María Rodríguez Almendros, la fundadora de la ONG clausurada en Marruecos.

María Rodríguez Almendros, la fundadora de la ONG clausurada en Marruecos.

España INVESTIGACIÓN

La ONG cerrada en Tánger por su relación con casos de pederastia recauda dinero en España

La fundadora de Ningún Niño sin Techo sigue reclamando financiación con la excusa de que intenta reabrir el centro de acogida.

Tánger

Noticias relacionadas

La fundadora y presidenta de la ONG Ningún Niño sin Techo, María Rodríguez Almendros, huyó de Marruecos en barco tan pronto como la Policía marroquí apareció, en julio pasado, con una orden judicial en la casa de acogida que había abierto en Tánger.

Uno de los jóvenes ex tutelados había denunciado abusos, cuando era menor, por parte del español Félix Ramos, condenado en noviembre en Marruecos a ocho años de prisión por pederastia. También asegura este joven que era entregado a famosos que visitaban Marruecos, entre ellos Rafael Ojeda, Falete.

A pesar de que, tras el escándalo, la ONG fue desmantelada por la Policía, María Rodríguez Almendros sigue pidiendo dinero en España con la excusa de rehacer el centro y ayudar a chicos sin recursos. Según pudo saber EL ESPAÑOL, ha conseguido recientemente 2.000 euros de una ex socia de Madrid que desconocía que realmente los menores acogidos en su día están a salvo y reubicados en otro centro marroquí.

Desde hace siete meses, Rodríguez Almendros no ha puesto un pie en Marruecos. “Se marchó, cogió las maletas, el pasaporte y se subió para arriba. Me ha dicho que quiere recuperar su nivel de su vida”, explica una ex socia de la organización desde Toledo.

En busca de dinero

Sin embargo, en Marbella sigue utilizando actualmente el nombre de la ONG para pedir dinero entre amistades y antiguos socios con la excusa de ayudar a niños marroquíes. Tiene 3.791 personas que aún le siguen en su página web.

Otro de los colaboradores marbellí que le ayudó a organizar las galas para promocionar la ONG y conseguir más inversiones, explica a EL ESPAÑOL que recientemente lo llamó para que le pusiese en contacto con personas influyentes a efectos de conseguir algún patrocinador. 

La realidad es que, cuando el centro se desarticuló, “solo había dos menores acogidos, entre ellos una chica que compartía espacio con los mayores de edad”, según la información facilitada por la ONG marroquí No toques a mi niño. Esta ONG colaboró en la defensa de la víctima en el juicio contra Félix Ramos.

Recientemente, el pasado 3 de enero, el Hotel Hapimag Marbella anuló la reserva de una sala a nombre de Rodríguez Almendros para el 11 de enero. Pretendía reunir en esa cita a ex socios, dar una charla coloquio y explicar lo ocurrido con el cierre de su ONG tras la detención de Félix Ramos.

"Más que nunca"

Sin embargo, según explicó a EL ESPAÑOL un responsable del hotel, Rodríguez Almendros no informó al establecimiento de su verdadero propósito, sino que reservó la sala “para una charla de bienestar con una amiga”. Cuando en el hotel conocieron los verdaderos fines de la reunión, se canceló la reserva.

Una de las personas invitadas a esta charla frustrada explica que Rodríguez Almendros le dijo que su intención era “pedir una donación porque los niños habían quedado desamparados allí por culpa de una noticia falsa”.

Esa "noticia falsa" a la que hacía referencia es la información publicada por EL ESPAÑOL, es ni más ni menos la que destapó el caso de pederastia. Una de sus ex socias contactada confesó: “María me ofreció 3.000 euros y la madre de Félix [Ramos] 5.000, además de todos los gastos pagados, para bajar a Marruecos y testificar en contra de los periodistas que sacasteis la información, diciendo que habíais pagado al menor que denunció los abusos”.

Rodríguez Almendros despidió el año en sus redes sociales con este mensaje, solicitando ayuda: “A los colaboradores, a los amigos, a los socios, dar las gracias infinitas por habernos apoyado en este año que ha terminado. Ahora, os necesitamos más que nunca”.