La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, han asistido este domingo a la misa solemne que ha tenido lugar en la catedral de la Almudena por los enfermos y fallecidos en la pandemia del coronavirus. En la ceremonia religiosa, los participantes han guardado la distancia de seguridad y han llevado guantes.

Noticias relacionadas

Díaz Ayuso ha señalado a los periodistas que ha acudido a este acto solemne para mostrar su cariño y acompañar a las familias "en el dolor en un momento tan difícil y en unas circunstancias tan traumáticas en las que muchas personas ni siquiera se han podido despedir de sus seres queridos con normalidad".

La presidenta se ha emocionado visiblemente durante la ceremonia, y sus lágrimas, de color negro por el maquillaje, han sido muy comentadas en redes sociales como símbolo del dolor por las muertes de la pandemia.

Ayuso ha recordado que cuando hay 288 fallecidos por coronavirus en España, "todavía estamos en un momento muy difícil".

"Plan de desescalada territorial"

La presidenta regional ha acudido a la misa, oficiada por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, tras intervenir en la séptima videoconferencia que ha celebrado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con los mandatarios autonómicos para abordar la evolución de la Covid-19. Ayuso solicitó por escrito esta semana intervenir al principio de la videoconferencia para cumplir con el compromiso de asistir a la misa por los enfermos y fallecidos en esta crisis sanitaria.

Tras la misa, ha explicado que en la videoconferencia le ha pedido a Pedro Sánchez un plan de desescalada territorial y una estrategia "clara" para saber a qué atenerse "semana a semana".

Además, ha vuelto a trasladar a Sánchez su petición de decretar ya el luto nacional "después de las cifras que estamos viendo" de fallecidos y, teniendo en cuenta, que en la Comunidad de Madrid se decretó el pasado 30 de marzo.

Asimismo, Ayuso ha propuesto al presidente del Gobierno trasladar al Senado el trabajo que están realizando en las videoconferencias de presidentes autonómicos para abordar la evolución del COVID-19. "Quiero que el día 30 (Pedro Sánchez) comparezca en el Senado para que podamos hablar los presidentes autonómicos en la Cámara correspondiente", ha afirmado.