicana de Cataluña, Comín ha respaldado también al candidato de los nacionalistas conservadores flamencos para la alcaldía de Lovaina. En un largo discurso en francés, con interpretación al neerlandés a cargo del anfitrión, Comín ha sostenido que la democracia española es de "baja calidad" porque está controlada por los herederos del franquismo.

El representante de ERC ha acusado al Tribunal Constitucional de haber dado un "golpe de Estado" contra Cataluña. Un Tribunal que según ha dicho "no es imparcial" sino que está controlado por el PP. También ha arremetido contra el Gobierno de Rajoy por "no aceptar la decisión democrática de los ciudadanos". "El único Estado del mundo democrático que ha decidido gestionar el desafío independentista con la represión es España. Es la excepción absoluta", ha dicho Comín.