"Estoy para lo que mis compañeros decidan". Aquellas palabras del alcalde de Sevilla, Juan Espadas, pronunciadas en un acto en Madrid en una fría mañana de enero de 2020, llegaron a la velocidad de la luz a la sede del PSOE andaluz y cimbrearon sus estructuras.

Noticias relacionadas

Susana Díaz llevaba entonces un año en la oposición al Gobierno de Juanma Moreno. Desde aquel momento las especulaciones no han cesado. Dieciséis meses después y una pandemia de por medio, aquella declaración de intenciones de Espadas ha cristalizado. 

La operación para destronar a Susana Díaz se activó a principios de marzo. Espadas tuvo un almuerzo en Madrid al que asistió Pedro Sánchez. Durante las semanas que siguieron a ese encuentro, dirigentes socialistas muy cercanos al líder nacional repetían en cada convocatoria que el sevillano "es el mejor y mayor activo, sin duda, que tiene el PSOE de Andalucía hoy".

Al hilo de ese diagnóstico comenzaron las voces que exigían un adelanto de primarias con la coartada de que Juanma Moreno podría convocar elecciones en cualquier momento, a imitación de Isabel Díaz Ayuso en Madrid. Una posibilidad que, a día de hoy, sigue descartando.

¿Quién es Juan Espadas?

Susana Díaz es muy conocida en el Andalucía y también de Despeñaperros hacia arriba, aunque su estrella declinó tras perder las primarias nacionales del PSOE contra Sánchez y ser desalojada de la Junta. Pero ¿quién es Juan Espadas?

Alcalde de Sevilla desde 2015 -cuando el popular Juan Ignacio Zoido se dejó una mayoría absoluta y 65.000 votos-, los que le conocen aseguran que su gran baza es la moderación y su capacidad de diálogo. "Es capaz de gobernar a izquierdas y derechas", lo que viene a denominarse un equilibrista, aseguran a El ESPAÑOL fuentes cercanas al dirigente socialista. 

De hecho, lo primero que dijo este jueves, cuando ya se oficializó el adelanto de las primarias, fue que éstas no suponen "una confrontación entre compañeros, sino un debate de ideas y de propuestas". Cosa poco probable.

Políticamente ha demostrado ese funambulismo. Lleva seis años gobernando en minoría y ha conseguido sacar adelante presupuestos con los apoyos de Participa Sevilla (Podemos), IU y el último con Ciudadanos. Con los naranjas ha dado un paso más al sellar hace unos meses un pacto que le garantizará la estabilidad hasta el final de la legislatura.

"Enorme potencial"

El propio Juanma Moreno dijo de él hace unas semanas que es "un rival con un enorme potencial". De hecho, tanto él como el vicepresidente de la Junta, Juan Marín, admiten que preferirían que su contrincante fuera Susana Díaz, pero eso lo decidirá la militancia del PSOE el próximo 13 de junio.

Sin encender a las masas, Espadas es más hombre de despacho que de discursos y mítines, y más de gestión que de partido, aunque en Sevilla tampoco ha marcado grandes hitos.

Se afilió al PSOE en 1997. Antes se licenció en Derecho en 1989 y se especializó en gestión medioambiental. Su carrera profesional comenzó en la Junta de Andalucía. Asumió diferentes cargos en los gobiernos de Manuel Chaves y José Antonio Griñán y en 2008 llegó a ser consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio. En 2010 dio el salto a la política municipal.

Perdió el primer asalto en 2011 contra la mayoría absoluta de Zoido y se mantuvo en la oposición, compaginando su labor como senador socialista. Cuatro años después, Griñán volvió a darle la oportunidad, por mediación precisamente de Susana Díaz. 

Su abuelo Manolo

"El que tiene cara honrada no encuentra puerta cerrada", es su frase de cabecera, según desveló en un artículo que publicó para presentarse a los sevillanos como alcaldable en 2010. En él contaba que 74 años antes, cuando Queipo de Llano protagonizó el golpe militar en Sevilla, su abuelo Manolo fue represaliado del Ayuntamiento de Sevilla, del que era un modesto funcionario.

Sobre aquella época, consideró en su escrito que "la simple lectura del bando por el que se declaraba el estado de guerra en la Plaza Nueva convertía a muchos sevillanos leales a la República en víctimas de esa justicia al revés". Según ésta, pasaban a ser culpables de "delitos ser votante de izquierda o haber discutido con alguien de política".

Juan Espadas en un acto con Pedro Sánchez. EuropaPress

Este domingo, en Granada, presentará de manera oficial su candidatura. No obstante, seguirá en la alcaldía, incluso si gana las primarias, hasta que Juanma Moreno convoque las elecciones, previstas para finales de 2022. Si las pierde, seguirá siendo alcalde hasta mayo de 2023 y no volverá a presentarse como candidato municipal.

Relaciones rotas 

Las relaciones con Susana Díaz hace tiempo que se rompieron y se prevé una batalla encarnizada. Los dos van a ir a por todas y, a poco más de un mes de que se produzca la votación, el sanchismo va ganando por la mínima, pero queda mucho partido por jugar.

"Las primarias las carga el diablo", dijo alguna vez el histórico socialista Alfonso Guerra y todo parece indicar que va a ser así. A Espadas le esperan miles de kilómetros que recorrer por toda Andalucía. Aún es poco conocido en agrupaciones locales de la provincia de Almería o de Córdoba, a las que tiene que convencer. 

Casado y con dos hijos, el destino quiso que naciera en el Hospital de las Cinco Llagas, hoy sede del Parlamento andaluz, institución a la que aspira a volver como presidente de la Junta. Antes tendrá que desbancar a Susana Díaz.