La nueva Secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, junto a Salvador Illa y Fernando Simón.

La nueva Secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, junto a Salvador Illa y Fernando Simón. E.E

Andalucia Coronavirus

Silvia Calzón, la principal 'rastreadora' de Covid: la epidemióloga hecha a sí misma llega a Sanidad

La epidemióloga de 45 años que ha sido 'cazadora' del virus en Andalucía se convierte en la 'número dos' de Illa. Intentó ser alcaldesa por el PSOE.

5 agosto, 2020 02:37
Sevilla

Noticias relacionadas

Silvia Calzón (Utrera, 1975), la nueva secretaria de Estado de Sanidad, lleva en su ADN la bandera del esfuerzo, de la constancia, de la lucha por las políticas sociales y del servicio a los demás. Estas cualidades y su formación como médico especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública la han llevado a convertirse, en unas horas, en la principal 'rastreadora' de la Covid-19.

Será la número dos del ministro de Sanidad, Salvador Illa, y trabajará codo con codo con el epidemiólogo más famoso de España, Fernando Simón.

Firme defensora de su Utrera natal, esta sevillana desde joven sintió la llamada y tuvo una vocación temprana por la medicina y por la política. En su nuevo cargo ambas materias están fusionadas y la mano izquierda y el temple serán su baza principal para cumplir su cometido.

De familia humilde y trabajadora, su padre era albañil y su madre ama de casa, la mediana de los tres hijos del matrimonio ha sido llamada a negociar con las comunidades para plantar cara a los rebrotes de la Covid-19. Tendrá que luchar contra la pandemia más destructiva de los últimos tiempos con miles de fallecidos por todo el mundo.

'Cazadora' del Covid

Fuentes cercanas a esta sanitaria han informado a EL ESPAÑOL que Silvia Calzón conoce bien la enfermedad y su poder de transmisión tras llevar meses luchando en primera línea contra ella en el sur de España.

Conoce por tanto la labor de las autonomías, especialmente de Andalucía, y todo el sistema de rastreo de la red de vigilancia epidemiológica para localizar a todo aquel que pasara 15 minutos con un positivo. Hasta este lunes hacía esa labor al ejercer desde hace un año como epidemióloga de Atención Primaria en el Distrito Sanitario Sevilla en el Servicio Andaluz de Salud.

Al haber sido cazadora del virus, tiene en la mano todo el sistema epidemiológico y ha vivido en primera persona el control de los brotes surgidos en Andalucía en las últimas semanas, aseguran a EL ESPAÑOL desde el Distrito Sanitario de Sevilla.

Sus compañeros se han llevado una grata sorpresa con su nombramiento. Ya supuso una alegría cuando un año antes la pudieron contratar en este distrito. "Es una persona muy competente y con una trayectoria importante" y su partida al Ministerio supone un "espaldarazo" a la salud pública.

Silvia Calzón (a la derecha y en segunda fila) entre los profesionales del servicio de Epidemiología del distrito sanitario de Sevilla.

Silvia Calzón (a la derecha y en segunda fila) entre los profesionales del servicio de Epidemiología del distrito sanitario de Sevilla. Fernando Ruso

Allí llevaba un año trabajando tras dejar la gerencia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, integrada por los hospitales Valme y Tomillar. Unos años antes ocupó este mismo puesto en el Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba. También la dirección general de Justicia Juvenil en la Consejería de Justicia y Administración Pública en 2009. Además cuenta con una mochila política marcada por el logo del puño y la rosa.

Su trayectoria política

Sus primeros pasos fueron como concejal del PSOE en su localidad con poco más de 20 años. Ahora ostenta la presidencia de su partido en Utrera y en unas horas la Secretaría de Estado de Sanidad a sus 45 años. En 2007 intentó gobernar en su pueblo pero el PA le ganó las elecciones con mayoría absoluta. En aquellas fechas también fue parlamentaria andaluza, pero sin dejar nunca la medicina, su razón de ser.

Su labor fundamental será convertirse en el eslabón principal, en la negociadora, entre el ministro de Sanidad y las comunidades autónomas. Salvador Illa no tiene ninguna formación médica y era una cuestión que venían reclamando desde la oposición y las distintas consejerías. El Consejo de Ministros dio ayer el paso y aprobó la reforma integral del Ministerio de Sanidad creando este puesto y desvinculando del mismo a Faustino Blanco.

La epidemióloga Silvia Calzón ante los medios.

La epidemióloga Silvia Calzón ante los medios. Junta de Andalucía

Si es por currículum conjuga ambas partes -la política y la sanitaria-. Además, según las fuentes consultadas, le hace justicia a su carrera. "Es muy trabajadora y lleva preparándose toda su vida". No tiene hijos y el traslado a Madrid será inmintente.

Esta doctora por la Universidad de Granada con varios títulos de formación médica a sus espaldas llega para cambiar la dirección del Ministerio y permitir que todos los esfuerzos se orienten hacia la lucha contra la Covid-19. Para ello, contará con la nueva Secretaría General de Salud Digital, Información e Innovación del Sistema Nacional de Salud (SNS), que sustituye a la Secretaría General de Sanidad, y que será capitaneado por Alfredo González.

A su vez, de la Secretaría General dependerá una nueva unidad, la Dirección General de Salud Digital y Sistemas de Información para el Sistema Nacional de Salud que estará ocupada por Juan Fernando Muñoz.

Sus competencias

Entre otras, esta nueva Secretaría General de Sanidad asumirá competencias sobre aspectos clave de las políticas públicas sanitarias como los relativos a la innovación en el sistema y la industria sanitaria; la digitalización del Sistema Nacional de Salud y la gestión de la información sanitaria. También los proyectos de innovación en el ámbito de la salud. 

Todo un reto para esta epidemióloga "a tope" como la definen desde el Distrito de Salud de Sevilla, cuya labor investigadora ha estado principalmente vinculada al estudio de las desigualdades sociales en materia de la Salud.

Esta periodista ha intentado ponerse en contacto, vía telefónica, con Silvia Calzón, pero la voz del contestador era lo único que se escuchaba al otro lado del hilo telefónico. Ayer fue su día 'D' y su móvil echaría humo. El reto es importante y difícil pero los que la conocen, consultados por este periódico, no dudan de su capacidad. El tiempo y la Covid lo dirán.