El Gobierno no dará instrucciones a la Abogacía General del Estado. Así lo ha prometido la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de este viernes. "El Gobierno no le da instrucciones ad hoc a la Abogacía del Estado, que se rige por principios de legalidad y buscando el interés general. No hay ninguna instrucción al respecto", ha dicho. 

Noticias relacionadas

Celaá ha insistido en desvincular al Gobierno de la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), que este jueves reconoció que Oriol Junqueras tendría que haber sido puesto en libertad y ver su inmunidad reconocida como eurodiputado, algo que el Tribunal Supremo no hizo en plena recta final del juicio al procés. 

"Cada cosa se canaliza por su lugar" y el Gobierno "no va a aceptar ninguna conexión, interferencia, condicionamiento de la política a la Justicia ni de la Justicia a la política", ha dicho. 

La portavoz del Ejecutivo ha repetido su planteamiento pese a que ERC ha dicho que daba por congeladas las negociaciones de investidura con el PSOE hasta que Pedro Sánchez ordenase a la Abogacía del Estado que apoyase las reivindicaciones independentistas. Según los republicanos, Junqueras debería ser puesto inmediatamente en libertad y la sentencia del juicio que lo condenó a 13 años de prisión por sedición y malversación, anulada. 

"Por caminos separados"

"La política y la Justicia van por caminos separados, han de ir por caminos separados", ha dicho Celaá. Ambos poderes "han de sustanciar sus problemas por fórmulas diferentes" ya que "la separación de poderes es clave para mantener la calidad de la democracia española", ha dicho. 

Por otra parte, Celaá ha vuelto a criticar a PP y Ciudadanos por no apoyar, aunque sea con una abstención, la coalición de Gobierno negociada por Sánchez y Pablo Iglesias. 

"Las derechas no debieran seguir deseando que España estuviera petrificada, bloqueada, convertida en una estatua de sal", ha dicho. "Nosotros no queremos unas terceras elecciones pero cada vez parece más claro que los partidos de derechas sí quieren unas terceras elecciones", según ella. 

¿Antes de fin de año?

Pese a sus críticas, la esperanza del Ejecutivo es nula en no depender de ERC, vía ante la que no ve alternativa posible a pesar de que Ciudadanos reclama insistentemente un pacto con PSOE y PP.

"No hay plan b. No hay plan b. No hay plan b. ¿Qué plan b? No hay ningún plan b. A estas alturas del procedimiento, a finales de diciembre...", ha dicho Celaá. Según ella, la participación del PP en el desbloqueo del Gobierno de Sánchez es una "vía inexistente hasta la fecha aun siendo deseable". 

En cualquier caso, el Gobierno no descarta una investidura antes de fin de año. "El gobierno no ha renunciado, para nada, no renuncia a la investidura antes de final de año. Estamos trabajando para ello", ha dicho.