Bruselas

Al final ha sido necesario echarlo a suertes. Ámsterdam se convertirá la nueva sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés), que debe abandonar su actual ubicación en Londres en marzo de 2019 debido al brexit. En la última votación hubo empate entre Ámsterdam y Milán y se necesitó un sorteo para decidir. Una de las grandes perdedoras de la jornada ha sido la candidatura de Barcelona, ya que ha caído derrotada durante la primera ronda de votaciones secretas de los ministros de Asuntos Europeos de los 27

La ciudad condal cumplía con buena nota todos los criterios y partía entre las favoritas cuando se lanzó la carrera por la EMA a principios de año, pero la inestabilidad generada por el proceso secesionista ha acabado lastrado sus opciones. "Este quizá es otro de los daños directos que nos ha podido llevar el independentismo a Cataluña", ha lamentado la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, al término de la votación. 

Barcelona sólo ha conseguido 13 votos de sus socios europeos y ha quedado quinta entre las 16 ciudades que han participado en la primera ronda, justo por detrás de Bratislava (15 puntos). Milán ha ganado la primera votación (25 puntos) y ha pasado a la siguiente fase junto con Ámsterdam y Copenhague (20 votos cada una).

La victoria se ha jugado entre Milán y Ámsterdam, ya que Copenhague ha caído eliminada en la segunda ronda. El complejo sistema de voto, inspirado en el que se utiliza en Eurovisión, no ha servido para producir resultados claros. En la tercera y definitiva, las candidaturas de Italia y Holanda han empatado, así que el ganador se ha decidido por sorteo. Y la suerte se ha decantado del lado de Ámsterdam, que era una de las favoritas desde el principio.

"Hemos tenido obstáculos, no se nos ha puesto fácil. El independentismo no cree en un proyecto común en España y en Europa", se quejaba la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, ya antes de la votación. Montserrat ha hecho este lunes un último esfuerzo fallido por arañar votos para la candidatura de Barcelona y ha participado personalmente en la reunión de los 27 en la que se ha elegido la nueva sede de la EMA.

Barcelona desapareció de las quinielas tras el 1-O

Desde las imágenes de violencia durante las cargas policiales del 1-O y la fuga masiva de bancos y empresas, Barcelona había desparecido de todas las quinielas. Las tres administraciones escenificaron por última vez un frente común a favor de la ciudad condal durante un acto en Bruselas el 18 de octubre.

Pero días después la unidad estalló en mil pedazos. El exconseller de Sanidad, Toni Comín, ha huido permanentemente a Bélgica para escapar de la acción de la Justicia española. Y Colau ha expulsado de su equipo de gobierno al concejal socialista Jaume Colboni, que representó a la candidatura de Barcelona en la capital belga.

En contra de la candidatura de Barcelona ha jugado también el hecho de que España alberga ya tres agencias europeas: la Oficina de Propiedad Intelectual en Alicante; la Agencia para la Seguridad y la Salud en el Trabajo en Bilbao; y la Agencia de Control de la Pesca en Vigo. En contraste, hay cinco países que no tienen ninguna: Bulgaria, Rumanía, Croacia, Chipre y Eslovaquia.

En total, se habían presentado 19 ciudades como candidatas para acoger la EMAÁmsterdam, Atenas, Barcelona, Bonn, Bratislava, Bruselas, Bucarest, Copenhague, Dublín, Helsinki, Lille, Malta, Milán, Oporto, Sofía, Estocolmo, Viena, Varsovia y Zagreb. Esta última, Dublín y Malta han retirado sus candidaturas a primera hora de este lunes.

La Autoridad Bancaria Europea, a París

El voto secreto eurovisivo también ha fallado para la elección de la nueva sede de la Autoridad Bancaria Europea (EBA), el otro órgano de la UE que debe abandonar Reino Unido por el brexit. Una pieza menos codiciada que la EMA, ya que sólo se presentaron 8 candidaturas: Bruselas, Dublín, Fráncfort, Luxemburgo, París, Praga, Viena y Varsovia.

A la tercera y definitiva ronda de votación han llegado París y Dublín, que también han empatado. De nuevo ha habido que recurrir a un sorteo: un gran recipiente, dos papeletas y una mano inocente, la del ministro estonio, Matti Maasikas, cuyo país ejerce la presidencia de turno de la UE. Y la elegida ha sido París, lo que supone una importante victoria para el presidente francés, Emmanuel Macron, en la escena europea.

París compite con Fráncfort para convertirse en el nuevo centro financiero de la UE cuando Londres se vaya. Y ha ganado la primera gran batalla: Fráncfort cayó en la segunda ronda de votaciones de la EBA. "Es el reconocimiento del atractivo y el compromiso europeo de Francia. Feliz y orgulloso de nuestro país", ha escrito Macron.

Los resultados no han respetado uno de los criterios fijados por los jefes de Estado y de Gobierno de los 27: el del equilibrio geográfico. Los líderes europeos se han comprometido hasta en dos ocasiones a dar prioridad a los países del este en el reparto de organismos de la UE. Ámsterdam y París alegan que esto se aplica únicamente a las nuevas agencias y no a los traslados.

¿Qué pasa si Reino Unido revoca el artículo 50 y decide en el último minuto quedarse en la UE? ¿Se olvidan las decisiones de hoy o son irreversibles?. "No quiero pronunciarme sobre ningún escenario hipotético", ha zanjado el ministro de Estonia. Las decisiones de este lunes sobre la EMA y la EBA constituyen el "primer signo visible" del brexit, sostiene la Comisión.

Te recomendamos

Outbrain

Contenido patrocinado

Outbrain