El grupo socialista en el Congreso de los Diputados quiere incluir los actos intolerantes contra las personas LGTBI dentro del conjunto de situaciones por las que hay que interrumpir el juego en las competiciones deportivas.

Noticias relacionadas

En una iniciativa parlamentaria registrada en la Comisión de Cultura y Deporte, el PSOE propone que los partidos de fútbol y otros eventos deportivos se paren contra la "LGTBI fobia" durante cinco minutos si en el transcurso de los mismos se producen gritos homófobos.

En el argumentario de su propuesta, el PSOE cifra en 142 los futbolistas gays. Obtienen esa cifra de extrapolar al fútbol profesional un estudio sobre el porcentaje de población LGTBI. En dicho estudio se pone de manifiesto que el 6% de la población europea se considera miembro de este colectivo.

"De cumplirse esta hipótesis, en España alrededor de 1,3 millones de personas LGTBI practicarían deporte y 270 de los 4.453 deportistas de alto nivel que tenía catalogados el Consejo Superior de Deportes en 2017 pertenecerían a este colectivo", argumentan en la propuesta.

Disgregando por disciplinas, el PSOE calcula que habría algo más de 42.000 futbolistas LGTBI federados -según los datos oficiales de 2016-, entre los cuales 142 lo harían como profesionales. "Sin embargo, son muy pocos los deportistas que han reconocido pertenecer al colectivo LGTBI", apuntan.

Formar a los directivos

En resumidas cuentas, la iniciativa parlamentaria incluye tres medidas para "erradicar la LGTBI fobia" en el ámbito deportivo: una campaña institucional centrada en el fútbol, el parón de cinco minutos si hay ataques directos al colectivo y fomentar la instauración de cursos hacia personal directivo, técnico y deportivo, de "respeto a la diversidad de las personas LGTBI".

El objetivo principal es modificar el Protocolo de actuación para el restablecimiento de la normalidad en competiciones, pruebas o espectáculos deportivos al que se refiere el artículo 15.2 de la Ley 19/2007, contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte.

En su actual redacción se pide condenar "actos o conductas violentas, racistas, xenófobas o intolerantes". Es en ese apartado donde el PSOE pide que se incluya también "actos intolerantes contra la comunidad LGTBI o violencia contra las mujeres".

Es por eso por lo que el objeto de esta proposición es instar al Consejo Superior de Deportes a que lleve a cabo una campaña de "sensibilización, formación y de lucha contra la LGTBI fobia" que podría incluir también la lucha contra el racismo, la xenofobia y la violencia por razones de odio.

Un ámbito hostil

El PSOE asegura que "la orientación sexual no heterosexual o la participación de las personas transexuales sigue siendo un tema tabú en el deporte en general y en el fútbol en particular".

"La sociedad ha sabido a través de los medios de comunicación que equipos de fútbol impiden a sus jugadores, especialmente a aquellos con una gran relevancia pública, manifestar su homosexualidad abiertamente", señala el grupo parlamentario socialista en una iniciativa que lidera el diputado Juan Luis Soto.

En su argumentario, el grupo socialista denuncia que el deporte en general, y el fútbol en particular, "son de los ámbitos más hostiles para las personas LGTBI, lo que deja en entredicho su grado de democratización efectiva". "Hay una gran hostilidad hacia la presencia de personas LGTBI visibles entre la afición, los equipos técnicos, directivos y deportivos", finalizan.