El ciclo escolar del curso 2021-2022 en las primeras etapas (Infantil, Primaria y Educación Especial) comienza este lunes en las comunidades de La Rioja y la Región de Murcia. Las Autonomías más madrugadoras afrontan el segundo inicio de curso de la pandemia de la Covid-19 con una alta incidencia entre sus escolares: alcanza los 294 casos por 100.000 habitantes en el caso murciano y se dispara a los 752 en los riojanos.

Noticias relacionadas

El problema se extiende por toda la geografía española (la IA es de 364 entre los jóvenes de 12 a 19 años, casi 70 puntos más que la media general, de 298) y para el que sólo hay una solución: vacunar lo más rápido posible a los mayores de 12 años.

La inoculación de preparados contra la Covid-19 para este grupo de edad se está complicando por dos razones: las vacaciones de verano que han alejado a los menores de sus lugares de residencia y el alto número de contagiados que retrasa la inoculación de la primera dosis. Por el momento, la pauta del Ministerio de Sanidad es que a un contagiado no se le pueda vacunar hasta que no pasen 6 meses desde su infección.

Por ello, los profesionales sanitarios buscan soluciones a toda prisa. ¿La primera? La propuesta que ya está sobre la mesa de Sanidad de adelantar esa dosis a los que han pasado la Covid-19. La segunda, y quizá más efectiva, la reivindicación estrella de las enfermeras: la obligación de contar con una enfermera escolar en cada centro con el objetivo de acelerar las inoculaciones.

Desde hace años, el Consejo General de Enfermería (CGE) y el Sindicato SATSE, organismos representantes de las enfermeras, reclaman la presencia de profesionales de este tipo en todos los colegios. La enfermera escolar es una figura que ayudaría a aspectos tan del día a día como la gestión de menores con patologías crónicas (como la diabetes) o con campañas puntuales; como las de vacunación de la Covid-19 o de la gripe.

El razonamiento de los colegios profesionales es el siguiente: si hay una enfermera en un colegio, la capacidad de vacunar a los jóvenes se incrementa. Así lo explica Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería, quien está completamente confiado en lo beneficiosa que sería la presencia de enfermeras para sacar adelante la vacunación en menores.

En declaraciones a EL ESPAÑOL, Ayuso recuerda que si una enfermera pincha diariamente unas 80 o 100 vacunas contra la Covid-19, los centros escolares se podrían convertir en grandes vacunódromos donde estas profesionales inmunizarían con doble pauta a los mayores de 12 años en apenas un mes.

Contando con que muchos de ellos ya tienen la primera inoculación puesta, sólo se deberían de programar segundos pinchazos (para quien lo necesite) durante las primeras semanas de clase. ¿Y para los que todavía no tienen ningún pinchazo? Más fácil todavía. Se les pondría la primera dosis al iniciar las clases y, en las cuatro semanas reglamentarias, se pondrá la segunda. Un mes exacto.

"Vacunarte en tu propio colegio o instituto ayuda muchísimo porque reduce la movilidad y hace de la vacunación algo mucho más inmediato", recuerda Ayuso. Según las cuentas del secretario general de las enfermeras españolas, con las profesionales necesarias un colegio podría tener a todos los mayores de 12 años vacunados de la primera dosis en dos días.

Según la petición que el Consejo General de Enfermería ha reiterado en multitud de ocasiones, en España sería necesario que hubiera una enfermera escolar por cada 100 o 200 alumnos. Según las estimaciones del Consejo, harían falta 10.000 enfermeras escolares para cubrir las necesidades que ya había antes de la pandemia.

Además, una vez acabada la campaña vacunal, las profesionales podrían ser las encargadas de gestionar los casos de Covid en los centros, brotes en aulas y coordinar las medidas de prevención. Algo que ahora hacen los profesores.

Con todo ello, Ayuso vincula el éxito de la campaña vacunal con enfermeras en los colegios a que haya "disponibilidad de vacunas". "Cuando ha habido stock se han puesto todas las vacunas que llegaban gracias al trabajo de los enfermeros y las enfermeras y la predisposición de la ciudadanía", ha insistido. 

Educación para la salud

Según el último informe de la campaña de vacunación hecho público por el Ministerio de Sanidad, el 34,4% de los jóvenes de entre 12 a 19 años tienen la pauta vacunal completa. De esta forma, el curso escolar empieza con 2,35 millones de jóvenes todavía pendientes de inocular la doble dosis.

Hay que recordar que entre los trabajos de la enfermera escolar no está sólo vacunar (que sería algo estacional y ligado a la pandemia de la Covid-19), sino que también conlleva una mejora de la actividad asistencias y de la educación sanitaria de los más jóvenes.

En un momento en los que la prevención y la salud pública se muestran como la mejor arma para educar a los menores frente a las futuras crisis sanitarias, las enfermeras afirman que ellas pueden ser esa herramienta que mejore los hábitos sanitarios de los más pequeños. 

Según el Sindicato de Enfermería SATSE, la presencia de una enfermera escolar tendría un coste de unos 16 a 20 euros por habitante y año. Una cifra "irrisoria", a su juicio, que se contrarrestaría, además, con el gasto derivado de tratar enfermedades a los menores conforme pasen los años.

Desde SATSE se asegura que el proyecto recorta otros gastos como el sobrecoste de 2.000 millones de euros al año derivado de la obesidad, o los más de 5.000 millones de euros al año de costes directos de la diabetes (tratamientos y hospitalizaciones) y los más de 17.000 millones al año de costes indirectos (absentismo laboral, jubilaciones anticipadas, gastos sociales…).

El proyecto de la enfermera escolar cuenta, además, con el apoyo de asociaciones de padres, el Foro Español de Pacientes, FEP, y el Sindicato Independiente de la Enseñanza Pública ANPE. Incluso, la OMS se ha mostrado partidaria de la presencia de estas profesionales en los centros educativos.

Concretamente, la Organización Mundial de la Salud (OMS), explicaba en un informe hecho público en agosto que la presencia de las enfermeras y enfermeros en los centros educativos es clave para "colaborar en la lucha contra la expansión de este grave problema de salud pública: la Covid-19".